Inicio >Sociedad> Demagogia

Concepto de Demagogia


La palabra demagogia hoy en día tiene connotaciones negativas pero no siempre fue así. Podemos encontrar en la historia ejemplos de su uso positivo, pero antes debemos definirla.

El término demagogia viene del griego demos que significa pueblo y ago que significa conducir, “conducir al pueblo” sería su acepción más acertada. La conducción del pueblo no tiene nada de malo o incorrecto siempre que no sea utilizada para satisfacer necesidades personales. Sin ir más lejos se han señalado a Ghandi y Jesucristo como buenos demagogos, ya que conducían al pueblo de forma bienintencionada. Es así cómo la demagogia no es buena ni mala en sí misma, sino que depende de las características del sujeto que la practique.

¿Qué es la demagogia?

En los tiempos que corren el significado de demagogia ha pasado a ser negativo. Hoy llamamos demagogia a la conducción de las masas mediante un gran aparato propagandístico y la exaltación de ciertos sentimientos como prejuicios, miedos y esperanzas. El hecho de ganar de esa manera el apoyo popular no es bien visto y no se cree que los gobiernos que utilicen esas herramientas representen los intereses del pueblo que los eligió. Exaltar pasiones populares, como por ejemplo el nacionalismo o la supremacía de alguna raza, está muy mal visto políticamente, ya que históricamente han dado resultados muy perjudiciales para las naciones como las guerras mundiales.

Se dice que fue Aristóteles el que definió el concepto de demagogia por primera vez, oponiéndolo a la democracia y relacionándolo con la tiranía. Aristóteles justificaba esto argumentando que un gobierno al servicio de las masas podía ganar su favor simplemente halagándolos o exaltando sus sentimientos más arraigados, lo que finalmente le entregaba el poder a un sector que iba a mezquinarlo y utilizarlo para su provecho, convirtiendo el gobierno en una tiranía.

Un gobierno virtuoso defendería los intereses de la mayoría, en cambio un gobierno desvirtuado sólo de unos pocos. Estas diferenciaciones a menudo se hacían entre pobres y ricos, el demagogo ganaba el favor de los pobres a través de promesas que no iba a cumplir o el uso de la retórica pero una vez en el poder beneficiaba a la parte rica de la sociedad.

Características de la demagogia en el sentido actual

Está íntimamente relacionada con la falsedad y la ambición de los aspirantes al poder. Cuando un político en campaña hace promesas basándose en los anhelos de los sectores populares, los otros sectores lo llaman demagogo. Esto se acentúa si las promesas son irrealizables o perjudiciales para la Nación.

En algunos países incluso se ha utilizado la demagogia para justificar golpes de estado que dieron lugar a gobiernos fascistas o autoritarios.

Formas de demagogia

Demagogia

(Demagogia. Ilustración.)

  • Falacias: una falacia conecta argumentos de forma ilógica, incorrecta o tendenciosa. Un argumento falaz también puede adoptar premisas inaceptables. Entre las falacias utilizadas como forma de demagogia tenemos el argumento ad verecundiam, el argumento ad hominem, la petición de principio, la causa falsa y la apelación a una autoridad irrelevante.
  • Redefinición del lenguaje: es muy común en la política ver la eliminación o modificación del significado de palabras que forman parte del argumento que se les opone. Puede redefinirse uno o varios de los conceptos y argumentos opositores.
  • Demonización: en este sentido es correcto decir que es la táctica más utilizada de demagogia. Consta en relacionar a los grupos opositores con valores negativos, convertirlos en el enemigo, lo peor.
  • Omisiones: una omisión consta de preservar o manipular el flujo de información con la finalidad de dar una imagen incompleta y errónea de algo. Esta acción es voluntaria y resulta conveniente para los objetivos políticos del demagogo.
  • Falso dilema: para crear un falso dilema se toman dos opciones posibles para resolver una cuestión. Una será la propuesta por el grupo político demagogo, la otra será catastrófica o la opción del grupo opositor (demonizada previamente). Esta manipulación da la sensación de sólo tener una opción viable, quita la posibilidad de elegir libremente y además fracciona la realidad para convertirla en una versión más simplista y acortada.
  • Estadística fuera de contexto: los demagogos utilizan estadísticas fuera de contexto como argumento “innegable” para convencer a las masas. Consta de tomar los datos y relacionarlos a la fuerza con una hipótesis propia.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.