Inicio >Ser humano> Proyecto de vida

Concepto de Proyecto de vida


Un proyecto de vida es un plan personal a largo plazo que se piensa seguir a lo largo de los años. Muchas personas fijan su proyecto de vida en base a una carrera universitaria, un trabajo, una pareja, formar una familia.

¿Qué es un proyecto de vida?

El proyecto de vida será lo que marque la existencia de una persona. Se supone que alguien piensa en su proyecto de vida cuando alcanza cierta madurez, sobre todo después de los 20 años o aún más. Como sabemos, la madurez no es algo que llegue igual para todos.

La idea que tengamos a futuro sobre nuestra vida dependerá de dos cosas:

  • En primer lugar depende de cómo nos hayan educado. Si nuestros padres nunca nos empujaron a tener aspiraciones, no nos explicaron que uno llega a ser grande de la mano de la educación y demás, no habremos adquirido el impulso o la motivación necesarios para autosuperarnos y nuestro proyecto de vida será totalmente plano.
  • En segundo lugar, depende de nuestra personalidad. Si nosotros no queremos ser nadie, no nos interesa llegar a cumplir ciertos objetivos, un proyecto de vida tendremos sí o sí, pero nada parecido a lo ideal.
Proyecto de vida

(Tener una familia también es un proyecto de vida.)

Uno fija un proyecto porque quiere llegar a un objetivo, entonces deberá seguir todos esos pasos. Por ejemplo: Juan quiere ser un gran ingeniero, graduándose con un buen promedio para luego poder trabajar en una empresa importante. Lo que hará será estudiar para recibirse a tiempo, esforzarse para sacar buenas calificaciones y luego ganar experiencia para así poder ingresar más adelante a la empresa deseada.

En el proyecto de vida que elijas tienen gran importancia los valores que te hayan inculcado, ya que con ellos podrás avanzar rápidamente y triunfar, o quedarte estancado.

Algunos ejemplos de estos valores son: respeto por la vida, por tus compañeros, por tu entorno, por ti mismo, solidaridad para con quienes la necesitan, honor ante todo, verdad siempre, lealtad para quienes han estado siempre a tu lado, etcétera.

También es importante ver qué conductas habría que mantener y cuáles cambiar para llegar a donde queremos, ya que hay algunas que no van en paralelo a nuestro objetivo. Sigamos con el ejemplo de Juan: dado que él quiere llegar a la cima con su carrera, deberá ser muy estricto en su comportamiento. Si, en cambio, Juan decide tener una conducta que le aliviana la vida, como salir de copas con sus amigos cualquier día de la semana, dormir hasta tarde, despreocuparse y esperar a que todo simplemente se dé, nunca llegará a su meta. Desde ya hay cuestiones que cambian en cuanto a lo espiritual o social, pero nuestra esencia deberá mantenerse intacta siempre.

Tres pasos para lograr un proyecto de vida

En primer lugar, debemos dedicarnos a la autoreflexión. Es necesario analizar nuestra vida hoy (viendo qué queremos cambiar, qué dejaremos como está, etcétera), nuestras verdaderas necesidades, fijar objetivos, pensar en metas que nos llevarán a ellos, visualizar cómo lograrás todo aquello que quieres y no dejar de creer en el poder de la imaginación: está probado que visualizar situaciones e ideas nos ayuda a ser más positivos y, por lo tanto, a lograr llegar a eso.



Podrías armar un pequeño cartel donde grafiques o escribas lo que quieres y colgarlo en un lugar donde lo veas a diario para poder motivarte ¡No dejes de lado tus sueños y rodéate de gente que te apoye! En caso contrario, sólo te tirará hacia atrás con tus sueños porque ellos no son malos, pero no son capaces de apoyarte porque no piensan igual que tú o no quieren lo mismo.

En segundo lugar, tenemos el optimismo y la confianza en ti mismo. Ser optimista no siempre es fácil, pero si logramos cumplir con esta característica nuestra vida será más fácil, ya que veremos siempre el lado bueno de todas las cosas que nos ocurren, ¡y piensa en que a veces sólo habrá cosas 100% buenas! Conseguir ser una persona optimista es una cuestión de ejercitación diaria, no hay otra forma de ser optimista que mantenerse así día a día.

La confianza en uno mismo puede verse afectada por situaciones que hayamos atravesado y nos hayan traumatizado, pero al igual que el optimismo, es necesario ejercitarla para lograrla. Comencemos un día a sentir confianza en lo que somos, a aceptar sobre todo lo que somos y a partir de allí nos sentiremos distintos.

Por último, tenemos que entender que el proyecto de vida es un proceso que no se logrará de la noche a la mañana ni mucho menos, ya que como la propia frase lo dice, es necesario atravesar la vida para ir logrando cada objetivo. Lograr cada cosa que nos propongamos es cuestión de ser pacientes: este trayecto no es para ansiosos.

La pirámide de las necesidades que propone Maslow explica que cuando se superaron las necesidades básicas, surgen otras necesidades. Con tu proyecto de vida deberías hacer lo mismo: Cuando vayas logrando tus metas, deberías ponerte otras que sean un poco más difíciles o que simplemente sean diferentes. Siguiendo con el ejemplo de nuestro amigo Juan: cuando él consiga el trabajo en esa empresa deseada, su siguiente objetivo será ascender dentro de ella y obtener un puesto directivo. Quizás una vez que consiga eso pueda cambiar de empresa y aspirar a otro puesto alto.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.