Concepto de teatro

El concepto proviene de griego θεᾶσθα, que más tarde sería traducido al latín como theātrum. Estos términos tenían como significado mirar. Hoy en día el concepto de teatro ha adquirido al menos dos nuevos significados, en primer lugar se lo relaciona con aquellos espacios utilizados con el fin de representar una obra dramática o cualquier tipo de espectáculo que requiera del uso del escenario.  Una segunda acepción de esta palabra lo define con el arte, como género literario escrito de manera dialogada, creado con la idea de ser representado.

Algunas de las características básicas del teatro como arte son en primer lugar un grupo de individuos, llamados actores, que llevan a cabo un determinado espectáculo. El mismo  suele ser escrito de manera previa. Estos actores son acompañados por la escenografía, es decir los decorados de la escena, un vestuario y maquillaje pertinente y muchas veces hasta música. Los espectadores son denominados público y adquieren una actitud pasiva, es decir solo observar.

La historia del teatro es muy rica ya que desde la antigüedad este arte era practicado. Se cree que sus orígenes estuvieron dados en Grecia en el siglo IV antes de Cristo. En un principio este cumplía una función religiosa. Por medio de cantos y bailes eran rendidos los cultos a sus dioses. Los encuentros entre aquellos que llevarían a cabo los rituales y los espectadores eran en las laderas de los cerros. Los actores utilizaban una especie de cono para poder ser oídos con mayor claridad y utilizaban uno zapatos altos para que la totalidad de los espectadores pudiera verlos. Las vestimentas utilizadas eran muy sencillas, generalmente solo se hacía uso de túnicas. Las máscaras si adquirían una gran importancia, ya que era la manera de representar el estado de ánimo de los personajes. En estos espacios solo los hombres podían actuar.

Con el correr de los años el teatro se desvinculó de temas religiosos y se comenzó a crear nuevos espacios utilizados con el fin específico de las representaciones. De esta manera la acústica y la visión mejoró de manera notable, los primeros escenarios aparecieron y a su vez los espectadores  podían encontrar un lugar exclusivo donde sentarse y estar más cómodos. Otro gran avance fue la escritura de las obras previas a la actuación.  Así los pueblos comenzaron a representarse a sí mismos y sus propias características.

Los espacios edilicios también conocidos como teatros  sufrieron grandes cambios. En sus inicios algunos incluso eran trasportados de ciudad en ciudad. En contra partida los clásicos teatros griegos se caracterizan por su forma en semi círculo, donde el escenario se hallaba en el medio y alrededor del mismo montan los lugares para los espectadores. Estos espacios, al aire libre continúan captando la atención por su excelente acústica. Incluso los asientos que se encuentran muy por encima del escenario alcanzan a oír con total claridad los sonidos que provienen del escenario. Hoy en día es común que los escenarios se encuentren de manera frontal a las butacas donde los espectadores se disponen.

Durante la época medieval, en países europeos el teatro recobró una gran importancia. En este caso las puestas en escena eran representadas en las calles. Normalmente podía ser encontrado tres tipos de teatro, el profano, el religioso y el litúrgico. Estos dos últimos se diferencias por el religioso representaba las pasiones y cuestiones misteriosas, mientras que el litúrgico representaba la vida dentro de la iglesia. La institución católica cumplía un rol fundamental y activo en el teatro ya que no solo sus actores eran los sacerdotes, sino que también entregan dinero para que pudieran ser llevados a cabo dichos espectáculos.

Hubo otros países orientales, como Japón y la India que recibieron este arte y los desarrollaron con características particulares. Generalmente se hacía referencia a temas históricos o de la mitología propio.

Durante la modernidad el teatro sufrió nuevamente importantes mutaciones. En primer lugar de ser un arte teocéntrico comenzó a dar a las personas mayor protagonismo. La historia retoma una gran importancia. Por otro lado surge la figura humana sumergida en un tiempo, en tres dimensiones espaciales. Es creada además una de las reglas básica del teatro, las tres unidades de cada obra, tiempo, espacio y acción. También surgen los efectos visuales.

En la época barroca el teatro centro su atención en el destino y  las tragedias. Las escenografías comenzaron a tener una mayor importancia y comenzaron a poseer una mayor ornamentación.

Durante el siglo XIX tres subgéneros literarios importantes fueron llevados a escena, en primer lugar el romanticismo, en segundo el realismo y por último el simbólico. En el siglo siguiente, el XX los estilos alcanzan una mayor diversificación gracias a las nuevas corrientes denominadas de vanguardia. La escenografía y el vestuario comienzan a ser uno de los centros más importantes de atención. También las representaciones comienzan a ser conectadas con caracteres psicológicos. Otro gran cambio que se surgió durante este siglo fue el abandono de la regla de las tres unidades para dar lugar al llamado teatro experimental.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: