Cultura tolteca

Te explicamos qué fue la cultura tolteca, su historia, religión, economía y otras características. Además, sus principales aportes.

cultura tolteca atlantes
Los toltecas fueron admirados por sus construcciones por otras culturas mesoamericanas.

¿Qué fue la cultura tolteca?

La cultura tolteca fue una civilización precolombina de Mesoamérica. Habitó la zona del actual centro de México desde fines del período Clásico, en torno al 800 d. C., y tuvo su época de esplendor a comienzos del período Posclásico, entre el 900 y el 1168 d. C.

En la lengua náhuatl, hablada por los aztecas o mexicas, tolteca significa “habitante de Tula” (por la ciudad capital de este pueblo, llamada Tula o Tollan Xicocotitlan) y adquirió también el significado de “artesano”, debido a que los toltecas eran grandes constructores y artesanos, y los aztecas los consideraban precursores de su propia cultura.

Los conocimientos religiosos y astronómicos de los toltecas influyeron en la mayoría de los pueblos indígenas mesoamericanos, quienes consideraban el linaje tolteca como signo de respeto y de autoridad.

Otras culturas mesoamericanas fueron: cultura teotihuacana, cultura azteca, cultura maya, cultura olmeca, cultura totonaca, cultura zapoteca, cultura mixteca.

Puntos clave

  • La cultura tolteca surgió en el 800 d. C. en el centro de México y tuvo su etapa de esplendor entre el 900 y el 1168 d. C.
  • Su principal ciudad fue Tula y se destacó por su arquitectura, su alfarería y su escultura, especialmente sus “atlantes” y columnas decoradas.
  • Impulsó una extensa actividad comercial a lo largo de Mesoamérica, ocupó ciudades mayas en Yucatán e influyó sobre otras culturas (como los mayas y aztecas).
  • Tula fue saqueada y destruida por los aztecas a mediados del siglo XII d. C. y la cultura tolteca declinó.

Historia de la cultura tolteca

Los toltecas derivaban de los pueblos tolteca-chichimecas que durante el siglo IX d. C. migraron desde los desiertos del noroeste hasta el valle de México. Allí establecieron el primer asentamiento importante, la ciudad de Tollan o Tula, que significaba “lugar de juncos”, una antigua expresión mesoamericana que hacía referencia a todos los grandes asentamientos.

La ciudad de Tula creció hasta abarcar un área de catorce kilómetros cuadrados y albergó a una población aproximada de cuarenta mil habitantes. Además, se convirtió en la capital del Estado tolteca, que se extendió a todo el valle de México y alrededores.

Los toltecas tenían una organización sociopolítica monárquica y un gran poder militar, con el que lograron conquistar muchas tierras vecinas. Además, influyeron sobre otras culturas mesoamericanas, como los mayas de la península de Yucatán.

Según la tradición azteca, el primer líder tolteca fue Ce Técpatl Mixcoatl. Su hijo Ce Acatl Topiltzin adquirió fama como un gran gobernante, que durante el siglo X d. C. aseguró la unidad del Estado y llevó prosperidad a su población. Fue asociado al dios Quetzalcóatl y su reinado fue considerado como la edad de oro de Tula.

Se desconoce cómo fue exactamente el final de la civilización tolteca, aunque algunas hipótesis indican que pudo haber sido consecuencia de fenómenos naturales (como sequías sostenidas en el tiempo) o de disputas internas por el poder (como sugieren los relatos míticos sobre batallas entre los dioses Quetzalcóatl y Tezcatlipoca).

Además, a mediados del siglo XII d. C. la ciudad de Tula fue saqueada y destruida por los aztecas, como evidencian los restos arqueológicos de columnas y estatuas quemadas y enterradas de manera deliberada. A partir de entonces, el Estado tolteca quedó fragmentado y el valle de México fue ocupado por los aztecas.

Ubicación de los toltecas

cultura tolteca tula
La cultura tolteca se expandió desde la ciudad de Tula.

