Concepto de
Asertividad

Te explicamos qué es la asertividad y en qué consiste ser asertivo. Además, su definición según la RAE y qué es la comunicación asertiva.

asertividad
La asertividad busca lograr una comunicación eficiente y beneficiosa para todos.
  1. ¿Qué es la asertividad?

Cuando se habla de asertividad por lo general se hace alusión a un modelo comunicativo que busca un balance ideal entre las posturas agresivas y pasivas de comunicación, para mantener un proceso franco, equitativo y respetuoso de intercambio de información.

Esto significa que la comunicación asertiva es un modo de lidiar con los demás, de decir lo que se quiere y de manejar la propia emocionalidad para lograr una comunicación eficiente y beneficiosa para todos.

La asertividad parte de la idea de que todo individuo tiene derechos propios e inherentes que deben ser respetados, lo cual incluye naturalmente al emisor. Existen, según esto, dos tipos de modelos comunicativos tradicionales:

  • Modelo agresivo. Aquel que contempla muy bien los derechos propios, pero muy poco los del otro. Es un modelo egoísta, narcisista, que suele agredir a los demás o violentarlos verbalmente para imponer la comunicación. Suele ser desgastante para todos los involucrados y dañar las relaciones interpersonales.
  • Modelo pasivo. Aquel que se somete a los designios de los demás, contemplando bien sus derechos pero muy pobremente los propios. Este modelo puede ser visto como “falto de espinazo”, tímido o dubitativo, y por lo general resulta ineficaz o ambiguo, a menudo conduciendo a un modelo agresivo después para compensar.

De este modo, la asertividad propone una vía intermedia entre agresividad y pasividad, basada más en la razón, la palabra hablada y la comunicación franca, sin ceder a las emociones del momento, pero sin tampoco negarlas o subvalorarlas. Para ello, se propone un modelo de comunicación centrado en los hechos y no en las consideraciones, en la expresión de los sentimientos y no en la agresión.

Ver además: Comunicación Interpersonal.

  1. Ser asertivo

asertividad
La asertividad está vinculada a la autoestima.

La asertividad se entendió inicialmente como un rasgo de personalidad, lo cual suponía que algunos la tienen y otros, simplemente, no. Eso no significa que no pueda desarrollarse. Luego, sin embargo, se determinó que no era así: la misma persona podía ser asertiva en unas situaciones y en otras no, dependiendo.

Esto se debe a que la asertividad está vinculada a la autoestima, la madurez y otros componentes de la personalidad que influyen en el modo en que nos comunicamos y en el lugar que nos damos a nosotros mismos. Y dichos factores no siempre son los mismos ni operan igual.

  1. Asertividad según la RAE

El diccionario de la Real Academia Española define la asertividad como una “calidad de asertivo”, es decir, “Afirmativo” o “Dicho de una persona: que defiende su opinión de manera firme”.

De allí pareciera desprenderse que la asertividad tiene que ver con la capacidad de plantear de manera clara y firme lo que se tiene que decir, para gozar del respeto ajeno, sin violentar a los interlocutores, pero tampoco sometiéndose a ellos.

  1. Comunicación asertiva

asertividad
Cuando vemos a la otra persona con atención demostramos y generamos interés.

Algunas recomendaciones para desarrollar una comunicación asertiva son las siguientes:

  • Mantener contacto visual. Cuando hablamos con alguien y lo vemos con atención, no de una manera agresiva o invasiva, sino simplemente haciéndole entender que nos interesa lo que dice, demostramos y generamos interés, lo cual retroalimenta nuestras expectativas comunicativas, ya que a la vez nos sentimos incluidos y parte de lo comunicado.
  • Mantener una postura corporal abierta. Los brazos cruzados sobre el pecho, gestos rígidos o distantes sabotearán la comunicación, pues son formas no verbales de demostrar desinterés o rechazo por el otro. Lo mismo ocurre al ser emisores: una postura corporal abierta invitará al otro a escuchar, mientras que una cerrada lo desalentará de inmediato.
  • Tener objetivos al comunicarse Saber qué es lo que se quiere decir es el mejor paso previo para comunicarse, ya que si no sabemos qué es lo que queremos lograr, nos costará mucho más transmitirlo, y es posible que deambulemos, perdamos el hilo o dudemos a la hora de hablar.
  • Balancear la comunicación. Esto pasa por tener consciencia de cuánto tiempo hablamos y cuánto tiempo escuchamos al otro, para no ser pasivos ni tampoco ser abrumadores.
  • Modular la voz. Conservar un tono de voz audible, pero no gritado, pronunciando entera y correctamente en lugar de rápido y sin modular, son estrategias clave para que el otro tenga interés en escucharnos, pueda hacerlo efectivamente y de paso nos conceda una cuota importante de atención, que retroalimentará positivamente nuestro deseo de ser activos (o serlo menos, en el caso de la gente agresiva) dentro del proceso comunicativo.
  • No ceder a las emociones. En lugar de reclamar o reprochar, o peor aún, insultar, sería siempre mejor describir la situación acontecida y lo que ella nos hizo sentir, y posteriormente ir directo hacia lo que queremos para que no se repita. De este modo garantizamos que el otro sepa qué queremos, qué sucedió y no se enfrasque en defenderse de un ataque repentino.

Más en: Comunicación Asertiva.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Asertividad". Recuperado de: https://concepto.de/asertividad-2/


Citar

Citado APA: (A. 2018,11. Concepto de Asertividad. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,12, de https://concepto.de/asertividad-2/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,11. Concepto de Asertividad. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.