Concepto de
Cognitivo

Te explicamos qué es lo cognitivo, como es su aprendizaje, proceso y las actividades que lo componen. Además, el deterioro cognitivo.

cognitivo
Lo cognitivo se refiere a la facultad humana de comprensión y aprendizaje.

¿Qué es lo cognitivo?

La palabra “cognitivo” proviene del vocablo latino noscere, “conocer”, de modo que se aplica a todo aquello relativo al conocimiento. O sea, a la facultad propia de la especie humana de aplicar su raciocinio a la comprensión de la naturaleza que lo rodea, pudiendo establecer relaciones, obtener conclusiones, predecir eventos y proyectar teorías.

Hasta cierto punto, todos los seres vivos presentan cierta capacidad de cognición en un sentido amplio, o sea, de traducir sus experiencias en aprendizaje y así adaptarse mejor a su entorno, aplicando para ello ciertas formas de memoria y de privilegio de la información.

Sin embargo, ninguna otra especie posee la enorme capacidad cognitiva del ser humano, que le ha permitido, entre muchas otras cosas, estudiar la cognición misma e identificar conceptos cercanos de importancia, como la inteligencia, la percepción, el aprendizaje o el razonamiento.

La psicología es quizá la disciplina que más y mejor estudia los procesos cognitivos del ser humano, en su afán por comprender y describir el funcionamiento de la mente. Así, se interesa en los mecanismos o procesos cognitivos, en la estructura que permite el aprendizaje y, junto a la medicina, en los problemas que con la edad o la enfermedad pueden suscitarse en torno a la capacidad cognitiva.

Ver también: Habilidades cognitivas

Proceso cognitivo

Se llama procesos mentales o procesos cognitivos a las diferentes operaciones mentales que llevamos a cabo con el propósito de percibir, codificar, almacenar y vincular la información. Puede ser tanto la información obtenida mediante los sentidos a partir del mundo exterior, como la formulada autónomamente, en nuestro fuero interno.

Estos procesos cumplen con el propósito de adaptarnos al entorno, lo cual puede sonar simple, pero en realidad se trata de una dinámica sumamente compleja, en la que modificamos nuestra conducta, predecimos acciones futuras, formulamos hipótesis y teorías, y cumplimos con los propósitos que nos hayamos asignado.

Los procesos cognitivos pueden ser de dos tipos:

  • Simples o básicos, cuando implican las acciones mínimas de percepción y retención de la información para que podamos procesarla y trabajar con ella, esto es, la percepción mediante los sentidos, la capacidad de centra la atención, las actividades fundamentales de la memoria y el procesamiento mínimo de la información sensorial.
  • Superiores o complejos, cuando suponen un nivel de esfuerzo e integración elevado de las funciones mentales del individuo, permitiéndole elaborar información propia a partir de la percibida, en niveles elevados de abstracción o de profundidad, lo cual no tiene nada que ver con el manejo de contenidos difíciles, sino con la capacidad de una vida intelectual plena. Nos referimos a procesos como la formación del pensamiento, el aprendizaje, la capacidad lógica, la creatividad y el lenguaje.

Aprendizaje cognitivo

cognitivo aprendizaje periodo sensoriomotriz
En el período sensoriomotriz lo cognitivo depende de los sentidos.

El aprendizaje cognitivo es el proceso en el cual la información ingresa al sistema cognitivo, es procesada y luego desencadena una reacción. De acuerdo a la Teoría del desarrollo cognitivo propuesta por el suizo Jean Piaget (1896-1980), el desarrollo de esta capacidad que tiene lugar a lo largo de los primeros años de vida, comprende necesariamente las siguientes etapas:

  • Período sensoriomotriz. Inicia con el nacimiento y culmina alrededor de los dos años de edad, y consiste en el aprendizaje mediante los sentidos y la impresión que sobre la memoria dejan los eventos que vive el individuo. A medida que crece y va imitando a sus progenitores, el infante pasa de una existencia refleja, de mero estímulo-respuesta, a demostrar sus primeros esquemas propios de conducta.
  • Período preoperacional. Entre los dos años de edad y los siete años, el niño cobra la capacidad de elaboración de símbolos, por lo cual disfruta tanto de los cuentos infantiles. Esto está íntimamente vinculado a la adquisición del lenguaje, que les permite “tomar” el mundo mediante la palabra, aunque aún carezcan de la capacidad de operaciones lógicas, ya que el niño entiende el mundo desde su propia y egocéntrica perspectiva.
  • Período de acciones concretas. Período que abarca desde los ocho años hasta los once y presenta la entrada de la lógica a la mente del individuo, aunque aún limitada por la concreción y la inmediatez. Es poco común que el joven pueda organizar y clasificar sus propios conocimientos, dado que su pensamiento se halla limitado por lo que puede experimentar personalmente.
  • Período de operaciones formales. Iniciando en los once años y abarcando hasta los quince, en este período se desarrolla plenamente el pensamiento formal, facultando al individuo para llevar adelante hipótesis de lo que podría pasar, ponerlas a prueba y obtener conclusiones. Además, es aquí donde comienza a darse en el joven el interés por la identidad personal y por las relaciones humanas.

