Gerundio

Te explicamos qué es el gerundio, cómo se usa y cómo se forma. Además, te contamos en qué casos y de qué formas no es correcto utilizarlo.

Un grupo de personas está corriendo y para describirlas usamos un gerundio.
El gerundio expresa una acción que ocurre mientras se habla, sin número, género, modo ni persona.

¿Qué es el gerundio?

En gramática, el gerundio es una de las formas impersonales y no finitas en que un verbo puede aparecer, esto es, sin expresar número, género, modo o persona gramatical. Se caracteriza por transmitir la sensación de una acción inconclusa y que acontece mientras se habla. Se lo reconoce fácilmente por su terminación, que en español es siempre -ando o -endo, como es el caso de caminando, corriendo o leyendo.

Junto con el participio y el infinitivo, el gerundio forma parte de los llamados verboides: formas incompletas del verbo, pues carecen de algunas de las formas morfológicas típicas de los verbos. Por ende, se utilizan en contextos específicos y con sentidos determinados: en el caso del gerundio, se considera que actúa como un adverbio o una cláusula adverbial, o sea, como un modificador del verbo.

El gerundio se originó de la gramática del latín, específicamente del ablativo del verbo, una de las cuatro formas nominales neutras que presentaba en este idioma. Así, por ejemplo, el verbo legere (“leer” o “escoger”) presentaba el ablativo legendo (“en el leer”). No se debe confundir esto con el gerundivo latino (ad legendum, “lo que debe ser leído”). En la actualidad, el gerundio es común a todas las lenguas romances y a muchas otras lenguas occidentales, como el inglés.

Ver además: Gramática

Usos del gerundio

El gerundio se utiliza en los siguientes casos:

  • El gerundio modal. Se trata del uso principal del gerundio, y consiste en modificar a un verbo como si fuera un adverbio de modo. Por lo tanto, se utiliza para responder a la pregunta “¿cómo?” o “¿de qué modo sucede la acción?”. Por ejemplo, en la oración: “El pájaro planea extendiendo sus alas”, el gerundio “extendiendo” responde a la pregunta: ¿cómo planea el pájaro?
  • El gerundio temporal. Se emplea el gerundio como un complemento circunstancial del verbo, específicamente uno de tiempo. Esto significa que incorpora al verbo información adicional relacionada con el tiempo en que ocurre la acción, respondiendo así a la pregunta “¿cuándo?” o “¿cuándo ocurrió la acción?”. Por ejemplo, en la oración: “El hombre escuchó el celular estando en la ducha”, el gerundio “estando” responde a la pregunta: ¿cuándo escuchó el hombre el celular?
  • El gerundio causal. Expresa, como lo indica su nombre, la intención de marcar en la acción verbal una causa. Por lo tanto, debe responder a la pregunta “¿por qué?” o “¿por qué ocurre la acción?”. Por ejemplo, en la oración: “Se ganaron una medalla jugando al tenis”, responde a la pregunta: ¿por qué se ganaron una medalla?
  • El gerundio de simultaneidad. Se emplea para indicar que dos acciones ocurren de una manera simultánea, es decir, al mismo tiempo. En este caso, deben usarse dos gerundios. Por ejemplo, en la oración: “el ladrón pasó corriendo y disparando a la policía”, se indica que las acciones de correr y disparar ocurren al mismo tiempo.
  • El gerundio condicional. Se expresa una condición o requisito para una acción posterior en la oración, y se le reconoce porque se podría sustituir por un condicional. Por ejemplo, en la oración: “Consultando las fuentes bibliográficas se podrá recuperar la cita original”, el gerundio podría ser sustituido por el condicional “si se consultan”.
  • El gerundio progresivo. Expresa una relación de continuidad en la acción, esto es, que la acción comenzó en el pasado y sigue realizándose todavía. Por ejemplo, en la oración: “Está lloviendo a cántaros desde la madrugada”, se indica que la lluvia comenzó y no ha cesado al instante en que se enuncia la oración.
  • El gerundio de conclusión. Se utiliza como fórmula para un cierre o una conclusión, especialmente en un discurso formal. Por ejemplo, en la oración: “Resumiendo, tu jornada laboral será de seis horas”, el gerundio aparece para aclararle al interlocutor que lo que sigue es un resumen de lo dicho previamente.
  • El gerundio en perífrasis verbales. Una perífrasis verbal es una construcción sintáctica en que se juntan un verbo conjugado y un gerundio, para expresar de manera más completa una acción en proceso o interrumpida a mitad de proceder. Por ejemplo, en la oración: “Te puedes ir olvidando de ese premio”, se juntan el verbo “ir” y el gerundio “olvidando” para indicarle al interlocutor que el olvido debe empezar, ya que tomará tiempo concluirlo. Otros ejemplos de perífrasis son: “acabar haciendo”, “ir dejando” o “estar viniendo”.

