Concepto de
Sistema cerrado

Te explicamos qué es un sistema cerrado, sus características y diversos ejemplos. Además, qué son los sistemas abiertos y aislados.

sistema cerrado
Un sistema de refrigeración es cerrado aunque intercambie energía con el medio.

¿Qué es un sistema cerrado?

Cuando empleamos el término sistema cerrado, nos referimos a una porción del universo tomada para su estudio como algo separado del resto, es decir, un sistema cuyo rasgo característico es no permitir un intercambio libre con el entorno. Es decir, se trata de un sistema apartado del resto del entorno, cerrado sobre sí mismo: todo lo contrario a los sistemas abiertos.

Esta aproximación a la realidad proviene de la Teoría General de Sistemas, una perspectiva interdisciplinaria surgida a mediados del siglo XX, y aplicable a las ciencias naturales y a las ciencias sociales por igual. Un sistema totalmente cerrado, es decir, aquel que no permite ningún tipo de intercambio con el ambiente, se denomina sistema aislado.

La idea de un sistema totalmente cerrado es útil únicamente como una abstracción: uno puede considerar un sistema como cerrado para poder centrarse en sus elementos internos, sin tomar en consideración el afuera, siempre y cuando el funcionamiento del sistema lo permita.

Por esa razón, en las ciencias naturales como la física se llama sistema cerrado a aquellos que intercambian únicamente energía (calor, por ejemplo) con el entorno, y no materia. Mientras que en las ciencias sociales, los sistemas cerrados son aquellos que gozan de cierto margen de autonomía, es decir, que no requieren de una constante inyección de recursos provenientes del afuera, o que no permiten el ingreso de elementos foráneos al mismo.

Ver además: Pensamiento sistémico

Características de los sistemas cerrados

Los sistemas cerrados se caracterizan por lo siguiente:

  • Se hallan claramente separados del entorno, ya sea mediante barreras o separaciones, o simplemente porque poseen límites muy claros entre el adentro y el afuera. En todo caso, ningún elemento significativo puede cruzar dichos límites, ni de adentro hacia afuera, ni viceversa.
  • En algunos casos puede haber intercambio de energía, pero no libremente y tampoco es posible el ingreso de nuevos recursos del afuera.
  • Se trata, por lo tanto, de sistemas autónomos, que no requieren de nada que no esté dentro del sistema mismo. Por lo tanto, sus recursos son limitados.
  • Los sistemas totalmente cerrados se denominan aislados y existen sólo en un plano teórico.

Ejemplos de sistemas cerrados

En sus distintos ámbitos de aplicación posibles, constituyen ejemplos de un sistema cerrado los siguientes casos:

  • Desde un punto de vista filosófico, no existe ningún otro sistema cerrado que el universo: lo que hay en él es todo lo que existe, por lo tanto nada ingresa ni sale de su sistema (que sepamos, al menos): no existe un afuera del universo.
  • En termodinámica, se consideran sistemas cerrados a los que solamente intercambian energía, pero no materia, con el entorno. Tal es el caso, por ejemplo, del gas que circula en un circuito de refrigeración (un refrigerador, por ejemplo), en el cual no es posible que el gas (la materia) escape, pero sí la energía (en forma de calor, generalmente en la parte trasera del aparato).
  • En el mundo empresarial, se consideran como organizaciones cerradas a las empresas que no poseen ningún tipo de diálogo o injerencia en su entorno, limitándose a sus funciones propias sin importar realmente en donde se encuentren.
  • En computación, se consideran sistemas cerrados a aquellos sistemas informáticos que no permiten el ingreso y egreso de la información, por lo que no se hallan en conexión con ningún otro sistema. También es común usar el término para referirse al software tradicional, en oposición al software de código libre, que permite a los usuarios intervenir en su programación.

Sistemas abiertos

sistema abierto cerrado aislado
Los sistemas se diferencian por su interacción con el medio.

Los sistemas abiertos, como dijimos al principio, son todo lo contrario de los cerrados. En ellos no existen límites ni impedimentos que impidan el libre tránsito de la información entre el adentro y el afuera, y por lo tanto son sistemas de recursos infinitos, pero externos, en constante conexión con el entorno.

Más en: Sistema abierto

Sistemas aislados

Los sistemas aislados son una consideración de la física termodinámica. Se llaman así porque están demasiado alejados de otros sistemas como para interactuar eficazmente con ellos. En otros casos poseen fronteras que restringen el intercambio entre el adentro y el afuera, como en el caso de los aislantes térmicos que impiden la pérdida de calor de un envase térmico, en la ropa térmica de invierno, o en los bordes de un refrigerador.

Más en: Sistema aislado

Referencias:

¿Cómo citar?

"Sistema cerrado". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sistema-cerrado/. Última edición: 16 de julio de 2021. Consultado: 02 de agosto de 2021.