Inicio >Sociedad> Nepotismo

Concepto de Nepotismo


El término nepotismo ha sido la forma de hacer política durante mucho tiempo. Por estos motivos es necesario una definición precisa sobre qué es el nepotismo.

Origen del término “nepotismo”

Para entender el verdadero significado de un concepto siempre es buena idea recurrir a su etimología, ya que remitiéndonos a sus orígenes es donde entenderemos mucho más sobre el concepto en cuestión.

La palabra nepotismo se encuentra formada por el prefijo nepóte o nipóte, de raíz italiana (aunque algunos afirman que tiene antecedentes más antiguos y procede del latín nepos, que significa nieto). Este término se utilizaba para hacer referencia a los sobrinos, parentesco que tomó principal importancia en el Renacimiento en el ámbito del Vaticano, ya que eran los familiares del Papa los que obtenían los más altos cargos y mejores tierras.

El nepotismo es muy discutido hoy en día, llegando a ser asociado incluso con formas de corrupción. Se considera nepotismo al conjunto de prácticas políticas mediante las cuales se distribuyen cargos públicos y/o administrativos a familiares o amigos.

Nepotismo versus meritocracia

El término “nepotismo” se opone claramente a lo que se conoce como meritocracia, en la cual una persona obtiene su puesto en base a los éxitos personales y su desempeño.

Aunque hoy en día entendemos a la administración y el desempeño de las funciones públicas en base al mérito y la jerarquización, esto no fue siempre así a lo largo de la historia.

Esto responde a lo que muchos llaman “darwinismo social”, asociado al proceso de racionalizacón occidental y el desarrollo de la burocracia moderna, y como tal, es producto de la modernidad y la complejización que requirió.

Esto se debe al proceso de competitividad impulsado por el capitalismo moderno, entendiendo el desarrollo personal y la profesionalización como requisitos esenciales para ascender en la “pirámide social”.

Esto no era así en la antigüedad, donde el emperador o el soberano gobernaba con sus más allegados, ya que constituían su círculo de confianza. El rey, por ejemplo, constituía a su familia como nobles y dueños de tierra para afianzar su poder y el de sus herederos.

Como vemos, esto no era asociado a la corrupción, sino que era la forma ideal de la época para poder ampliar su poder sin verse amenazado por otras familias o grupos aristocráticos.

Ejemplos de nepotismo a lo largo de la historia

Uno de los ejemplos más antiguos de nepotismo lo encontramos en Pisístrato, quien al encontrarse a cargo de la ciudad-estado de Atenas, optó por brindar todos los títulos honoríficos y cargos políticos a sus amigos y familiares más cercanos con el fin de evitar que las familias clásicas de la aristocracia ateniense tomaran el poder. Casos similares sucedieron en la Antigua Roma.



Esto se vio continuado y acentuado aún más en la Edad Media y el Renacimiento por la Iglesia Católica. En este período se inaugura lo que se conoce como “dinastía papal”, en la cual un Papa elegía a uno de sus sobrinos (muchos decían que eran hijos naturales) para elevarlos en la jerarquía eclesiástica y así perpetuarse en el poder.

(Nepotismo. Ilustración)

(Nepotismo. Ilustración)

Uno de los casos más resonantes es la familia Borja y la serie de Papas que constituyó esta dinastía.

Napoleón Bonaparte desarrolló al máximo la idea de nepotismo, repartiendo su basto imperio entre sus familiares y amigos, siendo el caso más conocido José Bonaparte (o “Pepe botella”), quien fue rey de España.

Hoy en día el nepotismo es rechazado por gran parte de la sociedad, ya que atenta contra los valores democráticos y de mérito, siendo asociado más a la corrupción.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.