Concepto de
Aparato Circulatorio

Te explicamos qué es el aparato circulatorio y sus principales funciones. Además, las partes que lo componen y sus posibles enfermedades.

sistema circulatorio
El sistema circulatorio permite el traslado de los distintos nutrientes.
  1. ¿Qué es el aparato circulatorio?

El aparato circulatorio o sistema circulatorio es un complejo mecanismo de transporte interno que posee en distinta medida el cuerpo de los seres vivos, y que permite el traslado de los distintos nutrientes, sustancias regulatorias, defensas químicas y otras sustancias fundamentales a lo largo del organismo, así como la recolección de toxinas, subproductos metabólicos y otros materiales de desecho para su eliminación.

Este tipo de sistema existe tanto en los animales vertebrados como en los invertebrados, aunque no de la misma manera. En el caso de los primeros transporta la sangre, un fluido rojo y rico en hierro que permite, entre otras cosas, el traslado del oxígeno necesario para la obtención de energía. En el caso de los segundos, se transporta hemolinfa u otras sustancias similares; en el de las plantas, savia.

El aparato circulatorio del cuerpo humano incluye una vasta red de conductos sanguíneos conocidos como capilares, que se conectan a una mayor compuesta por venas y arterias. En el centro de todo, una bomba muscular conocida como corazón. Cuando nos cortamos o herimos, la sangre brota porque se violenta algún tramo (usualmente menor) de dicha red. Por suerte, en la sangre también se transportan las células encargadas de reparar el tejido y detener las hemorragias menores.

Ver también: Aparato Respiratorio.

  1. Función del aparato circulatorio

sistema circulatorio
El sistema circulatorio desplaza sustancias químicas como glóbulos blancos u hormonas.

Como se ha dicho, la función del aparato circulatorio es clave: mantener andando la sangre para oxigenar el cuerpo y preservar la vida de los tejidos. Si algún tejido quedara aislado de esta vasta red sanguínea, algún miembro u órgano, sus células sufrirían la falta de oxígeno y morirían. Esto se conoce como isquemia.

Del mismo modo, este aparato tiene la misión de comunicar el cuerpo todo, permitiendo el desplazamiento de sustancias químicas de diversa naturaleza, como hormonas (para regular la actividad del cuerpo), glóbulos blancos (y otras células defensivas), o los nutrientes necesarios para producir nuevas células y tejidos (carbohidratos, proteínas y lípidos). Incluso las medicinas que tomamos o las inyecciones que recibimos emplean este sistema de transporte para llegar a donde son requeridas.

Por último, la sangre en circulación pasa también por ciertos filtros, como el hígado, en donde es despojada de toxinas, contaminantes y sustancias producto del metabolismo. El sistema circulatorio es, a la vez, un canal de nutrición y de recolección de desechos.

  1. Partes del aparato circulatorio

sistema circulatorio
El corazón es un órgano muscular y hueco, que pesa alrededor de 300 gramos.

El sistema circulatorio se compone esencialmente de:

  • Vasos capilares. Pequeños ramales de la red sanguínea que llegan hasta los más ocultos recodos del cuerpo. Ningún tejido del organismo queda al margen del flujo de sangre. Algunos capilares pueden ser más delgados que un cabello humano.
  • Arterias. Uno de los dos tipos de conductos sanguíneos mayores, se caracteriza por llevar la sangre recién oxigenada de los pulmones al corazón y de allí al resto del cuerpo. Contienen la sangre más roja (debido a un pigmento llamado hemoglobina). Una lesión en una arteria puede resultar grave, ya que el volumen de sangre que se transporta por ellas es muy grande, y no da siempre tiempo a reparar la herida para prevenir el desangrado.
  • Venas. Al contrario de las arterias, estos conductos mayores contienen sangre sin oxigenar, es decir, la que emprende el viaje de regreso hacia el corazón y luego hacia los pulmones, para retomar el ciclo. Al igual que las arterias, son ductos voluminosos y un corteo una obstrucción en las venas suele ser letal.
  • Corazón. La bomba que mantiene la sangre en constante movimiento, es un órgano muscular y hueco, que pesa alrededor de 300 gramos y contiene cuatro cavidades: dos aurículas y dos ventrículos. Esta construcción impide que la sangre venosa y la arterial se mezclen, ya que cada una es impulsada a un destino diferente. El corazón humano bombea unos cinco litros de sangre por minuto, lo cual significa que en unos 70 años de vida bombea unos 2600 millones de veces, con un descanso minúsculo entre latido y latido de apenas 0,4 segundos.
  1. Enfermedades del aparato circulatorio

sistema circulatorio
La arteriosclerosis es la acumulación de grasa en las paredes de las arterias.

El sistema circulatorio puede padecer de enfermedades tales como:

  • Arteriosclerosis. Una dolencia que consiste en la acumulación de placas de grasa y otras sustancias en las paredes de las arterias, solidificándose y disminuyendo el flujo de sangre, lo cual enlentece la circulación y requiere de mayor esfuerzo cardíaco.
  • Hipertensión. Debida a muchas posibles causas, consiste en un exceso de fuerza en el latido cardíaco, que envía la sangre con mucha intensidad por las arterias, pudiendo eventualmente romper algún capilar y producir un derrame, o agotar el corazón y conducir a un infarto.
  • Isquemias. Usualmente afectan al corazón o al cerebro, pero también a otros órganos o miembros del cuerpo. Se producen cuando algo obstruye el flujo de sangre, haciendo que alguna parte del cuerpo no reciba la suficiente sangre y empiece a morir.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Aparato Circulatorio". Recuperado de: https://concepto.de/aparato-circulatorio/


Citar

Citado APA: (A. 2018,11. Concepto de Aparato Circulatorio. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,12, de https://concepto.de/aparato-circulatorio/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,11. Concepto de Aparato Circulatorio. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.