Mesolítico

Te explicamos qué fue el período Mesolítico de la Edad de Piedra, su inicio, clima, economía, arte y otras características.

mesolitico asentamiento cueva India
Los grupos humanos del Mesolítico eran nómades pero habitaban en asentamientos temporales.

¿Qué fue el período Mesolítico?

El Mesolítico fue el período prehistórico ubicado entre el Paleolítico y el Neolítico, es decir, corresponde a la etapa intermedia de la Edad de Piedra. De hecho, su nombre significa “piedra media” (del griego mesos, “medio”, y lithos, “piedra”).

El término fue acuñado poco después de que el investigador británico John Lubbock (1834-1913) usara por primera vez en su obra Prehistoric Times (1865) los términos Paleolítico y Neolítico. En aquella época, se pensó que el término Mesolítico servía para describir una etapa de transición entre los otros dos períodos.

Del mismo modo que el Paleolítico y el Neolítico, el Mesolítico forma parte de la prehistoria humana, esto es, del enorme lapso de tiempo transcurrido desde el origen del género Homo, o de la especie Homo sapiens, hasta la invención de la escritura (momento que los investigadores suelen marcar como el inicio de la historia).

Estudios del siglo XX revelaron que en el Mesolítico existió una continuidad cultural con las sociedades del Paleolítico pero también se introdujeron novedades, como la fabricación de microlitos (artefactos de piedra muy pequeños), el perfeccionamiento de prácticas para la cacería, la pesca y la recolección, y algunas pautas de incipiente sedentarismo.

Por lo general, se usa como sinónimo de Epipaleolítico, aunque existen debates sobre si estos términos designan lo mismo o no. El término Mesolítico es más habitual para la prehistoria europea y el término Epipaleolítico para áreas como el Oriente Próximo. Algunos autores usan los términos Subneolítico o Protoneolítico para la fase final del Mesolítico o Epipaleolítico.

Puntos clave

  • El Mesolítico fue un período de cambio entre el Paleolítico y el Neolítico de la Edad de Piedra, que comenzó principalmente entre el 12.000 y el 8000 a. C.
  • Surgió con el fin de la última glaciación, cuando las sociedades cazadoras-recolectoras se debieron adaptar al cambio climático y ambiental.
  • Implicó transformaciones como la fabricación de nuevas herramientas (especialmente los microlitos) y la diversificación de la dieta (caza de animales más pequeños, recolección de cereales y diversos vegetales).
  • Durante el Mesolítico se dieron los primeros pasos hacia el sedentarismo (con asentamientos temporales) y la agricultura (con la recolección de cereales silvestres).

¿Cómo comenzó el período Mesolítico?

El Mesolítico se inició al término del Paleolítico, en un arco temporal entre el 12.000 y el 8000 a. C. (según la región), con la transición del Pleistoceno al Holoceno. Fue una etapa de adaptación a los cambios climáticos del fin de la última glaciación. Su característica principal fue la experimentación humana con nuevas herramientas realizadas con microlitos, la diversificación alimentaria y los primeros asentamientos temporales.

Suele ser considerado un momento de transición hacia lo que luego constituyó la llamada revolución neolítica, que implicó el paso de una economía de caza-recolección a una economía de producción de alimentos.

El Mesolítico culminó cuando se produjo el inicio del Neolítico, con la adopción plena de la agricultura, la ganadería y el sedentarismo. Este proceso tuvo lugar en diferentes momentos según la región. En algunas áreas del Oriente Próximo terminó en torno al 8500 a. C., mientras que en algunas partes de Europa finalizó alrededor del 6000 a. C. y en otras recién en torno al 2600 a. C.

Características generales del Mesolítico

mesolitico vivienda
En el período Mesolítico se construían tiendas de campaña circulares.

El ser humano del Mesolítico era fundamentalmente nómada, dependiente de la explotación de los recursos cercanos. Sin embargo, utilizó asentamientos de verano y refugios durante el invierno, adaptados a las condiciones climáticas, y por lo tanto dio un paso hacia el sedentarismo.

Es común en los restos arqueológicos de este período hallar indicios de tiendas de campaña circulares. Estas viviendas temporales contaban en sus inmediaciones con silos o depósitos de cereales silvestres recolectados, o bien con cementerios sencillos. La presencia de tumbas demuestra la presencia de ritos funerarios vinculados con la tierra y, por ende, con el sentido de pertenencia hacia ella.

El almacenamiento de cereales silvestres indica un cambio en la dieta tradicional, que comenzaba a introducir complementos a la caza y la recolección, al mismo tiempo que se abandonaba la caza de grandes animales a favor de la cacería de animales más pequeños.

Clima del Mesolítico

El Mesolítico coincidió con los últimos instantes del último período glacial y con la fase inmediatamente posterior, de modo que fue un lapso de calentamiento mundial y expansión de los bosques. Predominaba un clima más cálido y húmedo que la etapa previa.

También hubo un crecimiento de las fajas esteparias o desérticas a nivel ecuatorial, lo que condujo a la extinción de muchas especies típicas del Pleistoceno, mientras que otros animales migraron hacia regiones septentrionales. Muchos de ellos tenían costumbres poco gregarias (o sea, que no hacían manada), por lo que eran mucho más difíciles de cazar.

Economía del Mesolítico

Mesolítico
La diversificación de la dieta exigió la fabricación de nuevas herramientas.

Las poblaciones del Mesolítico seguían dependiendo enormemente de la caza, la pesca y la recolección. Sin embargo, las condiciones de cambio climático y la restricción de los recursos disponibles provocaron la necesidad de producir alimentos.

Así se dieron los primeros pasos hacia la aparición de la agricultura (recolección intensiva de cereales silvestres) y la domesticación de animales, tales como la cabra, abundante en el Oriente Próximo. También se domesticó el perro, primer animal domesticado de la historia, que constituía un compañero de caza.

En el Mesolítico hubo una importante diversificación de la dieta, que incluyó una amplia gama de animales pequeños (como ciervos, conejos y aves) y de vegetales (diversos frutos, raíces, semillas y tubérculos), además de caracoles, peces de mar abierto, mariscos, entre otros. Esto a su vez exigió la producción de nuevas herramientas, especialmente los llamados microlitos, a base de materiales como piedra, hueso, madera y tendones de animales.

Arte del Mesolítico

Mesolítico
El arte del Mesolítico representó animales, humanos, formas geométricas y símbolos.

Durante el Mesolítico abundó un tipo de arte que suele ser considerado pospaleolítico, aunque sobrevivieron menos ejemplares mesolíticos que los correspondientes a los períodos Paleolítico y Neolítico. Suele consistir en arte parietal (pinturas o grabados en las paredes y techos de cuevas) y objetos personales, y resulta muy difícil de datar.

El arte mesolítico expresó nuevos motivos en el contexto de un mundo cambiante. Aunque continuó representando figuras simplificadas de animales y humanos, algo ya presente en el arte paleolítico, se caracterizó por la aparición de formas geométricas. El arte rupestre exhibió formas esquemáticas para representar el movimiento, junto a símbolos como flechas, soles o puntos.

El período Neolítico

El Neolítico (cuyo nombre proviene del griegon neos, “nuevo”, y lithos, “piedra”) es el último período de la Edad de Piedra. En él se produjo una de las mayores revoluciones de la historia de la humanidad: el tránsito de la vida nómada o seminómada dedicada a la caza y la recolección, a la vida sedentaria guiada por la actividad agrícola y ganadera.

Esto implicó la domesticación de animales y de especies vegetales. Además, se desarrolló la fabricación de cerámica y se fundaron los primeros asentamientos, que mucho tiempo después dieron origen a las primeras ciudades. En muchas regiones, el Neolítico terminó en algún momento entre el 4000 y el 3000 a. C., con la aparición de la metalurgia y el inicio de la Edad de los Metales, aunque la periodización varía según la región.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Mesolítico". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/mesolitico/. Última edición: 13 de mayo de 2024. Consultado: 13 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 13 mayo, 2024
Revisado por Augusto Gayubas
Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)