Apatía

Te explicamos qué es la apatía, sus diferencias con la pereza y ejemplos de la vida cotidiana. Además, te contamos el origen del término.

Una mujer mira el vacío con expresión apática.
La apatía se manifiesta a través de un desinterés hacia asuntos tanto personales como laborales.

¿Qué es la apatía?

La apatía es la falta de ánimos y motivación para la vida. Se manifiesta a través de un desinterés y una dejadez hacia asuntos tanto personales como laborales, pudiendo incluso abarcar en casos extremos la propia supervivencia. Las personas que atraviesan un estado de apatía se denominan apáticas.

El término “apatía” proviene del vocablo griego apatheia, que se puede traducir como “sin emoción” o “sin pasión” (ya que está formado por el prefijo a-, “sin”, y la voz pathos, “pasión” o “emoción”). Se trata de una palabra de mucha tradición en Occidente, que fue empleada por los pensadores cristianos para describir un estado de alejamiento radical de los asuntos mundanos, o sea, un desprendimiento místico del cuerpo y de los apetitos, en favor del alma. En esa tradición religiosa, la apatía era comprendida como un estado utópico, pero deseable.

La connotación actual de la palabra, en cambio, más vinculada con la psicología, la psiquiatría y los trastornos de la mente, surgió a partir del siglo XX, junto al estudio científico de la mente, en el contexto particular de los soldados sobrevivientes de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), quienes mostraban en los tiempos posteriores altos índices de apatía y desinterés para con la vida, debido al grave estrés postraumático que sufrían.

Hoy en día los psiquiatras entienden la apatía como síntoma de una depresión moderada o de algún otro problema de índole emocional o psicológico que subyace. No se trata de una forma de pereza o de simple desmotivación, sino de la ausencia de deseo vital, la total indiferencia ante el propio destino y el de los demás. Una forma muy específica de la apatía es la llamada apatía sexual, esto es, la falta prolongada de libido (deseo sexual) en una persona que normalmente la experimenta.

Del modo que sea, una persona apática no encuentra las ganas para llevar a cabo las tareas que regularmente cumple sin problema, o hacerlas le requiere un esfuerzo mucho más grande del que normalmente le toma. Esta condición en sí misma no puede ser tratada ni curada, pero se entiende como un indicador de otros problemas que sí pueden atenderse, ya sean de índole emocional y afectiva, o psiquiátrica y neurológica.

Por otro lado, en contextos diferentes al de la mente humana, la apatía se entiende como la ausencia de reacción ante un estímulo considerable. Por ejemplo, se acusa de apatía a las sociedades que responden pasivamente ante eventos políticos que las ponen abiertamente en peligro o que supondrán luego un problema mayor (como la instauración de una dictadura, por ejemplo).

Ver además: Fortalezas y debilidades de una persona

Ejemplos de apatía en la vida cotidiana

Algunos ejemplos de condiciones apáticas en la vida cotidiana son los siguientes:

  • La falta de apetito, que conduce a la persona a largos períodos de ayuno.
  • La ausencia de deseo sexual, que se manifiesta en largos períodos de abstinencia o disfunción sexual.
  • La falta de empuje para levantarse de la cama por las mañanas y para emprender la rutina de higiene personal acostumbrada.
  • La indiferencia respecto al destino de la vida laboral.
  • El desinterés por los temas que normalmente apasionan a la persona.

Sigue con: Esperanza

Referencias

¿Cómo citar?

"Apatía". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/apatia/. Última edición: 7 de febrero de 2023. Consultado: 12 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 7 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)