En un principio, los toltecas fueron un grupo de pueblos nómades del noroeste de México, identificados por los investigadores como tolteca-chichimecas, que recorrieron varias regiones. En torno al 800 d. C. se asentaron en el norte del valle de México y pronto fundaron la ciudad de Tula, en el actual estado de Hidalgo, ubicada a unos 70 km de lo que hoy es la Ciudad de México.

Posteriormente,se expandieron hacia los alrededores de Tula y conformaron un Estado centrado en esa ciudad. A pesar de haber ocupado solo el valle de México y algunas áreas circundantes, ejercieron una fuerte influencia en las demás comunidades y en el desarrollo de importantes culturas contemporáneas y posteriores, como los aztecas o mexicas y los mayas del Posclásico. También protagonizaron migraciones y ocuparon ciudades mayas en la península de Yucatán.

Características de la cultura tolteca

cultura tolteca relieve
La cultura tolteca se destacó por su arquitectura y escultura.

La cultura tolteca se caracterizó por:

  • Su red comercial. Los toltecas comerciaban productos textiles, cerámicos y de obsidiana con vecinos cercanos y lejanos, aunque a menor escala en comparación con la red comercial de los mayas. Se encontraron objetos de cerámica tolteca en lugares muy distantes, y las redes comerciales llegaban tan lejos como Costa Rica y el norte de México.
  • Sus prácticas de culto a Quetzalcóatl. Los toltecas rendían culto al dios Quetzalcóatl, la serpiente emplumada. Las imágenes de serpientes emplumadas se remontan a los antiguos olmecas, la primera gran civilización mesoamericana. Sin embargo, se cree que fueron los toltecas quienes extendieron su culto a varios territorios, desde Tula hasta Yucatán.
  • Su vocación guerrera. Los toltecas eran un pueblo religioso y guerrero, que difundió el culto al dios Quetzalcóatl en los territorios bajo su dominio e incluso más allá. Los guerreros vestían placas para el pecho, un pequeño escudo en un brazo y un casco con tocado de plumas. Usaban armas cortas, propulsores de lanzas o dardos conocidos como átlatl, y un arma pesada de forma curva, similar a un hacha.
  • Sus prácticas de sacrificio humano. Los toltecas dejaron evidencia de sus prácticas religiosas, que realizaban de manera regular con el fin de satisfacer a sus dioses. Una de las evidencias más destacadas es un tipo de estatua conocida como “chac mool”, constituida por la figura de un ser humano reclinado que sostiene un cuenco, donde se depositaban diferentes ofrendas para los dioses, entre ellas, posiblemente, los sacrificios humanos.
  • Sus artistas y constructores. Los toltecas se destacaron por sus esculturas, como las estatuas conocidas como “atlantes”, que representaban a guerreros, y las columnas que retrataban serpientes emplumadas. A pesar de que el sitio arqueológico de Tula fue saqueado en reiteradas ocasiones, han perdurado los vestigios de la grandeza artística de los toltecas.
  • Su conexión con Chichén Itzá. Los toltecas se asentaron en Tula (70 kilómetros al norte de la actual Ciudad de México). Sin embargo, la ciudad de Chichén Itzá (en Yucatán) comparte similitudes con la ciudad tolteca, tanto arquitectónicas como temáticas, que van más allá del simple culto a los mismos dioses. Algunos arqueólogos suponen que los toltecas conquistaron Chichén Itzá en el siglo X d. C. o que los nobles toltecas se establecieron allí y difundieron sus conocimientos.
  • Su misterioso declive. Los toltecas fueron un pueblo guerrero y violento. Esto hace suponer que su declive pudo estar relacionado con el descontento de las poblaciones sometidas o con los conflictos entre facciones rivales, tal vez todo ello estimulado por dificultades climáticas. A mediados del siglo XII d. C. la ciudad de Tula fue incendiada y saqueada, principalmente por los aztecas pero posiblemente también por tribus chichimecas vecinas.
  • Sus tesoros escondidos. La cultura tolteca desapareció hace casi mil años. Sin embargo, luego de los numerosos saqueos (primero por los aztecas y luego por los españoles) aún podían encontrarse objetos culturales enterrados en el territorio que habían habitado. En 1993 se encontró un cofre decorativo que contenía la famosa “coraza de Tula”, una armadura hecha con conchas marinas.

Religión de la cultura tolteca

cultura tolteca religion sacrificios
Los toltecas realizaban sacrificios sobre las estatuas llamadas “chac mool”.

La religión que practicaban los toltecas era politeísta. Adoraban principalmente a dos dioses: Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, y tenían diferentes centros ceremoniales donde practicaban rituales. Uno de los más importantes fue la Pirámide B, en la ciudad de Tula, que aún conserva cuatro figuras antropomorfas monumentales conocidas como los “atlantes de Tula”.

Varias pirámides cumplían la función de templos dedicados a los dioses. Sin embargo, como consecuencia de los saqueos y destrucciones, se dificulta conocer la historia de cada estructura. Solo se puede identificar que los templos fueron construidos con una orientación intencionada, con una dirección específica de este a oeste que acompañaba el movimiento del sol y de la luna.

Los toltecas también practicaban el juego de pelota y los sacrificios humanos. En Tula se encontraron varias esculturas en piedra llamadas “chac mool”, que consisten en una figura humana reclinada boca arriba y se cree que se usaban para depositar las ofrendas o realizar los sacrificios.

Economía de la cultura tolteca

La economía tolteca se basó en la agricultura, a través de amplios cultivos abastecidos por un complejo sistema de canales de riego. Cultivaban algodón, maguey, maíz, chile y frijol. También formó parte de su desarrollo económico la artesanía, especialmente la alfarería y el trabajo de piedras preciosas.

Los toltecas se caracterizaron por ser grandes comerciantes, que establecieron relaciones de intercambio de larga distancia, y podían abastecerse de otras materias primas a través de la guerra con pueblos cercanos, mediante la obtención de botines o tributos.

La subsistencia con base en la agricultura promovió el continuo crecimiento de la población, pero esto pudo ser un problema durante las épocas de sequía. Por esta razón, algunos explican el declive de la cultura tolteca a partir de los efectos de un cambio climático.

Aportes de la cultura tolteca

Los toltecas tenían cierto prestigio en Mesoamérica, por lo que otras civilizaciones (como los mayas y los aztecas) apreciaban las prácticas toltecas en cuanto al arte, la arquitectura, la religión, la escritura y la medicina. Los aztecas empleaban la expresión toltecáyotl, que significaba “toltequidad” (el conjunto de las artes e instituciones toltecas), en referencia a quienes eran dignos y sobresalían en todas las acciones.

Los artesanos toltecas fueron famosos por su gran habilidad y establecieron estándares que otras civilizaciones mesoamericanas trataron de seguir. Fueron hábiles alfareros y expertos orfebres que trabajaban metales (como el oro). También trabajaban piedras preciosas (como el jade y la obsidiana), que empleaban principalmente para fabricar joyería, objetos decorativos y armas.

Además, se destacaron en la arquitectura: si bien las pirámides existieron en México mucho antes que los toltecas, estos introdujeron innovaciones en la escultura de las columnas, los frisos y otros detalles arquitectónicos.

Sigue con:

Referencias

  • Britannica, Encyclopaedia (2022). Toltec. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Cartwright, M. (2018). Toltec Civilization. World History Encyclopedia. https://www.worldhistory.org/
  • López Austin, A. & López Luján, L. (2001). El pasado indígena. Fondo de Cultura Económica-El Colegio de México.
  • Manzanilla, L. & López Luján, L. (coords.) (2001). Historia Antigua de México. 4 vols. Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • von Wobeser, G. (coord.) (2014). Historia de México. Fondo de Cultura Económica.

¿Cómo citar?

"Cultura tolteca". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/cultura-tolteca/. Última edición: 20 de abril de 2024. Consultado: 18 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 20 abril, 2024
Revisado por Augusto Gayubas
Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)