Concepto de
Baja Autoestima

Te explicamos qué es la baja autoestima, sus causas y síntomas. Además, cómo actúa una persona con baja autoestima.

Baja Autoestima
La baja autoestima nos impide tener un juicio objetivo respecto a quiénes somos.

¿Qué es la baja autoestima?

Cuando hablamos de baja autoestima o de falta de autoestima, nos referimos a una percepción de nosotros mismos que nos impide percibirnos como personas valiosas, talentosas o simplemente tener un juicio objetivo respecto a quiénes somos.

La autoestima se define como un conjunto de percepciones, evaluaciones e ideas sobre nosotros mismos, en las cuales se fundamente nuestra capacidad de autoconfianza, de amor propio y nuestra necesidad de ser reconocidos por los demás, entre otros aspectos de la personalidad.

Se trata de un concepto complejo, a menudo fluctuante, pero cuyas bases se echan durante la infancia y adolescencia, inicialmente a través de la relación paterna y luego con los pares.

Las personas con baja autoestima, entonces, tienen problemas de autoaceptación. Esto puede significar que son jueces muy severos de sí mismos, que no se respetan a sí mismos o que se tienen demasiada compasión; del modo que sea esto se traduce en una relación particular con los demás, en las que el individuo siempre ocupa un lugar inferior o de sometimiento.

Tener baja autoestima no significa, sin embargo, que la persona actúe constantemente en función de ese criterio: las personas somos complejas, tenemos múltiples caras y no siempre es sencillo determinar los elementos que conforman nuestra personalidad. Tampoco debe confundirse la baja autoestima con enfermedades mentales o dolencias anímicas más complicadas, como la depresión.

  1. Causas de la baja autoestima

Baja autoestima
La falta de interacción social o el miedo a los demás puede influir en el autoestima.

Las causas de una baja autoestima pueden ser tan variadas como la vida del individuo, pero a grandes rasgos pueden considerarse las siguientes:

  • Crianza. El modelo de crianza durante etapas críticas de la niñez y la juventud pueden marcar la diferencia entre una autoestima alta y una baja. Padres castigadores, que eduquen a sus hijos en un sentido de la minusvalía pueden impedirle a una persona reconocer sus propios valores.
  • Eventos traumáticos. A menudo ocurre que eventos particularmente dolorosos o humillantes para un individuo hagan mella en su amor propio y lo convenzan de ser un individuo defectuoso, débil o indigno.
  • Fobias. A menudo los miedos irracionales pueden incidir en la autovaloración y pesar tanto en ella que impiden a las personas apreciar el resto de su personalidad.
  • Dificultades sociales. La falta de interacción social, o el miedo a los demás, o distintas formas de aislamiento social y de angustia social, inciden en la percepción del individuo sobre sí mismo en comparación con los demás, a quienes piensa “normales”.
  • Otros factores. Es posible que enfermedades psíquicas o incluso hormonales incidan en el funcionamiento emocional del individuo y le impidan tener una autoestima saludable.
  1. Características y síntomas de la baja autoestima

No es simple describir los síntomas de la baja autoestima, ya que no se trata de una enfermedad objetiva o sencilla. Aun así, existen rasgos generales que acusan la falta de autoestima y que son:

  • Dificultades para decir que no.
  • Vivir los errores o los defectos propios como algo catastrófico e insuperable.
  • Perseguir la aprobación de los demás constantemente.
  • Mostrarse intolerante hacia la crítica.
  • Deseo compulsivo de complacer a los demás.
  • Exagerar los triunfos o virtudes de los demás.
  • Vivir con miedo exagerado a equivocarse.
  • Mostrarse tímido, inseguro o rehuir al contacto con los demás.
  • Tolerar o aceptar condiciones indignas o humillantes sin protestar o buscar alternativas.
  • Vivir los propios triunfos o aciertos como algo efímero, incompleto o ajeno.
  • Compensar los sentimientos hacia sí mismo mediante arrogancia, pedantería o prepotencia.
  1. Alta autoestima

Al contrario de la baja autoestima, se entiende por alta autoestima a la capacidad de un individuo de evaluarse a sí mismo de manera positiva o cuando menos objetiva, pudiendo lidiar con sus defectos como tales y no como eventos catastróficos que ocultan el resto de su personalidad.

Las personas con una autoestima alta o saludable pueden lidiar mejor con sus propios errores, pueden pelear mejor por sus derechos o exigir lo que desean de los demás.

  1. Personalidad

Se conoce como personalidad a un constructo psicológico complejo, que abarca el conjunto de dinámicas racionales e irracionales que componen nuestra manera de comportarnos.

La personalidad es un patrón de actitudes, una cierta tendencia a reaccionar de manera determinada frente a ciertas situaciones o necesidades.

Esto no significa que sea inamovible, sino todo lo contrario. La personalidad varía a lo largo de la vida, aunque manteniendo ciertas tendencias, dependiendo del modo específico en que elijamos vivir. Pero siempre arroja un cierto margen de predictibilidad que es, a fin de cuentas, nuestro “modo de ser”.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Baja Autoestima". Recuperado de: https://concepto.de/baja-autoestima/


Citar

Citado APA: (A. 2018,10. Concepto de Baja Autoestima. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,11, de https://concepto.de/baja-autoestima/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,10. Concepto de Baja Autoestima. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.