Concepto de bienes

En su tercera acepción, el Diccionario de la RAE indica que el concepto ‘bien’ significa “patrimonio, hacienda, caudal”, y que tiene en esa acepción un uso mayoritario en plural, es decir, como ‘bienes’. Podría decirse, entonces, que son bienes aquellas cosas que están en el mundo y son susceptibles de ser apropiadas.

La economía diferencia, a grandes rasgos, dos clases de bienes: los libres y los escasos. Los primeros son los que están en la naturaleza y su apropiación se puede hacer sin esfuerzo alguno (como respirar), mientras que los escasos son todos los que, por estar limitados o por su complejidad para satisfacer las necesidades humanas, tienen un valor económico. Es por esto que la economía se centra solamente en los segundos, llamándolos –justamente– bienes económicos.

Es posible clasificar a los bienes de acuerdo a distintos criterios, como pueden ser:

  • La exclusividad, diferenciando a los privados, que tienen un dueño legítimo, con respecto a los públicos, que no excluyen a nadie en el uso.
  •  La relación con el ingreso (es decir, el nivel de necesidad real de tenerlos), con una serie de grados que van desde los de primera necesidad (como el alimento o la vivienda) hasta los de lujo, pasando por los de demanda normal.
  • La relación con la demanda de otros bienes; en este sentido, los bienes pueden ser complementarios (cuando requieren de otro para cumplir su función) o sustitutivos (cuando pueden ser reemplazados directamente por otro).
  • La función productiva, relacionada con el anterior. No es igual en los bienes de consumo (últimos en la cadena, comprados para ser consumidos o comercializados para su consumo) que los de capital (necesarios para la producción de otros, como las máquinas).

El mundo del marketing realiza una caracterización un poco más amplia. Los bienes son todo aquello susceptible de ser comercializado, e incluye a los bienes económicos pero también lo extiende a los servicios, los lugares, las ideas e incluso a las personas. A partir de esta definición se consideran una serie de atributos que deben tener los bienes para ser más seductores, y dejar bien claros los beneficios que traen de ser adquiridos. Los especialistas en marketing serán los que determinan las alternativas respecto a lo que los consumidores esperan y lo que están dispuestos a conseguir. Se cree que los bienes, indefectiblemente, tienen un ciclo de vida en el mercado, que comprende su introducción, una fase de crecimiento, un auge y luego un declive, hasta su retiro del mercado.

Otro ámbito que utiliza el concepto es el derecho, para referirse a los bienes jurídicos, objetos corpóreos o incorpóreos susceptibles de un derecho patrimonial. El conjunto de bienes de una persona constituye su patrimonio. Este patrimonio puede catalogarse, subdividirse y sobre él existe una responsabilidad. La ley de cada país es la que establece la clasificación jurídica de los bienes:

  • Los bienes muebles son los que pueden ser trasladados de un lugar a otro, mientras que los inmuebles (también llamados bienes raíces) permanecen estáticos en el espacio. Como tercer grupo aparecen los bienes semovientes, esto es, ganado de cualquier especie.
  • Los bienes fungibles son los que pueden ser sustituidos por similares (producciones en serie, peso y altura estipulada), en tanto los infungibles son los que no (obras de arte, por ejemplo).
  • Los bienes divisibles son los que pueden separarse en varias partes que cumplan la misma función, y los indivisibles son los que no tienen esa posibilidad.

Casi todas las ramas del derecho tienen vínculo con los bienes, y se ocupan de las relaciones de las personas con ellos: la cesión de bienes, la transferencia de bienes, la separación de bienes o la colación de bienes son algunos ejemplos.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: