Inicio >Sociedad> Asertividad

Concepto de Asertividad


A pesar de que la Real Academia Española aún no reconozca este término, la palabra asertividad tiene un significado en lo que respecta a la comunicación y la relación que mantenemos con otras personas. Este concepto proviene del adjetivo asertivo, palabra que es sinónimo de afirmativo. Asertividad se podría definir como el estado intermedio entre dos conductas sociales totalmente opuestas, la agresividad y la pasividad. A continuación, daremos más características de este interesante concepto.

Asertividad

(Asertividad laboral.)

¿Qué es la asertividad?

La asertividad es un comportamiento, una conducta que toman las personas con el fin de hacer valer sus propios derechos, pero siempre con respeto hacia los de los demás. Es decir, la persona asertiva manifiesta sus convicciones pero sin agredir a los otros. A su  vez, no se someten a la voluntad de otras personas, sino que tienen como prioridad la propia.

El principal rasgo de la asertividad es el equilibrio, ya que de esta manera es como deciden expresarse. Es recomendable debido a que, al no ser una conducta agresiva ni una demasiado pasiva, el nivel de estrés luego de una situación de conflicto es prácticamente nulo. Esto es la consecuencia de poder expresar sus molestias y lograr que se escuchen sus voces pero sin segundas intenciones, como perjudicar o hacerle mal al otro. La idea es comunicar sus sentimientos e intenciones y así, poder defender sus propios intereses.

No se necesita nacer con esta cualidad, ya que es una práctica que se puede ir adquiriendo con dedicación, esfuerzo y un poco de tiempo. La idea es hacer comprender a las personas que deben defender sus derechos cada vez que crean que una situación es injusta o inadecuada. Las personas que pueden encontrar este comportamiento como algo simple de lograr suelen ser aquellas con un buen autoestima o incluso aquellas que defienden una ideología o religión en especial. Algunas de las razones por las que una persona no puede gozar de esta facultad es por falta de confianza, seguridad en uno mismo o además, no tener un objetivo o meta en particular como para poder defenderlo y protegerlo sin importar la posibilidad de un futuro conflicto.



No hay ninguna duda de que en el ámbito donde más se necesita tener este comportamiento es en laboral y el profesional. La razón es que para alcanzar los objetivos personales, se debe tener una actitud entusiasta, emprendedora y además, saber relacionarse de manera adecuada con los demás, tanto con nuestros pares o con las personas que poseen cargos superiores. Sin embargo, en algunas ocasiones, con tal de evitar conflictos con nuestros jefes o personas a cargo, nos guardamos opiniones y obedecemos aunque no corresponda. Esto es un grave error ya que no sólo no respetamos nuestros derechos sino que además nos puede hacer mal a la salud y al bienestar propio.

¿Cómo ser asertivo?

Algunas recomendaciones para poder lograr una vida con asertividad son: interrumpir a la persona que nos está hablando si es que lo creemos necesario con el fin de pedir una explicación o de compartir nuestra opinión, pedir ayuda o consultas si estamos atravesando un momento complicado, permitirnos el derecho de poder decir “no” sin miedo a las consecuencias y por último, siempre tendremos el derecho a tomar decisiones, priorizando nuestro bienestar antes que lo que creemos que es nuestro deber.

Nunca está de más aclarar que no recomendamos ser asertivos en casos donde defender nuestros derechos implique hacer ilegalidades o tener como consecuencias violencia y agresión. Siempre es importante encontrar el momento justo y la situación adecuada para poder tener este comportamiento.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.