Metas personales

Te explicamos qué son las metas personales a corto y largo plazo. Además, te contamos cuáles son los pasos para establecerlas.

Un corredor triunfa en una carrera y alcanza su propia meta personal.
En la medida en que alguien alcanza sus metas personales, incrementa su satisfacción personal.

¿Qué son las metas personales?

Las metas personales u objetivos personales son las condiciones, logros o eventos que se desea alcanzar en la vida. Pueden estar relacionados con lo profesional, lo financiero, las relaciones afectivas o el estilo de vida. Cualquier cosa que se desee puede constituir una meta personal, siempre y cuando sea de importancia para el individuo y se pueda obtener en un futuro.

Dado que cada quien anhela cosas distintas de la vida, las metas personales pueden resultar muy diferentes de un individuo a otro, incluso cuando tienen que ver con aspectos similares de la vida (el amoroso, el profesional, etcétera). En todo caso, las metas personales constituyen un norte hacia el cual, idealmente, cada quien dirige sus pasos, esto es, un cometido que define o condiciona las decisiones personales de cada quien.

Por ejemplo, si una persona desea hacer un viaje el año entrante, deberá ahorrar el dinero para el transporte y para sus gastos, lo cual probablemente signifique recortar otros gastos cotidianos menos importantes. Además, deberá renovar su pasaporte, obtener las vacunas debidas y emprender otros trámites.

En la medida en que alguien alcanza sus metas personales, incrementa su satisfacción personal y también su autoestima y su sensación de felicidad en general.

Ver además: Autorrealización

Importancia de las metas personales

Las metas personales son un factor determinante en la planificación de la vida, ya que resultan clave en la relación de las personas consigo mismas, en su felicidad y su capacidad de armonizar con los demás.

Esto se debe a que el incumplimiento de las metas personales trae consigo una sensación de frustración, futilidad y malestar, disminuye la autoestima y dificulta las relaciones interpersonales. Por ende, para vivir una vida medianamente feliz, un paso importante es contar con metas personales alcanzables y trabajar para conseguirlas.

Metas personales a largo y corto plazo

Una artista dibuja con tiza sobre el suelo.
El aprendizaje de una disciplina artística puede ser una meta a largo plazo.

Las metas personales pueden ser de distinta naturaleza, pero en general suelen ser de dos tipos, dependiendo de cuánto tome alcanzarlas:

  • Metas a corto plazo. Son aquellas que se pueden alcanzar en un lapso de tiempo relativamente breve, es decir, en un futuro cercano. Involucran condiciones que ya están dadas o están próximas a darse, y no requieren de grandes y prolongadas inversiones. Por ejemplo, estudiar mucho para obtener una buena nota en un examen.
  • Metas a largo plazo. Son aquellas que se visualizan en un futuro distante, es decir, que requerirán de un esfuerzo prolongado y continuo para ser alcanzadas, y que a su vez abarcan diferentes metas a corto plazo. Por ejemplo, graduarse de ingeniero en la universidad (lo cual requerirá de varios años de cumplir metas a corto plazo, como superar exámenes).

Es posible también que existan metas a mediano plazo, esto es, metas intermedias que no son ni de corto ni de largo plazo. Pero, en general, casi todas las metas pueden vislumbrarse en el futuro lejano o en un futuro próximo.

¿Cómo establecer las metas personales?

Establecer las metas personales de manera correcta es clave para poder alcanzarlas. En principio, porque establecer metas imposibles únicamente conduce a los individuos a la frustración, pero también porque sin establecer correctamente las metas, será más difícil tomar los pasos necesarios para avanzar en la decisión correcta.

Los siguientes son algunos elementos a tomar en consideración para plantear de modo correcto las metas personales:

  • Plantear metas realistas. Lo que distingue los sueños y las fantasías de las metas propiamente dichas es que estas últimas se pueden alcanzar con esfuerzo, mientras que lo demás se suele dejar en manos del destino. Así, plantearse metas imposibles o irreales es la manera más simple de fracasar y frustrarse. Por ejemplo, plantearse ser la persona más rica del planeta es una meta muy poco realista, al menos para la gran mayoría de la población mundial.
  • Plantear metas alcanzables. Las metas que alguien se plantee deben consistir en asuntos en los cuales se pueda trabajar de manera activa, es decir, que dependan del propio esfuerzo y la propia voluntad, y no de la intervención del azar. Esto se debe a que controlar el destino es imposible, mientras que dirigir la propia conducta es posible. Por ejemplo, de nada sirve plantearse como meta ganar la lotería, pues por más boletos que se compren resulta imposible forzar al número comprado a ser elegido por el azar.
  • Distinguir las metas según su plazo. Es importante identificar las metas a corto plazo y las metas a largo plazo, para no esperar en un futuro cercano condiciones que normalmente toma años construir. También es vital identificar las metas a corto plazo que forman parte integral de las metas a largo plazo, ya que cumplir con metas cercanas es la mejor forma de conseguir metas lejanas y mantenerse motivado. Por ejemplo, si la meta a largo plazo es conocer todos los países de América, resultará más manejable plantearse la visita a cada país como una meta a corto plazo.
  • Plantear las metas como parte de una rutina. Las metas no son eventos aislados en la vida, sino que son el resultado de perpetuar o corregir las rutinas personales para que poco a poco se aproximen al estado ideal. Por ende, al plantear un objetivo se debe también plantear la rutina para obtenerlo. Por ejemplo, si el cometido es estar en muy buena forma física en un año, lo ideal es plantear qué series de ejercicios se deberán practicar para hacerlo y de qué manera.

Ejemplos de metas personales

Algunos ejemplos de metas personales pueden ser:

  • Completar la tesis de la licenciatura y culminar los estudios universitarios.
  • Ahorrar para realizar un viaje largamente pospuesto.
  • Leer un libro nuevo por mes durante un año.
  • Emprender un régimen alimenticio saludable y bajar de peso.
  • Convertirse en un político relevante a escala internacional.
  • Comprar una casa propia en un buen barrio de la ciudad.
  • Vender el automóvil para comprar uno nuevo y mejor.
  • Hacer nuevos amigos.
  • Aprender un nuevo idioma.

Sigue con: Proyecto de vida

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Metas personales". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/metas-personales/. Última edición: 19 de febrero de 2023. Consultado: 16 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 19 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)