Concepto de
Jerarquía

Te explicamos qué es la jerarquía, su origen y la organización jerárquica. Además, la jerarquía social, en las empresas y de valores.

jerarquia
La jerarquía es una forma de entender el orden.

¿Qué es la jerarquía?

La jerarquía es un modo de organización en el que se aplica una subordinación de los elementos respecto del peldaño superior, es decir, es una estructura en la que cada elemento se encuentra subordinado al anterior. Cualquier estructura que se rija por la noción de jerarquía puede ser considerada una organización jerárquica, ya sea un ejército, una categorización de objetos, o un organigrama empresarial.

La palabra “jerarquía” proviene de los vocablos griegos hierós (“sagrado” o “divino”) y arkhei (“orden” o “mando”). Es decir que inicialmente se entendía como el mandato divino, o sea, al poder que ejercían los clérigos encargados de los ritos sagrados de la antigua religión griega.

Sin embargo, la noción de jerarquía no nació en ese entonces, sino que está presente en las organizaciones e ideas humanas desde el inicio de los tiempos: es una forma de entender el orden, que subordina algunos elementos a otros.

Así, por ejemplo, la organización jerárquica se puso en práctica a la hora de construir sociedades en las que un caudillo, un faraón o un consejo de ancianos gozaba de poder y autoridad política por encima del resto de los pobladores.

También se utiliza al clasificar los materiales conocidos, yendo del más al menos puro, o a la hora de clasificar a los animales, en lo que hoy en día conocemos como el árbol evolutivo de las especies. Quizá el caso más natural de jerarquía sea el surgido en el seno de la familia, en el que los padres vinieron antes y ejercen autoridad sobre los hijos.

Hoy en día, en todo caso, la jerarquía forma parte de todos los ámbitos de nuestra vida y se pone en práctica constantemente, ya sea como un orden natural de las cosas o, por el contrario, como una forma de organización humana.

Ver además: Estructura organizacional

Jerarquía de valores

En el ámbito personal, una jerarquía de valores o escala de valores es la clasificación de los intereses individuales entre más y menos importantes, de acuerdo con el peso que tengan para nuestra subjetividad. Por ejemplo, una persona puede valorar a su familia por encima del dinero y el ocio, mientras que otras pueden considerar el dinero como lo más importante en sus vidas.

Toda jerarquía de valores comprende un conjunto de elementos que deben ordenarse de acuerdo a las consideraciones morales, afectivas, intelectuales o incluso ideológicas de una persona o de una colectividad. Así se establece una clasificación respecto a qué es prioritario y qué secundario, o sea, qué cosas tienen jerarquía sobre las demás.

Jerarquía social

jerarquia social
La jerarquía social medieval era mucho más rígida que hoy.

Una jerarquía social es aquella que organiza y estratifica a los miembros de la sociedad. Este orden determina y es determinado por el lugar que cada individuo tiene en los procesos productivos, o bien en el poder político. Puede ser más o menos rígido, dependiendo de si permite que los subordinados asciendan al rol de sus superiores, o si entiende la sociedad como una clasificación inmóvil.

Las clases sociales de la sociedad industrial, por ejemplo, constituyen un orden jerárquico móvil, en el que (por difícil que pueda ser) una clase puede ascender (o descender) a otros peldaños, y existe cierto margen de maniobra. En cambio, la sociedad estamental y de castas que existió durante el medioevo europeo estaba fuertemente jerarquizada, distinguiendo a la nobleza de los plebeyos de acuerdo a su nacimiento y sin permitir movilidad entre castas.

La jerarquía social es inmanente al orden social y a la estructura de las sociedades, y no podemos pensar la vida sin ella. Sin embargo, no necesariamente de un único tipo: puede haber jerarquías más justas e igualitarias, o jerarquías brutales y verticales.

Jerarquía en las empresas

De manera similar a las sociedades, las empresas y organizaciones tienden a regirse a lo interno por una jerarquía organizacional, es decir, por una estructura que establece jefaturas y subordinados para cada área productiva de la empresa. Dicha estructura tiende a ser piramidal, ganando autoridad y responsabilidades a medida que se asciende hacia la cima, en donde están los CEO o gerentes generales.

Así, las tareas y responsabilidades son repartidas de una manera específica. Además, se sectoriza la autoridad para que, a medida que se asciende hacia la cima, la perspectiva de la empresa pueda ser más general y se enfrasque menos en los detalles.

Sin embargo, esto no quiere decir que todos los estilos de gerencia y jefatura deban ser iguales. Por ejemplo, una jerarquía que sea tenida por desigual o injusta, que incomunique a los distintos sectores de la empresa o que fomente un clima de trabajo opresivo y policial, será un factor perjudicial para el bienestar de la organización.

De hecho, hoy en día, muchas empresas apuestan por la innovación en materia gerencial y jerárquica, es decir, por estructuras suaves y dinámicas que propicien el diálogo y el sentido de pertenencia en el equipo de trabajo, en lugar de la sensación de que se va a acatar las órdenes de un tiránico capataz.

Sigue con: Organización administrativa

Referencias:

Última edición: 21 de enero de 2021. Cómo citar: "Jerarquía". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/jerarquia/. Consultado: 27 de febrero de 2021.