Escenografía

Te explicamos qué es la escenografía, qué tipos existen y qué elementos la componen. Además, cómo fue su origen y su historia.

La escenografía de la ópera El pasajero ubica la acción durante el nazismo.
La escenografía indica al espectador dónde ocurre la acción.

¿Qué es la escenografía?

La escenografía es, en el marco de las artes escénicas, el conjunto de elementos que conforman el escenario de una representación artística, ya sea teatral, musical, de danza, o cualquier otra. También se llama así al arte y la técnica empleados en la construcción y conceptualización de dichos escenarios.

Es posible comprender la escenografía como el cruce entre la arquitectura y las artes escénicas, es decir, entre las consideraciones técnicas sobre el espacio y las edificaciones, y la construcción de un escenario propicio para una representación artística, que permite al espectador ubicar visualmente el espectáculo en un contexto real, histórico o imaginario.

Por ejemplo, en una obra de teatro los elementos de la escenografía acompañan al elenco de actores en el escenario, para darle contexto a sus acciones y diálogos e indicar al espectador dónde ocurre la acción: si hay casas y postes de luz se trata de una ciudad, mientras que si hay flores y árboles, en cambio, se tratará del campo. El cine, el teatro, la danza y muchas otras artes hacen uso de la escenografía.

La escenografía involucra labores complejas que normalmente desempeñan un equipo de trabajo especializado, ya que no solo se trata de producir materialmente los elementos escénicos y disponerlos adecuadamente en escena, sino de comprender la propuesta conceptual de la obra y dialogar con ella. Esta labor puede recaer sobre el director de la obra, o bien sobre profesionales en escenografía, conocidos como escenógrafos.

Ver además: Características de una obra de teatro

Origen e historia de la escenografía

Durante una filmación se utiliza un antiguo pueblo como escenografía.
Desde la Antigüedad hasta la actualidad, la escenografía atravesó múltiples cambios.

La palabra “escenografía” está compuesta por las voces griegas skene (“cobertizo”) y graphos (“escritura” o “dibujo”), ya que, en los ritos religiosos de la Antigüedad clásica, los sacerdotes disponían de una pequeña construcción (skene) en el espacio público para que pudieran cambiarse de vestimenta, sobre todo durante las representaciones dionisíacas que dieron origen al teatro. Este lugar se convirtió después en el sitio del cual salían los actores durante la representación de las célebres tragedias griegas, y fue decorado con columnas y puertas muy elaboradas.

El teatro fue muy importante en la cultura griega y romana, en sus obras los escenarios se representaban mediante pinturas: paisajes o lugares emblemáticos pintados en una especie de aparatos conocidos como periactos, dotados de tres lados distintos que podían intercambiarse. Así, al hacerlos girar, cambiaba el escenario y con él cambiaba el acto de la obra. Se dice que este tipo de artificios se emplearon por primera vez con la obra Edipo Rey de Sófocles.

La relevancia del trabajo escenográfico continuó creciendo durante la Edad Media, en buena medida debido a que el arte estuvo al servicio de la religión y la Iglesia. Por ende, las representaciones tenían el propósito de conmover a la feligresía y afianzar los sentimientos devotos, representando los diversos misterios y relatos bíblicos del cristianismo.

Sin embargo, se puede considerar que el inicio de la escenografía como arte tuvo lugar en el Renacimiento. Diferentes aproximaciones a la obra teatral se utilizaron en la Inglaterra de Shakespeare, por ejemplo, a través de grandes tapices decorados, o combinaciones de cortinas negras y blancas para lograr diferentes efectos estéticos. Cuando era imposible representar el escenario (o el presupuesto no lo permitía), se recurría a un actor o personaje para anunciar o explicar al público dónde ocurrían los hechos de la obra.

En los siglos siguientes la escenografía ganó nuevos métodos y procedimientos, en especial debido a la nueva variedad de obras teatrales que surgieron, como la comedia del arte, la ópera y el ballet, que trajeron consigo nuevas necesidades escenográficas. La decoración fija pasó a ser móvil, por ejemplo, gracias al uso de los bastidores, técnica italiana que pronto se propagó en el siglo XVI por toda Europa. De hecho, hubo famosos escenógrafos italianos entre los siglos XVII y XVIII: Sebastiano Serlio, Bernardo Buontalenti, Baccio del Bianco, Ferdinando Burnacci y Giacomo Torelli.

Con la llegada del siglo XIX y de las nuevas tecnologías modernas, la escenografía cobró nuevas dimensiones, incorporando el aspecto visual y lumínico, y avanzando de la mano del Romanticismo hacia decorados más emotivos, menos realistas y más propensos a los efectos especiales. Las nuevas técnicas de iluminación, las nuevas formas teatrales (la ruptura de la cuarta pared, por ejemplo) y los inicios de la cinematografía revolucionaron para siempre el arte escenográfico, convirtiéndolo en más o menos lo que es hoy en día.

Tipos de escenografía

Un actor en un escenario está frente a una mesa y cuatro sillas.
La escenografía puede no remitir a ningún lugar específico.

La escenografía se puede clasificar, en primer lugar, según el tipo de representación artística a la cual sirva: escenografía teatral, escenografía operística, musical, etcétera. En cambio, atendiendo a sus criterios estéticos podemos clasificarla de la siguiente manera, independientemente del tipo de arte al que sirva:

  • Escenografías realistas. Son aquellas que se proponen reproducir de la manera más fiel y más verosímil la ubicación en que tiene lugar la obra. Son abundantes en detalles.
  • Escenografías abstractas. Son aquellas que no representan un lugar ni tiempo específicos, ni buscan asemejarse a la realidad. Por el contrario, plantean un espacio surreal, fantástico o irreconocible para que tengan lugar las acciones.
  • Escenografías funcionales. Son aquellas que están determinadas por las necesidades de un actor o una escena específicos, y que por lo tanto cambian de uno a otro, adaptándose a las necesidades expresivas de la obra y del montaje.
  • Escenografías minimalistas. Son aquellas que consisten en la menor y más sencilla cantidad de elementos, lo mínimamente indispensable para poder recrear mentalmente el lugar de la acción. En ellas suele haber pocos objetos y pocas interacciones entre el actor y el decorado.

Elementos de la escenografía

Un grupo de actores representa La Boheme en el teatro.
La escenografía abarca elementos tan diversos como los objetos usados y la iluminación.

Los elementos que componen toda forma de escenografía son los siguientes:

  • El decorado. Consiste en los referentes del fondo que aparecen en escena junto a los actores o artistas, simplemente para dar un contexto objetivo o subjetivo al contenido de la obra. Por ejemplo: telones de fondo, falsas paredes, árboles de plástico, proyecciones sobre un telón, entre otros.
  • La utilería. Consiste en los objetos que acompañan y permiten la acción de los personajes, ya sea que existan físicamente o que sean imaginados. Suelen tener un uso momentáneo y específico, como espadas, pistolas, joyas, monedas, entre otros.
  • La iluminación. Consiste en el conjunto de luces y reflectores que apuntan al escenario y permiten destacar ciertos objetos, lugares o actores del resto, o sumergirlos en una luz de un color específico, para suscitar ciertas atmósferas objetivas o subjetivas: una luz tenue puede sugerir la cercanía de la muerte, el rojo puede sugerir la rabia, entre otros.
  • El vestuario y el maquillaje. Consiste en el conjunto de técnicas usadas para alterar la apariencia del actor, haciendo que se parezca más al personaje, o bien para reflejar una situación específica o cambio en su conducta. Por ejemplo, un rey puede llevar una corona y una capa, pero si es destronado y desterrado, vestirá una ropa hecha jirones y tendrá un maquillaje oscuro para sugerir un estado de suciedad.
  • Los efectos de sonido. Consiste en los diversos efectos sonoros que pueden incorporarse a la obra para sugerir un evento o una situación, sobre todo cuando ocurren por fuera del escenario. Por ejemplo, pueden reproducirse truenos y sonidos de lluvia para anunciar una tormenta, o disparos y explosiones para demostrar que hay una guerra.

Sigue con: Artes plásticas

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Escenografía". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/escenografia/. Última edición: 6 de febrero de 2023. Consultado: 23 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 6 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)