Inicio >Cultura> Puntualidad

Concepto de Puntualidad


De la puntualidad hablamos cuando lo hacemos de una conducta o cualidad que hace que lleguemos puntuales a los lugares, al horario exacto. Estos seres se encuentran gobernados por instrumentos horarios como los relojes.

¿Qué es la puntualidad?

Se trata, en principio, de una cualidad adquirida por los seres humanos, que es considerada como la virtud de cumplir con la entrega de una tarea o cumplir con una obligación, dentro del tiempo estipulado y totalmente comprometido a la realización de ésta.

En algunas culturas, el tiempo no es tan importante como en otras y, por lo tanto, algunas personas dentro de dichas culturas se encuentran en la libertad de no cumplir con los plazos, como así tampoco con los horarios. En estas culturas no está mal visto llegar tarde a las reuniones, ni incumplir con los plazos de entrega.

Sin embargo, en las culturas donde la puntualidad es valorada, la falta de la misma es considerada una falta de respeto y consideración con otra persona, tarea u obligación; que hasta puede ser tomado como un insulto. El que llega tarde o no cumple con los plazos preestablecidos, se excluye de las reuniones o se le rechazan los trabajos; casi, de esta manera, penándolos socialmente por lo que se considera un incumplimiento de palabra.

Disciplina de puntualidad

La puntualidad es considerada un valor. Es una disciplina que consta de estar a tiempo para cumplir nuestras obligaciones: una cena familiar, una reunión de amigos, un trabajo que entregar, una reunión en la oficina, etcétera. Incluso hay empresas que les exigen a sus empleados, mediante la firma de un acuerdo, el hecho de llegar puntuales a sus trabajos cotidianos, siendo penados por la acción contraria.

Puntualidad

(La Puntualidad es un valor social.)

La idea de puntualidad, en la vida cotidiana, es una disciplina. Es decir, con el paso del tiempo, se puede lograr alterar un estilo de vida impuntual e ir, poco a poco, convirtiéndose a la puntualidad. Esto es tan necesario para crear nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia, debido a que nos permite disfrutar más los momentos de la vida cotidiana, organizados y sin estar a las corridas para llegar a horario.

La puntualidad requiere de una organización que va desde el nivel más pequeño de la vida en sociedad, hasta el nivel más grande que veremos después con los ejemplos de la puntualidad, según el lugar que ocupes en la comunidad. La puntualidad nos permite recuperar el valor del tiempo, asimismo realizar nuestros trabajos y actividades en condiciones adecuadas para poder hacerlas.

La falta de puntualidad indica un desinterés que muchas veces genera un puntaje negativo, en el caso de empleos y grandes actividades, así también como la molestia de los que trabajan con nosotros. Ni hablar de la impuntualidad en las reuniones de amigos y familia… la impuntualidad puede echar a perder relaciones y amistades con gran facilidad.

La puntualidad en la vida cotidiana

En los medios de transporte suele tomarse la puntualidad como valor importantísimo, ya que para los viajes de placer o de negocios muchas veces las combinaciones de medios de transporte son necesarias y eso, lamentablemente, no siempre depende de cuán puntual sea el usuario, sino que es responsabilidad de las empresas que nos brindan estos servicios.

Muchas compañías de aeronavegación se esfuerzan por crear una imagen de respeto al usuario, ofreciendo puntualidad entre sus valores principales, asemejándose a las garantías que ofrecen los trenes, que sí se jactan de tener una gran puntualidad en cuanto a las llegadas y partidas de sus formaciones.

Teoría de las colas

Dadas las condiciones de puntualidad antes descritas, deberíamos considerar que en todos lados el uso de la misma es importante. Entonces, cuando entramos en análisis de algunas cosas por las que esperamos a diario, nos encontramos con una anomalía que hasta puede hacernos enojar. Por ejemplo, al sacar el turno con el médico o comprar un pasaje para viajar en bus o avión, se nos requiere una cierta puntualidad para que no perdamos la cita ni el pasaje en caso de retraso, pero si los médicos tardan o el bus y el avión demoran, debemos esperar sin acusar ningún desagrado.

Con estos ejemplos queremos ejemplificar, valga la redundancia, la teoría de las colas, que explicita que los valores del tiempo, según seas cliente o proveedor, varían. Esto indicaría que el valor relativo sería simple de reducir si se utilizan proveedores (médicos, aviones, buses) adicionales, incrementando el costo del total a pagar por el recorrido, en el caso de los medios de transporte, y de tratamiento, en caso de los médicos y demás personas que se dedican a proveer servicios.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.