Concepto de
Dadaísmo

Te explicamos qué es el dadaísmo, cuál es el contexto histórico y las características de este movimiento. Autores, representantes y obras.

Dadaísmo
Se consideró al movimiento dadá como un “antiarte” o un movimiento anti-estético.
  1. ¿Qué es el dadaísmo?

Se entiende por dadaísmo, movimiento dadá o simplemente dadá a un movimiento artístico-cultural surgido en la Suiza de inicios del siglo XX con la intención expresa de rebelarse en contra de las convenciones literarias y artísticas que consideraba burguesas, y a la filosofía positivista que las acompañaba y su idea de razón. Este movimiento luego se extendió a los campos de la escultura, la pintura e incluso la música, pasando a llamarse sus manifestaciones como arte dadá.

El término dadaísmo proviene del vocablo “dadá”, inventado por sus fundadores, en el cual resumían la filosofía del movimiento: la apuesta por el absurdo, por el sinsentido y por la oposición a todo lo que remitiera a una perspectiva racionalista de la vida. En ese sentido, se consideró al movimiento dadá como un “antiarte” o un movimiento anti-estético, para el que eran muy frecuentes los gestos y los actos, tanto como las obras mismas. Es decir, se trataba de un movimiento con espíritu de negación, de llevarle la contraria y provocar al orden establecido.

Ver además: Surrealismo.

  1. Contexto histórico del dadaísmo

Dadaísmo - Hugo Ball
Hugo Ball es considerado el fundador del Dadaísmo.

El dadaísmo surgió en Europa, pero tuvo muchos adeptos en Estados Unidos y otras partes del globo. Se asume su origen en Suiza en 1916, en el Cabaret Voltaire en Zúrich, y como su fundador a Hugo Ball, aunque el escritor más icónico del movimiento fuera el rumano Tristán Tzara, quien se incorporó posteriormente al mismo. Quizá por ello se presentó inicialmente como más que un movimiento estético: como una forma de vivir, y un cuestionamiento constante a la existencia del arte y de la poesía, de modo que en el fondo incluso se cuestiona a sí mismo.

Este movimiento encarnó el desencanto y las ganas de cambio de la Europa de la Primera Guerra Mundial, y de hecho sus fundadores se conocieron como refugiados del conflicto. A esto conviene sumar la pasividad y de apatía social de la sociedad de entreguerras, atacada por los artistas dadá mediante un espíritu combativo y renovador.

  1. Características del dadaísmo

Dadaísmo
El dadaísmo defendía el caos y la imperfección.

El dadaísmo se opone a la idea de una belleza eterna, a las leyes de la lógica y a la inmovilidad del pensamiento, y sembró las semillas del cuestionamiento constante del arte moderno respecto a qué cosa es o no es el arte, la poesía o la belleza.

El dadaísmo era provocador, escandaloso, y defendía el caos y la imperfección contra sus valores contrarios. Sus primeros escritos constaban de cadenas de letras y palabras a los que resultaba complejo hallar una lógica evidente, o en los que predominaban lo fantasioso, lo dudoso, la muerte, y la mezcla, que luego cobraría forma bajo la técnica del collage o del uso de materiales inusuales en las artes plásticas.

Este espíritu se resumía en su nombre y en la palabra “dadá”, cuyo significado no es nada claro pero que, en principio, se le habría ocurrido a Tristán Tzara en 1916, quien se habría entusiasmado por su semejanza con el balbuceo de los niños que recién empiezan a hablar, o incluso se sugiere que habría abierto un diccionario en una página al azar y elegido el término más extraño, que resultó ser “dadá”, término usado en francés para cierto tipo de caballo de batalla. En todo caso, esto era irrelevante para los dadaístas, como se comprenderá, dado su aprecio por el sinsentido y la provocación.

  1. Autores y representantes del dadaísmo

El movimiento fue fundado por el alemán Hugo Ball (1886-1927), pero su representante más icónico fue el rumano Tristán Tzara (1896-1963). Otros exponentes de renombre y provenientes de diversas disciplinas artísticas fueron los franceses Jean Arp (1887-1966) y Marcel Duchamp (1887-1968), y colaboraron con sus publicaciones Guillaume Apollinaire (francés, 1880-1918), Fillippo Tommaso Marinetti (italiano, 1876-1944), Pablo Picasso (español, 1881-1973), Amedeo Modigliani (italiano, 1884-1920) y Vasili Kandinski (ruso, 1866-1944). El movimiento contó además con las simpatías de los poetas André Bretón (francés, 1896-1966) y Giaccomo Ungaretti (italiano, 1888-1970).

  1. Obras y poemas del dadaísmo

El movimiento dadá incursionó más que nada en la poesía y en las artes plásticas, siendo de estas disciplinas sus obras más célebres. Algunas de ellas son:

  • “Fuente” (1917) de Marcel Duchamp. Se trata del famoso urinario que presentó el artista francés en una exposición bajo el seudónimo “R. Mutt”.
  • “LHOOQ” (1919) de Marcel Duchamp. Una parodia de la famosa Gioconda de Davinci, a la que el artista le pintó bigotes y las siglas LHOOQ debajo, que al deletrear en francés suena como “ella tiene calor en el trasero”.
  • “Collage con cuadrados ordenados de acuerdo a las leyes del azar” (1916) de Jean Arp. Literalmente lo que anuncia en el título, sobre un fondo gris.

Y a continuación algunos poemas dadaístas:

  • “Para hacer un poema dadaísta” de Tristan Tzara

    Coja un periódico.

    Coja unas tijeras.

    Escoja en el periódico un artículo de la longitud que piensa darle a su poema.

    Recorte el artículo.

    Recorte a continuación con cuidado cada una de las palabras que forman ese artículo y métalas en una bolsa.

    Agítela suavemente.

    Saque a continuación cada recorte uno tras otro.

    Copie concienzudamente el poema en el orden en que hayan salido de la bolsa.

    El poema se parecerá a usted.

    Y usted es “un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante, aunque incomprendida del vulgo”.

  • “El aire es una raíz” de Jean Arp

    las piedras están llenas de entrañas.   bravo.   bravo.
    las piedras están llenas de aire.
    las piedras son ramas de agua.

    En la piedra que ocupa el lugar de la boca brota
    una hoja espinosa.   bravo.
    una voz de piedra está mano a mano y pie a pie
    con una mirada de piedra.

    las piedras son atormentadas como la carne.
    las piedras son nubes porque su segunda naturaleza
    les baila en su tercera nariz.   bravo.   bravo.

    cuando las piedras se rascan les crecen uñas en las raíces.
    bravo.   bravo.
    las piedras tienen orejas para comer la hora exacta.

Referencias:

Última edición: 3 de mayo de 2019. Cómo citar: "Dadaísmo". Autor: María Estela Raffino. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/dadaismo/. Consultado: 21 de mayo de 2019.