Concepto de necesidad

El término necesidad proviene del latín y es sin duda altamente polisémico, ya que reconoce múltiples acepciones según el ámbito del que se trate. En primer lugar puede decirse que refiere a los impulsos imposibles de controlar, es decir, a aquellas acciones que son imprescindibles para la vida de las personas. Consciente o inconsciente, la persona realiza esfuerzos en la dirección de suplirlas, ya que la carencia puede prolongarse por un tiempo determinado, pasado el cual repercutirá negativamente física o espiritualmente en la persona. Dentro de este grupo de necesidades básicas se puede hacer una división concreta:

  • Necesidades fisiológicas: Comprenden todo aquello que es necesario para el adecuado funcionamiento del cuerpo humano; de no suplirlas, el sujeto tendrá problemas físicos. Incluye la alimentación, el saciado de la sed, la vestimenta o la evacuación. Satisfacer estas demandas básicas y naturales resulta esencial, y a los elementos vinculados con estos requerimientos se los suele denominar como de primera necesidad.
    • Necesidades afectivas: Tan importantes como las anteriores, la natural pertenencia a grupos hace que aparezcan valores como la amistad, el amor, el compañerismo.
    • Necesidades de seguridad: Al ser conscientes de la propia muerte, las personas sienten la necesidad básica de que eso resulte algo lejano. Es por esto que se configuran mecanismos de cuidado y protección.
    •  Necesidades de autorrealización: Las personas necesitan que el esfuerzo que realizan sea reconocido de alguna manera, pues eso construye su integridad psicológica.

También se utiliza el término para referirse a las acciones que no son demandadas de forma innata, sino a través de un proceso consciente. Por ejemplo ir a trabajar, para las personas adultas que alimentan a su familia con el fruto de su trabajo, resulta una necesidad.

El derecho ha puesto el foco en la necesidad de las personas. En el ámbito judicial se considera al estado de necesidad extrema como una situación única, que eventualmente podría ser utilizada como un argumento de defensa en un juicio, o un atenuante. A menudo se reclama que el Estado garantice la satisfacción de las necesidades básicas de los ciudadanos.

La microeconomía considera a las necesidades como la diferencia entre el estado real y el deseado. De este modo, se cree que las necesidades son infinitas y que tienen un carácter cualitativo (las personas conocen con qué satisfacer sus necesidades), cuantitativo (conocen cuánto necesitarán de cada una) y una intensidad (variará la fuerza de la necesidad según lo compleja que sea la carencia).

Vinculado a ello, en el campo del marketing se ha teorizado y profundizado acerca de las necesidades de las personas sobre una base específica: si resultan de la diferencia entre los estados reales y los deseados, pueden modificarse a medida que se desee más, lo que redundará en más ventas. De este modo es como se fundamenta la publicidad, con la idea de crearle necesidades al individuo. A veces las necesidades se perciben como limitadas circunstancialmente, porque se siente que han sido saciadas por el momento. Sin embargo, surgen o a se imponen muchas veces las denominadas necesidades complementarias, generalmente de la mano de los procesos de innovación tecnológica, que hacen que la compra de determinado producto exija la compra de otro u otros.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: