Proverbio

Te explicamos qué son los proverbios, cómo se transmiten y cómo se usan. Además, te contamos el origen del término y ejemplos famosos.

Una mujer mayor transmite sabiduría popular a una niña a través de proverbios.
Los proverbios pertenecen a la sabiduría popular, transmitida oralmente de generación en generación.

¿Qué es un proverbio?

Un proverbio es una frase breve e ilustrativa, es decir, un dicho, máxima, refrán, adagio o sentencia, desprovisto de autor y que, por lo tanto, pertenece a la sabiduría popular, transmitida oralmente de generación en generación. Se trata de un tipo de paremia, o sea, de frase breve, ingeniosa e instructiva, pero se distingue del aforismo, pues este último casi siempre tiene un autor explícito.

Los proverbios se dicen ante situaciones que invitan a la reflexión, ya que son una forma de resumir, en una sentencia a menudo figurada o metafórica, el aprendizaje o la conclusión que de dicha situación puede obtenerse. Por ejemplo, el proverbio “agua que no has de beber, déjala correr” evoca en una rima breve una suerte de moraleja: aquello que no queremos o que no nos hace falta, es mejor dejarlo para que otro lo aproveche.

Desde tiempos ancestrales, cada pueblo ha producido y acumulado numerosos proverbios, en los que expresa su sabiduría colectiva y su modo de ver la vida. Es por eso que se habla a menudo de proverbios chinos, españoles, italianos, etcétera, y que han existido numerosas compilaciones de proverbios a lo largo de la historia. Sin embargo, es muy común que un proverbio exista en distintas lenguas a la vez y en la cultura de pueblos lejanos geográficamente, o que exista pero con ligeras adaptaciones locales.

Algunas de las primeras recopilaciones de proverbios que se conocen son los proverbios bíblicos, reunidos en el llamado libro de los proverbios del Antiguo Testamento; o el Panchatantra, un conjunto de fábulas hindúes escritas en sánscrito entre los siglos III a. C. y III d. C.; o el Hávamál escandinavo, en el que se evocan poéticamente las reglas para vivir en armonía, entre muchos otras.

La palabra “proverbio”, además, se usaba antiguamente con otro significado: el de una profecía o vaticinio. Esto puede deberse a que el origen del término se remonta al latín proverbium, conformado por las voces pro- (“hacia adelante”) y verbum (“palabra”).

Ver además: Vox populi

Ejemplos de proverbios

Los siguientes son algunos ejemplos de proverbios en español:

  • Donde manda capitán, no manda marinero.

Significa que cuando existe una autoridad o un liderazgo evidente, el rol de los subordinados o subalternos es obedecer, pues un barco no puede tener dos capitanes.

  • A palabras necias, oídos sordos.

Significa que lo mejor que se puede hacer frente a comentarios improductivos, desagradables o vanos de los demás, es no prestarles atención. Solo así se logra que no nos perjudiquen.

  • Dime con quién andas y te diré quién eres.

Significa que se nos juzga por las compañías que elegimos, ya que cada quien busca estar con quienes tiene algún tipo de afinidad. Así, quienes se juntan con personas deshonestas serán tenidos por tales, así no lo sean.

  • Una sola piedra no hace montaña.

Significa que para lograr algo grande hace falta el consenso de varios o la colaboración del colectivo.

  • Perro que ladra no muerde.

Significa que quienes hacen demasiadas advertencias o amenazas no suelen cumplirlas.

  • A caballo regalado no se le mira el colmillo.

Significa que no se debe ser quisquilloso con las cosas que se reciben como obsequio.

  • Rey caído, rey puesto.

Significa que los espacios rara vez quedan mucho tiempo vacíos: un noviazgo que se rompe pronto es reemplazado por otro; un cargo de un trabajador despedido pronto es ocupado por otro; etcétera.

  • Al mal tiempo, buena cara.

Significa que debemos conservar la calma y el buen semblante ante la adversidad, para no añadir a las dificultades que se sufran el mal humor y el pesimismo.

  • Quien lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.

Significa que las personas abiertas al mundo y al estudio acumulan un bagaje de referentes y de experiencias que les permite lidiar mejor con situaciones futuras.

  • Zapatero, a tus zapatos.

Significa que la gente debe hablar u opinar de lo que sabe o de lo que es su competencia, para evitar incurrir en la ignorancia o cometer equivocaciones.

  • Quien a hierro mata, a hierro muere.

Significa que seremos juzgados con los mismos criterios con que juzgamos a otros. Es equivalente al proverbio bíblico que reza “con la vara que midas, serás medido”.

  • Árbol que nace torcido, nunca sus ramas endereza.

Significa que los hábitos y conductas muy repetidos por una persona son siempre los más difíciles de cambiar.

  • Que cada palo aguante su vela.

Significa que cada quien debe lidiar con sus propios problemas y hacerse cargo del propio destino, del mismo modo en que, en un barco, a cada mástil o palo le corresponde una vela.

  • No hay que pedirle peras al olmo.

Significa que no es conveniente esperar de alguien lo que no puede dar, o decepcionarse porque una persona carece de aquello que es imposible que tenga.

  • A quien nace con un martillo, del cielo le caen los clavos.

Significa que la vida tiende a ser más fácil para las personas que nacen privilegiadas.

  • No por mucho madrugar amanece más temprano.

Significa que hay cosas en la vida que no se pueden controlar ni apresurar, sin importar lo que hagamos o las precauciones que tomemos.

  • Del agua mansa líbrame, Dios, que la brava me salvo yo.

Significa que de los peligros ocultos o los riesgos disimulados es más difícil cuidarse, mientras que a los evidentes y frontales es más fácil preverlos.

  • De tal palo, tal astilla.

Significa que las personas suelen parecerse a sus padres o suelen replicar conductas aprendidas en su hogar o su lugar de formación.

  • Quien a buen árbol se arrima, buena sombra lo acobija.

Significa que quienes saben elegir mejor, reciben mejores resultados.

  • Una cosa piensa el burro, y otra quien arriba lo arrea.

Significa que las cosas no siempre salen como se piensan, o que la gente no siempre entiende lo mismo que piensan los demás.

  • Quien espera desespera.

Significa que a quienes les toca tener paciencia y aguardar normalmente les corresponde la experiencia más desagradable.

Sigue con: Sentido común

Referencias

¿Cómo citar?

"Proverbio". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/proverbio/. Última edición: 29 de diciembre de 2022. Consultado: 12 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 29 diciembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)