Bibliografía

Te explicamos qué es una bibliografía, sus elementos, características y ejemplos. Además, los principales estilos bibliográficos.

Bibliografía
La bibliografía da cuenta de todo el material consultado en una investigación.

¿Qué es la bibliografía?

En el ámbito académico o escolar, la bibliografía es la organización, clasificación y descripción de los documentos y fuentes informativas que nutrieron una investigación determinada, es decir, de todo aquel material que se ha consultado en la elaboración de una monografía o un trabajo de investigación de cualquier índole. También se lo conoce como referencias bibliográficas.

A la hora de investigar y generar conocimiento, es importante ser lo más responsable y ético posible. Esto significa que debemos brindar toda la información necesaria, ya que la bibliografía permite al lector:

  • Puedan comprobar de dónde provienen los datos, ideas o referencias que incorporamos a nuestro trabajo y que no son de nuestra exclusiva imaginación.
  • Puedan reproducir la trayectoria de nuestra investigación y comprobar la lógica detrás de la misma.
  • Puedan acudir a las fuentes originales detrás de nuestro trabajo, en caso de que les interese indagar en el tema.

Este apartado suele hallarse el final de todos los documentos o textos, de modo que se llegue a él una vez leída la investigación, o bien se acuda directamente a ella, sabiendo en dónde se encuentra.

Para su formulación, generalmente se siguen normas metodológicas o bibliográficas, que determinan qué información referenciar y de qué manera específica. Una buena bibliografía asigna una entrada a cada fuente consultada, incluso cuando sean de un mismo autor o tengan rasgos comunes.

Por último, aunque su nombre indica que se refiere a libros y documentos escritos (la palabra proviene del griego biblion, “libro”, y graphein, “escritura”), en este apartado debe ir cualquier tipo de fuente de información consultada en nuestro trabajo: libros, revistas y monografías, pero también filmes, grabaciones, páginas web, etc.

Ver también: Elementos de una monografía

Elementos de la bibliografía

Toda bibliografía comprende un conjunto diverso de elementos, dependiendo de qué tipo de fuente sea la que abordamos. Es decir, no se requieren los mismos exactos elementos para referir un libro, dotado de un autor y unos editores, que un filme, dotado de un director y productores, o de una página web que tiene varios autores posibles.

Sin embargo, la lógica detrás de la referencia suele ser siempre la misma, y siempre contempla los siguientes elementos principales:

  • Nombre del autor. Debemos indicar a quién pertenecen los libros o documentos consultados, o sea, a quién se le atribuyen. En el caso de películas, acudiremos al director y/o productor, o al dato que corresponda de acuerdo a la naturaleza de la fuente.
  • Título completo. Lógicamente, un autor o productor puede tener muchas obras a su cargo, así que debemos explicitar a cuáles de ellas nos referimos en cada caso, colocando el título completo según corresponda.
  • Año de publicación. Este no es un dato menor: un mismo libro puede tener varias ediciones en distintos años, o un autor puede haberse arrepentido posteriormente de lo dicho en una conferencia. En algunos casos, como las páginas web, deberemos referirnos a la fecha de recuperación de la información, o sea, a cuándo ingresamos a la página web, dado que muchas no siempre están en línea.
  • Responsable de la publicación. En este apartado irían los responsables de la publicación de la fuente, que pueden o no ser sus mismos autores. Por ejemplo, un libro es escrito por su autor, pero publicado por sus editores. Un filme es dirigido por su director, pero puesto en circulación por sus productores.
  • Lugar de aparición. Esto no siempre es válido, ya que las cosas en línea no tienen realmente un lugar; pero los objetos físicos sí tienen un lugar de producción, o sea, en dónde fueron hechos o publicados. Ese dato suele referirse con el nombre de la ciudad, el del país, o a veces con ambos.

Principales estilos bibliográficos

Como dijimos antes, existen muchos estilos bibliográficos, o sea, muchos métodos para elaborar una bibliografía. Generalmente cada método responde a los intereses de un sector del saber o de la actividad académica, que organiza la información en base a lo que suele ser de importancia para sus estudios. Así, los principales estilos empleados hoy en día son:

  • Estilo APA. Elaborado en 1929 por la Asociación Americana de Psicología (APA, sus siglas en inglés), es un estándar destinado a los trabajos de investigación en el área de las ciencias sociales y ciencias de la conducta. Su versión más actual data de 2020, y es uno de los estilos más empleados en el mundo y de mayor preferencia por parte de las instituciones universitarias.
  • Estilo MLA. Creado por la Asociación de Lenguas Modernas de Estados Unidos (MLA, sus siglas en inglés) en 1977, está especialmente dirigido a las investigaciones en áreas humanísticas, como filosofía, literatura, artes y también estudios culturales. Su versión más reciente data de 2016, edición en que dejó de imprimirse su MLA Handbook.
  • Estilo Harvard. Se llama así a la tendencia a resumir, en las referencias bibliográficas dentro del texto de la investigación, los datos de la fuente (nombres, año y número de página), directamente luego del texto citado, dejando en la bibliografía el resto de los datos. En ese sentido, el estilo APA vendría a ser muy similar al Harvard. Su nombre, obviamente, proviene de la universidad estadounidense homónima.
  • Estilo ISO 690. En este caso, se trata de un estándar proveniente de la Organización Internacional de Estandarización (ISO, sus siglas en inglés), diseñado para referir materiales impresos o no impresos, como revistas y monografías o partes de ellas. Al respecto, se han dictado hasta la fecha cuatro normas ISO sucesivas: 1975, 1987, 2010 y 2013.

Características de una referencia bibliográfica

En general, toda referencia bibliográfica se caracteriza por ser:

  • Concreta y concisa. Es decir, va al grano e incluye sólo la información necesaria, de acuerdo a su estilo metodológico, sin redundancias ni divagaciones.
  • Formal, exhaustiva y confiable. O sea, sin obviar datos importantes, ni falsear la información, ni confundir información semejante.
  • Resumida o entera. Dependiendo de si se halla dentro del texto de la investigación (en ese caso se resume) o en el apartado final de la bibliografía (en ese caso va completa).

Ejemplos de bibliografía

A modo de ejemplo, hallarás a continuación un par de entradas de bibliografía en diferentes estilos metodológicos:

  • Estilo APA:

– Arébalo, M. (1998). La vida secreta de las lombrices. Madrid: Animal ediciones.

– Goliander, S., Gómes, F. y otros (2009). “Estudio probabilístico sobre el apareamiento temprano del Aedes aegipti como resultado del incremento de la temperatura en el Congo”. Revista panafricana de infectología, vol. 12, pp. 20-45.

  • Estilo MLA:

Ciudadano Kane. Dir. Wells, Orson. RKO Pictures, 1941. Filme.

– Douglas, Michael. La genealogía imposible. Un estudio a la sombra del multiculturalismo. Buenos Aires: Laika editores, 2009. Impreso.

Sigue con: Marco teórico

Referencias

¿Cómo citar?

"Bibliografía". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/bibliografia/. Última edición: 22 de septiembre de 2020. Consultado: 26 de febrero de 2024

Sobre el autor

Última edición: 22 septiembre, 2020

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)