Colina

Te explicamos qué es una colina en geografía, cómo se forman y cuáles son sus características. Además, ejemplos de todo el mundo.

colina
Una colina es una elevación de relieve de hasta 100 metros de altura.

¿Qué es una colina?

En geografía, se denomina colina a cierto tipo de elevaciones del relieve no muy altas (en general no superiores a los 100 metros de altura). También se las llama lomas, motas, oteros, montículos, alcores, collados o cerros, aunque con este último término se suele nombrar también a las elevaciones de hasta 3000 metros de altura en algunos países latinoamericanos. También es posible que todos estos nombres planteen diferencias muy específicas de cada caso.

En general, las colinas son elevaciones menores pero significativas del relieve, que suelen resultar muy atractivas para el ser humano, no sólo con fines recreativos o paisajísticos: desde la antigüedad, muchos templos y lugares sagrados se ubicaban en lo alto de una loma o una colina, ya que de esta forma podía estar simbólicamente más cerca de los dioses.

Algo parecido ocurría con ciudades y poblados construidos en lo alto de colinas y cerros, para prevenir inundaciones o con el objetivo de tener una visión de conjunto de los alrededores, en caso de invasiones militares u otros peligros.

De hecho, la palabra “colina” proviene del latín collinus, que a su vez deriva de la palabra collis, con la que los antiguos romanos llamaban a las elevaciones de menor tamaño de una montaña. Esta voz estaría emparentada con el verbo cellere, “elevarse”.

Las colinas son el resultado de diferentes procesos geomórficos y erosivos, como pueden ser la emergencia de fallas que “arrugan” la corteza terrestre, la erosión de elevaciones mayores como montañas o picos, o incluso la acumulación sedimentaria, como en el caso de las morrenas y drumlins, de origen glacial. Incluso puede haber montículos de origen artificial, generalmente aislados en llanuras y otros tipos de topografía.

Ver también: Relieve continental

Características de las colinas

A grandes rasgos, las colinas se caracterizan por lo siguiente:

  • Son elevaciones del terreno de poco tamaño, generalmente no superiores a los 100 metros de altura.
  • Suelen tener forma redondeada y cimas romas, a diferencia de las montañas.
  • Sus orígenes pueden ser geológicos, erosivos y sedimentarios, dependiendo de la región y del tipo de colina.
  • Desde épocas antiguas, poseen una importancia cultural y estratégica.

Ejemplos de colinas

colina ejemplo raton de getaria monte san anton
El ratón de Getaria es una colina que surge a orillas del mar Cantábrico.

Algunos ejemplos de colinas son los siguientes:

  • Las colinas de Yergueni, ubicadas en la Rusia europea, poseen unos 330 km de longitud y se hallan a una altura de 222 metros.
  • El ratón de Getaria, ubicada en País Vasco, España, a orillas del mar Cantábrico, y también conocido como Monte San Antón.
  • Vaalserberg, el Monte de Vaals, una colina de 322 metros de altura en los Países Bajos, constituyendo el punto más alto de toda la región.
  • Teufelsberg, la Montaña del diablo, una escombrera de 120 metros de altura ubicada en Berlín.
  • Las siete colinas de Lisboa, sobre las cuales se asienta la capital portuguesa, a la cual le han dado el nombre de “la ciudad de las 7 colinas”: San Jorge, San Vicente, San Roque, San Andrés, Santa Catalina, Santa Ana y la Colina de Chagas.

Sigue con: Mesetas

Referencias

¿Cómo citar?

"Colina". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/colina/. Última edición: 5 de agosto de 2021. Consultado: 23 de septiembre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 5 agosto, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)