Inicio >Salud> Vitaminas

Concepto de Vitaminas


Las vitaminas son compuestos químicos que no pueden ser sintetizados por el cuerpo, se encuentran en algunos alimentos y son muy necesarias para llevar una buena salud.

La importancia de las vitaminas

El organismo necesita vitaminas para desarrollarse y crecer adecuadamente, pudiendo producir solo algunas de ellas (vitaminas D y K).

Son trece la cantidad de vitaminas que se necesitan para llevar una vida sana, algunas de ellas son:

  • Vitaminas A
  • Vitaminas C
  • Vitaminas D
  • Vitaminas E
  • Vitaminas K
  • Vitaminas B, entre ellas vitamina B6, vitaminas B12, ácido fólico.

Las funciones de las vitaminas

Cada una de las vitaminas mencionadas anteriormente cumple en el organismo una función específica, causando problemas la ausencia o deficiencia de tales.

Por ejemplo, la insuficiencia de vitamina D puede producir raquitismo, la insuficiencia de vitamina C causa escorbuto, una enfermedad que era muy común en los marinos. Hay algunas vitaminas que se encargan de prevenir ciertas enfermedades, como la vitamina A, que impide que se desarrolle la ceguera nocturna.

Las vitaminas no poseen calorías, debido a que tampoco producen energía, pero sí la desencadenan en las reacciones químicas que realiza el organismo. Es decir, facilitan la transformación de energía por la que pasan los compuestos en los procesos metabólicos.

Los deportistas, por ejemplo, requieren más demanda de vitaminas en el cuerpo, aunque ingerir demasiadas vitaminas también le traería problemas al organismo causando un desbalance de nutrientes.

Tipos de vitaminas

Existen dos grandes grupos en los que se dividen las vitaminas:

  • Liposolubles:  son aquellas que se pueden disolver en cuerpos líquidos, por ejemplo, vitamina A, vitamina D, vitamina E y vitamina K.
  • Hidrosolubles: dentro de este grupo se encuentran las vitaminas B1, B2, B3, B6, B12 y C. Se trata de todas variantes líquidas.

Características de cada vitamina

Vitamina A: es fundamental para el desarrollo y crecimiento de los huesos del cuerpo, participando además del desarrollo de las células. Actúa como antioxidante y es muy importante para la visión nocturna.

Vitamina B: interviene en la transformación de los alimentos, convirtiéndolos en energía. También se encarga de absorber la glucosa que formará parte del sistema nervioso.

Vitamina B2: al igual que la vitamina B, ayuda a la transformación de alimentos en energía. Es fundamental para conservar la vista y el buen funcionamiento de las células del sistema nervioso. Regenera tejidos, y junto con otras vitaminas, produce glóbulos rojos. Ayuda al mantenimiento del sistema inmune.

Vitamina B3: es la encargada de mantener la piel, el funcionamiento del sistema nervioso y las mucosas digestivas sanas, obtienen energía mediante los hidratos de carbono y son responsables de la estabilización de glucosa en la sangre, mejorando así el sistema circulatorio.

Vitamina B6: también se encarga de la transformación de energía, pero con las grasas y los hidratos de carbono. Participa en la formación de hemoglobina en sangre y vitamina B3. Mantiene en buen estado el sistema inmune y el nervioso, mejorando la circulación de la sangre.



Acelera el metabolismo de las proteínas y ayuda en la producción del ácido clorhídrico situado en el estómago. Participa en la absorción de vitamina B12.

Vitamina B12: participa en la formación de glóbulos rojos, síntesis de proteínas, ADN y ARN, síntesis de neuronas y ayuda a metabolizar el ácido fólico. Se encarga de mantener la glucosa en los músculos y la vaina de mielina en las neuronas.

Vitamina C: mejora la visión, participa en el mantenimiento de huesos, dientes y cartílagos, es indispensable para la formación del colágeno, actúa como antioxidante y ayuda a prevenir infecciones en la piel.

(Vitaminas)

(Vitaminas)

Disminuye la tensión arterial y es la encargada de prevenir afecciones vasculares. Prohíbe el crecimiento de algunas bacterias que dañan el organismo. Tiene propiedades laxantes.

Vitamina D: mantiene el calcio y el fósforo a un nivel normal. Es la encargada de actuar en el crecimiento y maduración de las células. Mantiene sano el sistema inmune.

Vitamina E: mantiene al sistema inmune en buen estado, proviene la trombosis y protege al organismo contra la anemia y la destrucción de cierto tipo de vitaminas, como la vitamina A y C. Participa en la cicatrización de quemaduras y mantenimiento de la membrana de las neuronas.

Vitamina K: participa en la coagulación sanguínea y en el metabolismo óseo.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.