Concepto de
Cuenta Corriente

Te explicamos qué es una cuenta corriente, para qué sirve y los requisitos para disponer de una. Además, su diferencia con una cuenta de ahorro.

Cuenta corriente
Una cuenta corriente permite disponer de fondos de manera efectiva.
  1. ¿Qué es una cuenta corriente?

Se conoce como cuenta corriente (abreviado: cta. cte.) a un contrato bancario que permite al titular de la cuenta ingresar fondos y disponer de ellos de manera efectiva, a través de diversos productos como talonarios, cheques, cajeros automáticos, ventanillas de bancos o transferencias electrónicas, pero que al mismo tiempo no genera ningún tipo de intereses a favor de su persona.

Una cuenta corriente permite al usuario disponer de su dinero, comprar, pagar impuestos y realizar pagos de otros tipos de servicios del propio banco, siendo su cuenta de ingresos principal.

A ella suelen asociarse tarjetas de débito, tarjetas de crédito, monederos electrónicos y otros productos. Usualmente, cuando se contrae un préstamo, se pagan sus cuotas mediante descuentos en una cuenta corriente.

Para la apertura de una cuenta corriente suelen exigirse diversos requisitos, usualmente mayores que una simple cuenta de ahorros, como verificaciones salariales, revisiones de récord crediticio, etc. Y a menudo la institución financiera exige un monto mínimo de apertura, cuando no un saldo mínimo (para no pagar monto de mantenimiento).

En algunos países, como Argentina, se entiende la cuenta corriente distinto: como una línea de crédito abierta a favor del cliente, de la que puede disponer hasta un monto máximo, siempre y cuando pague lo adeudado el mes siguiente sin falta.

Ver además: Crédito Bancario.

  1. ¿Para qué sirve una cuenta corriente?

cuenta corriente
Una cuenta corriente no genera intereses a favor del usuario.

Como se ha dicho, una cuenta corriente es una herramienta para disponer más ágilmente del dinero ingresado, que suele ir acompañada de instrumentos como chequeras o tarjetas de crédito.

Dado que una cuenta corriente no genera intereses a favor del usuario, suele entenderse no como un depósito de ahorros, sino de dinero destinado a su uso cotidiano, es decir, una cuenta en la que entrará y saldrá dinero con asiduidad, de la que se descontarán préstamos, impuestos, etc.

  1. Diferencia entre cuenta corriente y cuenta de ahorro

cuenta de ahorro
Las cuentas de ahorro tienen como fin la acumulación de capitales.

Las cuentas de ahorro, a diferencia de las cuentas corrientes, son instrumentos financieros más sencillos: depósitos bancarios en los que se deposita dinero que será poco movilizado (o menos que en la corriente, al menos), y por lo tanto destinado a crecer.

Por tener un proceso más sencillo que una cuenta corriente, las cuentas de ahorro no reciben instrumentos financieros como tarjetas de crédito o chequeras (usualmente sólo una tarjeta de débito) ya que su fin es la acumulación de capitales; por esa misma razón generan un porcentaje mensual determinado de intereses a favor del titular, depositados a fin de mes en la propia cuenta.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Cuenta Corriente". Recuperado de: https://concepto.de/cuenta-corriente/


Citar

Citado APA: (A. 2018,11. Concepto de Cuenta Corriente. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,12, de https://concepto.de/cuenta-corriente/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,11. Concepto de Cuenta Corriente. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.