Teoría estructuralista de la administración

Te explicamos qué es la teoría estructuralista de la administración y sus características. Además, qué etapas atraviesan las organizaciones.

Clientes y empleados interactúan en una organización.
La teoría estructuralista ofreció una visión amplia y comprensiva del hecho administrativo.

¿Qué es la teoría estructuralista de la administración?

La teoría estructuralista de la administración (también conocida como el enfoque estructuralista de la administración) fue una forma de pensamiento organizacional que permitió superar la oposición clásica entre la teoría tradicional y la teoría de las relaciones humanas, a través de una visión más amplia y comprensiva del hecho administrativo.

Su fundamento fue entender las organizaciones como un sistema compuesto por partes que interactúan y se interrelacionan entre sí, y que no están totalmente cerradas respecto del afuera. Este cambio conceptual fue revolucionario en su momento y permitió el surgimiento de la llamada escuela sistémica.

Así como en muchas otras áreas del saber, como la psicología y la filosofía, el estructuralismo dejó una huella importante en el campo de la administración, y permitió la superación de teorías anteriores, como la teoría burocrática o la teoría de las relaciones humanas. De acuerdo al punto de vista estructuralista, los elementos de una organización pueden al mismo tiempo integrarse de manera productiva o de manera contraproducente, dado que la totalidad de la organización se determina a partir de la interrelación de sus partes.

De hecho, los estructuralistas concibieron la sociedad moderna e industrializada como una “sociedad de organizaciones”, de manera tal que una persona puede participar de manera simultánea en varias de ellas y en cada una desempeñar un tipo de rol específico. Esto representó el abandono del concepto de “grupos sociales”, en favor del de “organizaciones sociales”, lo cual ya suponía un cierto grado reconocible de estructura organizacional en cada una.

De hecho, para los estructuralistas, las organizaciones sociales habrían atravesado cuatro etapas constitutivas fundamentales:

  • La etapa de la naturaleza, en la cual la naturaleza le proveía directamente a la humanidad los recursos necesarios para su supervivencia. Los recolectores y cazadores simplemente tomaban lo que necesitaban en su estado salvaje.
  • La etapa del trabajo, en la cual el esfuerzo humano puede traducirse en mayores y mejores recursos obtenidos, y la organización de las sociedades comienza a depender de la repartición de las labores: unos producen la comida para todos, otros se dedican a defenderlos de los pueblos rivales, otros se dedican a gobernar, etc.
  • La etapa del capital, en la cual surge el capital y el dinero como factor preponderante de la vida organizada, lo cual permite el ahorro y la acumulación de valor para impulsar diferentes motivaciones posteriores.
  • La etapa de la organización, en la cual tanto naturaleza como fuerza y trabajo se someten a la organización, esto es, a la administración y la negociación, de cara a la mejoría y el crecimiento.

La teoría estructuralista de la administración estuvo representada por muchos nombres importantes del área, como James D. Thompson (1920-1973), Amitai Etzioni (1929-), Peter Blau (1918-) o Burton Clarke (1921-). También se vincula con esta perspectiva la obra de filósofos como Karl Marx (1818-1883) o Max Weber (1864-1920).

Ver además: Escuelas de la administración

Origen de la teoría estructuralista de la administración

Los orígenes de la teoría estructuralista de la administración se remontan a mediados del siglo XX, cuando la teoría de las relaciones interpersonales comenzó a perder su auge. Por lo tanto, se hizo necesario un nuevo esquema conceptual para superar la oposición entre esta teoría y la llamada “teoría tradicional”, en un escenario en el cual la corriente del estructuralismo ganaba terreno rápidamente en las ciencias sociales.

Características de la teoría estructuralista de la administración

A grandes rasgos, la teoría estructuralista de la administración se caracteriza por:

  • Fusiona diversos aspectos de la teoría burocrática y de la teoría de las relaciones humanas. Para esto propone el concepto de la organización social, a partir del cual entender el campo administrativo.
  • Comprende la organización como un sistema social abierto, que intercambia información con su entorno de manera continua.
  • Se plantea el concepto del “hombre organizacional”, que combina aspectos del “hombre administrativo” del conductismo, el “hombre social” de las relaciones humanas y el “hombre económico” de la administración científica.
  • Intenta alcanzar un balance entre los aspectos formales de la organización y los recursos humanos. Para esto, el personal recibe no solo incentivos materiales, sino también estímulos que dan sentido a su esfuerzo.
  • Hace hincapié en los máximos resultados posibles, comprendidos como una consecuencia de dar con la estructura adecuada.
  • Comprende el conflicto dentro de la organización como un proceso natural y válido, que saca a relucir las dificultades organizacionales, profesionales o del tipo que sean, y permite su pronta resolución.

Sigue con: Teoría clásica de la administración

Referencias

¿Cómo citar?

"Teoría estructuralista de la administración". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/teoria-estructuralista-de-la-administracion/. Última edición: 7 de febrero de 2023. Consultado: 23 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 7 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)