¿Cómo se forma el gerundio?

Para formar el gerundio en español se añade a la raíz léxica del verbo la terminación ando (para los verbos de primera conjugación, cuyos infinitivos finalizan en -ar) o endo (para los verbos de segunda y tercera conjugación, finalizados en -er o -ir). Así, al verbo hablar le corresponde el gerundio hablando, mientras que a los verbos beber y vivir les corresponde bebiendo y viviendo. En algunos casos, como en los verbos leer o dormir, la formación del gerundio requiere además de una cierta modificación ortográfica en la raíz: leyendo (y no leiendo) y durmiendo (y no dormiendo).

Asimismo, el gerundio puede adoptar dos formas distintas: una simple y otra compuesta, o sea, complementada con el verbo auxiliar haber. De modo que hablando sería un ejemplo de la forma simple, mientras que habiendo hablado sería un ejemplo de la compuesta. La diferencia entre uno y otro tiene que ver con la referencia temporal de la acción: el modo simple se ubica en el presente (es decir, en el instante específico al que se hace referencia), mientras que el modo compuesto tiende al pasado.

¿Cuándo no utilizar el gerundio?

El gerundio a menudo se utiliza de manera incorrecta. Esto ocurre cuando se usa sin cumplir los requisitos específicos de cada caso, o cuando se incurre en los siguientes casos comunes de gerundio mal empleado:

  • El gerundio de posterioridad. Cuando en lugar de simultaneidad el gerundio expresa una acción que ocurre de modo posterior a otra, ya sea como su consecuencia o como un evento tardío, se incurre en el error del gerundio de posterioridad. Por ejemplo, en la oración: “La policía ingresó a la bóveda del banco, encontrándose con que faltaban los billetes”, se utiliza mal el gerundio, pues primero la policía ingresó a la bóveda y luego se encontró con que estaba vacía.
  • El gerundio como adjetivo. El gerundio no debe usarse como un adjetivo, es decir, como un modificador de un sustantivo, a excepción de los casos hirviendo (como en “derramó una olla hirviendo”) y ardiendo (como en “entró a una casa ardiendo”), considerados como excepciones. En el resto de los casos, el uso del gerundio como adjetivo se considera un error. Por ejemplo, en la oración: “La ciudad es una mancha extensa, abarcando cientos de kilómetros”, debería emplearse más bien “que abarca”, ya que la segunda parte de la oración se refiere a la ciudad y no al verbo ser.
  • El gerundio partitivo. Otro error común de uso del gerundio le asigna el rol de especificar o separar una parte del todo de la oración, especialmente cuando se refiere a un grupo de personas o cosas. En estos casos, es preferible redactar nuevamente la oración y suprimir el gerundio. Por ejemplo, en la oración “Muchos estudiantes reprobaron, siendo Miguel el que peor nota obtuvo”, se emplea el gerundio para separar del grupo a Miguel, cosa que es incorrecta.

Ejemplos de gerundio

Los siguientes son algunos ejemplos de verbos en gerundio y una oración que los contiene:

Verbo en infinitivo Verbo en gerundio Oración de ejemplo
andar andando ¿Sigue andando la grabación?
beber bebiendo Estábamos bebiendo sidra en el balcón.
cortar cortando Están cortando la tela de tu vestido.
disparar disparando La policía entró disparando a los ladrones.
esperar esperando Ya no me sigas esperando.
freír friendo Aún están friendo el pescado que pedimos.
ganar ganando Los rojos van ganando por ocho puntos.
huir huyendo Vas a terminar huyendo, lo sé.
indicar indicando Me están indicando el camino a Málaga.
jugar jugando ¿Todavía estás jugando videojuegos?
llamar llamando ¡María, te está llamando tu mamá!
mirar mirando Están mirando televisión.
nombrar nombrando Los iremos nombrando en orden alfabético.
operar operando A mi abuelo le están operando la vesícula.
pretender pretendiendo Quiero seguir pretendiendo que nada pasó.
quitar quitando A ese niño le están quitando sus juguetes.
rugir rugiendo El león estuvo toda la noche rugiendo.
sonreír sonriendo Los enamorados se pasan el día sonriendo.
trepar trepando Los niños están trepando el árbol.
unir uniendo Los dos bandos se terminaron uniendo.
venir viniendo Me dijo papá que ya está viniendo de casa.
zurcir zurciendo Una costurera está zurciendo la ropa.

Sigue con: Modificador directo

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Gerundio". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/gerundio/. Última edición: 11 de marzo de 2024. Consultado: 24 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 11 marzo, 2024
Revisado por Gilberto Farías
Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)