Inicio >Ser humano> Egoísmo

Concepto de Egoísmo


El egoísmo es un excesivo y sobrenatural amor a uno mismo, descuidando a los demás y exagerando el interés propio. Al hablar de egoísmo podemos hacer referencia distintos significados, entre los cuales se encuentran: el egoísmo biológico, el egoísmo psicológico, y el egoísmo como la discapacidad de situarse en el lugar del otro.

Egoísmo

(Ser egoísta.)

Definición de egoísmo

  • Cuando nos referimos al egoísmo biológico, hablamos de poner nuestras intenciones sobre la de los demás con el fin de sobrevivir. Este tipo de egocentrismo es distinto a los demás por ser de origen genético. En nuestra genética reside un instinto que nos impone sobrevivir a cualquier costo; que, en casos extremos, es inevitable desobedecerlo.
  • En lo que concierne al egoísmo psicológico, nos referimos a la búsqueda de la comodidad propia a costa del sufrimiento de otras personas. Estos casos son los más habituales en la sociedad de hoy. Por ejemplo, un grupo de empresarios que busca enriquecerse a costa de mano de obra con remuneraciones indignas.
  • Por último, está el egoísmo como la ausencia de la facultad de pensar como una persona ajena. Este problema es muy grave, ya que impide la posibilidad de cambiar de opinión o de cambiar un pensamiento o concepción errónea.

Si buscamos una definición general de egoísmo, se podría decir que es el comportamiento de la búsqueda constante del autobeneficio.

La persona egoísta atiende sólo a sus intereses personales. Pone su persona en primer lugar, segundo y tercero. Es muy probable que este tipo de personas, actuando de forma egoísta, deteriore las relaciones personales que pudo llegar a construir con mucho esfuerzo.

El egoísta sabe que es posible que las personas de su entorno busquen alejarse, por lo que aprende a manipular a las personas que lo rodean en cuanto al egoísta le convenga, para mantener a las personas cercanas a él y no sentir sentimiento de culpa, que al fin y al cabo queda al descubierto ya que el egoísta sólo puede pensar en sí mismo.

El ego

Una persona egoísta es adulador de su propio ego, alcanzando los límites del narcisismo. Se caracteriza por analizar todos los hechos vividos y acomodarlos e interpretarlos a la realidad que sólo puede ver el ego propio. Siempre el “yo” se localiza en el centro de los objetivos e intereses, sobre todas las personas que se encuentran en su entorno. Esto no quiere decir que bajo esta muestra de superioridad otorgada por uno mismo no se oculte el sentimiento de sentirse inferior.

  • El egoísta, de cierta forma, rechaza una de las cosas más lindas e importantes que puede tener un ser humano, porque no es una persona apta para muchos sentimientos naturales de las personas, como el amor o la compasión.


Para una persona egoísta, nada es por casualidad. Más allá de que todos hemos pasado por un sentimiento o momento de egoísmo, para aquel quien vive del ego, no es ocasional. Ser egoísta es un estilo de vida, sentir que uno es el centro del cada situación es típico de una persona con estas características, de esto proviene el término egocéntrico. Toda actividad que realice está destinada al beneficio propio, sea o no detectado por los demás.

Egoísmo luchador

A veces, las personas egoístas son vistas por la sociedad como luchadores. A los ojos de los demás son sujetos con un gran sentido de liderazgo, actitud enérgica, y a veces inclusive se los ve con respeto y adulación. Más allá de ser tomados por algo que realmente no son, las personas egoístas buscan conseguir su objetivo (cabe destacar que es firmemente personal) a través de ciertos planes o estrategias. Además de esta característica típica de este estilo de egoístas, los luchadores no realizan su lucha “a favor de”, más bien lo hacen “en contraposición a”, siempre intentando alimentar ese ego que realmente nunca se sacia. Una persona egoísta se define como adicta a ella misma.

Egoísmo pasivo

Un egoísta pasivo tiene como fin el mismo objetivo que el egoísta luchador, con la diferencia de que no tiene los medios para llevarlos a cabo que posee el anterior. El egoísta pasivo es aquel que tiene un aspecto de víctima, dice sentir constante tristeza y rechazo por todo el mundo. Busca la atención de todas las personas que lo rodean, especialmente los amigos, la familia y su pareja. Este tipo de egoísmo es muy similar a las características de dependencia emocional.

Es probable que los sentimientos de tristeza, inferioridad y debilidad surjan en la infancia del egoísta pasivo. A veces, no recibir la suficiente atención por parte de los padres, casos de abusos sexuales, fallas del aprendizaje y una negación a uno mismo, pueden desarrollar en el sujeto la búsqueda de algún acto que le brinde aquello que le fue arrebatado, como por ejemplo la atención de sus padres.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.