Concepto de
Centralización

Te explicamos qué es la centralización, cómo se clasifica y cuáles son sus ventajas y desventajas. Además, ejemplos y qué es descentralización.

Centralización - empresa - organización
La centralización crea núcleos de poder, de responsabilidad o de procesamiento.
  1. ¿Qué es la centralización?

Hablamos de centralización cuando los poderes de decisión o de proceso dentro de una organización cualquiera tienden a converger en una misma instancia, o dicho de manera más simple, cuando todo el poder o todas las obligaciones tienden a caer en una misma instancia organizativa, ya sea como parte de un gobierno, una empresa o un modelo administrativo cualquiera.

La centralización será entonces la tendencia a centralizar, o sea, a crear núcleos de poder, de responsabilidad o de procesamiento, que tienen muchas entradas y unas pocas (o una sola) salida, creando así una convergencia. Esto puede darse en muchos ámbitos humanos e incluso biológicos, ya que una gestión centralizada de recursos puede ser, en determinadas ocasiones, mucho más eficiente que una dispersa.

Por ejemplo, los gobiernos centralistas son aquellos que prefieren un centro único y hegemónico de poder desde el cual gobernar el resto del país, en lugar de una tendencia a la dispersión y la autonomía como la que propone la descentralización de los gobiernos federales o federativos. En el ámbito empresarial, similarmente, se habla de centralización cuando las instancias inferiores en la jerarquía empresarial transfieren a una instancia superior su autoridad administrativa, o sea, convergen en una misma jefatura o supervisión.

Ver además: Auditoría Administrativa.

  1. Tipos de centralización

Centralización - organización - empresa
La centralización gerencial administra las comunicaciones hacia los líderes de equipo.

En el ámbito administrativo, podemos hablar de distintos tipos de administración, tales como:

  • Centralización de desempeño. Aplica para las centralizaciones geográficas y operativas dentro de una organización, como sería el caso de una empresa que ubique en una sola de sus sedes todo el personal de un proceso determinado, o que canalice a través de una sucursal todas las solicitudes de una región determinada.
  • Centralización de departamento. Ocurre cuando una organización construye departamentos o coordinaciones especializadas, a las que irá a sistemas se hará cargo de todos los requerimientos informáticos y tecnológicos del resto de la empresa.
  • Centralización gerencial. Atañe estrictamente a la toma de decisiones, concentrada en una gerencia de alto nivel o en algún tipo de cúpula directiva, que administra también las comunicaciones hacia los líderes de equipo o de departamento, teniendo así el control pleno y centralizado de la empresa.
  1. Ventajas de la centralización

Toda centralización persigue un aumento del control. Los modelos centralistas facilitan la vigilancia, la toma de decisiones única, la fiscalización de los recursos y la especificidad de la organización, dado que se crean núcleos de decisión o de procesamiento de las distintas tareas, evitando que las labores se dupliquen, se repitan o se dispersen. Toda centralización genera jerarquías y establece dinámicas de jefatura, por lo que se trata de un sistema idóneo para los liderazgos fuertes.

Por ejemplo, los gobiernos centralistas fueron muy importantes durante la época de la conformación de las naciones latinoamericanas, porque al centrar todo el poder político y económico en la figura de un presidente, se constituía más fácilmente la nación y se dejaba mucho menos lugar para la anarquía y el eventual desmembramiento del país.

  1. Desventajas de la centralización

Centralización - empresa - organización
La centralización puede generar autoridades sobre las que recae todo el trabajo.

La centralización también tiene sus desventajas, especialmente en lo que refiere a la dependencia entre el núcleo y la periferia respecto a la toma de decisiones y proceso de información. Es usual en modelos centralizados que aparezcan “cuellos de botella”, es decir, dinámicas de embudo en las que el input de un departamento es muy superior a su capacidad de procesamiento o de decisión, pero al estar todo centralizado, nadie más puede desahogar el volumen de trabajo pendiente. Esto ocasiona retrasos y sabotea el tiempo de productividad.

Otro riesgo de la centralización tiene que ver con el despotismo o el exceso de rigidez en la jerarquía, pudiendo generarse así autoridades sobre las que recae todo. Esto reduce al personal subalterno al mero seguimiento de órdenes o instrucciones, obligándolos a esperar una respuesta de la gerencia que suele tardar, y que muchas veces se requiere rápidamente, para una toma de decisiones inmediata. La burocratización suele ser consecuencia de la centralización excesiva.

  1. Ejemplo de centralización en una empresa

Un claro ejemplo de centralización en la conducción de una empresa la constituye la creación de una Gerencia Estratégica o Gerencia de Operaciones, encargada de supervisar absolutamente todos los tramos de la gestión organizacional. Esta autoridad gozará de plenos poderes en la empresa y podrá por lo tanto tomar decisiones adecuadas para resolver puntualmente las dificultades, podrá solicitar información libremente y podrá intervenir en cualquier proceso según lo considere necesario. Esto reforzará el criterio de trabajo de la empresa, impedirá la toma riesgosa de decisiones y apuntará a la creación de un criterio administrativo común, disminuyendo la anarquía al mínimo.

A cambio, no obstante, habrá un notorio incremento en la burocracia empresarial, ya que toda comunicación y todo documento deberán también hacerse llegar a la nueva gerencia, la cual a su vez emitirá nueva documentación para transmitir sus decisiones. Además, se correrá el riesgo de que las decisiones de esta gerencia se demoren (supongamos, por ausencia momentánea del personal clave) y sometan el resto de la empresa a un tiempo de espera, retrasando toda la línea de producción.

  1. Descentralización

Descentralización - centralización
Un régimen descentralizado consiste en una cantidad de unidades independientes.

La descentralización es, lógicamente, el proceso contrario a la centralización, o sea, la tendencia a dar autonomía de acción e independencia en sus procedimientos a las diversas unidades de una organización, como pueden ser coordinaciones o departamentos. Un régimen descentralizado consiste en una cantidad de unidades independientes, capaces cada una de enfrentar obligaciones similares.

La descentralización política es clave para los gobiernos federales o federativos, que consisten en la unión de iguales entre los distintos estados o departamentos que componen el país.

Referencias:

Última edición: 15 de mayo de 2019. Cómo citar: "Centralización". Autor: María Estela Raffino. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/centralizacion/. Consultado: 17 de julio de 2019.