Concepto de
Hábito

Te explicamos qué es un hábito, cómo se forma, qué tipos existen y diversos ejemplos. Además, diferencias con los vicios.

habito perro lectura caminata
Salir a caminar, pasear al perro o leer son hábitos si forman parte de nuestra rutina.
  1. ¿Qué es un hábito?

Un hábito es una conducta llevada a cabo con regularidad, es decir, repetida en el tiempo, que es aprendida –no innata- y que requiere de poco o ningún compromiso racional.

Este tipo de conductas mínimas componen una importante porción de nuestro tiempo cotidiano. Pueden ser provechosas o perjudiciales para nuestra salud (en este último caso pasarían a llamarse vicios).

Cualquier cosa puede ser un hábito, cuando su realización constituye parte de una rutina más o menos automática, es decir, no requiere un esfuerzo consciente o una programación explícita. Por ejemplo, muchas personas poseen el hábito del cigarrillo, y suelen fumar en momentos y horarios determinados, como después de comer, o al levantarse en la mañana, etc.

Dichas conductas forman parte del hábito de fumar y fueron aprendidas e incorporadas, y por lo tanto pueden también desincorporarse, aunque, como dice el proverbio, romper el hábito suele ser más difícil que crearlo.

No debe confundirse este uso de la palabra hábito con los otros aceptados en el diccionario de la lengua española, y que refieren al ropaje de los monjes, militares o estudiantes.

Ver además: Costumbre

  1. Tipos de hábitos

habito social amigos
Los encuentros usuales con amigos son hábitos sociales.

Existen diversos tipos de hábitos, como son:

  • Hábitos físicos. Aquellos que involucran el cuerpo y la salud, como hacer ejercicio, cepillarse los dientes luego de cada comida o tomar una copa de licor después de almorzar.
  • Hábitos sociales. Aquellos que involucran la interacción con los demás, como visitar a la abuela cada domingo o llamar a un amigo en cada cumpleaños.
  • Hábitos mentales. Aquellos que atañen estrictamente a la mente, como la práctica de la meditación.
  • Hábitos recreativos. Aquellos que tienen que ver con la manera que tenemos de recrearnos, como jugar al fútbol los sábados por la tarde, o dedicar una hora a los videojuegos luego de hacer las tareas.
  • Hábitos afectivos. Aquellos que atañen al afecto y a sus formas de expresión, como es el “te amo” de despedida de los novios.
  1. Ejemplos de hábitos

Existen multitud de hábitos posibles, y para tomar nota de ellos sólo debemos observar nuestra rutina diaria. Obviamente, lo que para nosotros es un hábito, para otros no lo es, dependiendo de si forman parte instalada de una rutina. Por ejemplo:

  • Es un hábito ir al baño a descargar la vejiga antes de dormir.
  • Es un hábito cepillarse los dientes al levantarse, tanto como ir a la cocina y calentar agua para hacer café.
  • Es un hábito desayunar en la cafetería de al lado del trabajo.
  • Es un hábito saludar a los compañeros de oficina al llegar.
  • Es un hábito fumar un cigarrillo después de almorzar.
  • Es un hábito llamar a nuestra pareja al salir de la oficina.
  • Es un hábito ir al gimnasio los martes y jueves.
  • Es un hábito sacar la basura al llegar a casa.
  • Es un hábito bañarse al llegar a casa.
  1. ¿Cómo se forman los hábitos?

habito ejercicio
Para instalar un nuevo hábito es necesario repetirlo durante al menos 66 días.

Los hábitos no son naturales, sino que son conductas aprendidas e inculcadas a fuerza de repeticiones, hasta adquirir una cierta automaticidad.

Así, el conjunto de influencias que recibimos en casa, en el trabajo, en la escuela, en fin, a lo largo de nuestra vida, nos hacen adoptar ciertos hábitos en lugar de otros. A medida que cobramos consciencia de ellos podemos aceptarlos y normalizarlos o bien sustituirlos por otros que nos resulten más convenientes o más saludables.

Se dice que 66 días bastan para forjar un hábito nuevo, es decir, dos meses de sostener una actividad o conducta con la regularidad necesaria para fijarla e incorporarla a nuestra conducta. Entonces, podremos empezar a considerarla un hábito.

El mismo criterio aplica también para la sustitución de un hábito por otro: muchos ex fumadores encuentran más sencillo dejar el cigarrillo si remplazan el hábito con otro, como mascar chicle o tomarse una taza de té cada vez que sientan deseos de incurrir en el vicio.

  1. Vicios

Un vicio es un hábito que resulta dañino para la salud o que entorpece la vida cotidiana de alguna manera, es decir, un hábito nocivo. Existen vicios de todo tipo, algunos fomentados por sustancias adictivas o psicotrópicas, como el consumo de drogas, alcohol o de tabaco, y existen otros que poseen un origen más propio e individual.

En todo caso, los vicios son tan difíciles de romper como cualquier otro hábito, a veces incluso más, pues suele haber detrás de ellos algún procedimiento psicológico de compensación que no ha sido expuesto a la luz del día y que por lo tanto opera desde lo oculto de la psique.

Sigue con: Motivación

Referencias:

  • “Hábito (ciencias de la salud)” en Wikipedia.
  • “Hábito” en el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española.
  • “Los hábitos, qué son, cómo se forman y cómo cambiarlos según la ciencia” en Habitualmente.
  • “Qué es el hábito” en Psicoadapta.
  • “66 días bastan para cambiar un hábito” en El País (España).

Última edición: 4 de diciembre de 2019. Cómo citar: "Hábito". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/habito/. Consultado: 05 de diciembre de 2019.