Deterioro cognitivo

Se entiende por deterioro cognitivo al declive o la disminución progresiva de las funciones cognitivas humanas. Puede deberse a condiciones internas del organismo, como son el desgaste propio de la edad, o la aparición de enfermedades mentales como el Alzheimer o la demencia.

Muchas de estas condiciones son congénitas, propias de la herencia genética de cada quien, mientras que otras pueden estar vinculadas al efecto de los hábitos vitales en el cerebro humano: la dieta, la cantidad de sueño, la actividad mental diaria, etc.

En la mayoría de los casos, los procesos de deterioro cognitivo se inician lenta y progresivamente a partir de los 45 años de edad, y se manifiestan 20 o 30 años después. No existen tratamientos medicinales apropiados para frenar o revertir el deterioro cognitivo.

El deterioro cognitivo puede ser:

  • Leve: olvidos, disminución de la comprensión, enlentecimiento del pensamiento.
  • Grave: pérdida del lenguaje, borramiento de la personalidad, catatonia.

Actividades cognitivas

cognitivo procesos atencion
La atención selecciona a qué estímulo asignar recursos mentales.

Se llama así a los distintos mecanismos que componen el proceso cognitivo, y que, si bien podemos definir por separado, realmente actúan en conjunto para obtener así un comportamiento determinado del individuo. Las más importantes de estas actividades son:

  • Atención. Consiste en la asignación de recursos mentales (neuronales) a la percepción y procesamiento de la información, para focalizar la mente en un punto determinado. Gracias a la activación de determinadas redes neuronales, la atención puede ser selectiva y exclusiva, abstrayéndose del entorno y centrándose en el punto de interés.
  • Memoria. Se entiende por memoria el conjunto del conocimiento adquirido y recuperado sin el uso explícito de la conciencia, lo cual incluye la memoria corporal y las destrezas motoras, y un enorme trasfondo de experiencia disponible al individuo.
  • Lenguaje. Se refiere a la capacidad mental lingüística, específicamente en lo relacionado al léxico (la cantidad de palabras y sus significados) y a la sintaxis (el ordenamiento formal de las palabras), todo de acuerdo a una gramática combinatoria complejísima. El lenguaje es una proyección inseparable del pensamiento, y no hay ninguna parte de éste que el primero no pueda reflejar.
  • Percepción. Se trata de la recepción, organización, integración e interpretación de la información sensorial. Es un proceso que implica el cotejo de esta información nueva con la “base de datos” de la experiencia previa y su formulación más compleja, para así permitir el aprendizaje.
  • Inteligencia. Alude a la capacidad de procesar grandes cantidades de información de manera conveniente, ágil y precisa, para dar solución a problemas concretos o formular conocimientos abstractos, que más adelante permitan predecir o resolver problemas todavía más eficientemente. Dicha eficiencia tiene que ver con la capacidad de aprovechar los medios disponibles para enfrentar situaciones y lograr objetivos.

Cognitivo y cognoscitivo

Según el Diccionario de la Real Academia Española, lo cognitivo se define como “perteneciente o relativo al conocimiento”, mientras que lo cognoscitivo es lo “que es capaz de conocer”. Visto así, la diferencia entre ambos términos es:

  • Cognoscitivo: Se vincula con la potencia de conocer, o sea, la posibilidad de hacerlo.
  • Cognitivo: Es aquello que, de por sí, tiene que ver de algún modo con el conocimiento.

Es una sutileza, en todo caso, y generalmente ambos términos se manejan como sinónimos o equivalentes.

Sigue con: Pensamiento lógico

Referencias:

Última edición: 24 de mayo de 2020. Cómo citar: "Cognitivo". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/cognitivo/. Consultado: 31 de mayo de 2020.

Publicidad
Artículos recomendados