Inicio >Educación> Aprendizaje

Concepto de Aprendizaje


¿Qué es aprendizaje?

El término aprendizaje hace referencia a un proceso cognitivo, por el cual un ser humano incorpora información, contenidos, conceptos, y conductas, entre otros. Este proceso puede darse en forma tanto consciente, requiriendo de un esfuerzo cognitivo y de atención; como inconsciente, es decir en forma más bien automática.

Por otra parte, en cuanto a su estudio, existe más de una ciencia encargada de estudiarlo, como ser la pedagogía, la psicopedagogía, la ciencia de la educación, y la psicología educacional.

A lo largo de los años, diferentes autores e investigadores han descripto y clasificado este proceso de diferentes formas. Sin duda, uno de los grandes referentes en el tema fue el biólogo Jean Piaget, quien introdujo la teoría de la asimilación. Dicha teoría establece que un contenido se asimila y acomoda, es decir, que se adapta a los esquemas de conocimiento previos con los que uno cuenta.

Clasificación y tipos de aprendizaje

Según otro autor conocido, de apellido Ausubel, este proceso puede clasificarse de dos maneras: según su relación con los conceptos previamente aprendidos, y según el modo en el que este proceso se lleva a cabo.

En el caso de la primera, el aprendizaje puede ser subordinado, cuando se encuentra en relación de dependencia, es decir, es que el concepto es jerárquicamente menor que los aprendidos con anterioridad. Estos son utilizados puntualmente con el fin de reforzar una idea, o ejemplificar un concepto.

Para ejemplificar podríamos pensar en un niño que este iniciando su camino escolar y aprende cual es el concepto de animales; cuando posteriormente aprenda que una vaca es un animal, se tratará de un aprendizaje subordinado.

En segundo lugar, puede ser supraordinado en el caso de que las ideas recientemente aprendidas engloben o sean jerárquicamente mayores que las anteriores. De esta forma, por el contrario al anterior, el pequeño aprendería primero lo que es una vaca, y posteriormente podría agruparla dentro de los mamíferos y de los animales.

Como último tipo de esta clasificación se distingue el combinatorio, es decir, aquel en el que la nueva información se relaciona en forma lineal con la anterior, donde no existe dependencia alguna. Es así que podrá aprender que la vaca, al igual que el perro o el delfín son mamíferos, pero no por esto la vaca, el perro o el delfín serán más importantes unos que otros.

El aprendizaje significativo y el memorístico

En el caso de la segunda clasificación establecida por el mismo autor, se diferencia entre aprendizaje significativo y memorístico. El primero de ellos refiere al proceso por el cual la información que va a ser adquirida tiene un sentido y significado psicológico para el alumno o aprendiz.

El beneficio fundamental de este tipo consiste en la extensa duración que el contenido tendrá en el sujeto, dado que ofrece mayor resistencia al factor olvido y tiene un sentido para el sujeto que aprende.

Para que este tipo pueda darse deben existir tres condiciones básicas:

1. El material que pretende aprenderse debe estar organizado, es decir, seguir una secuencia que ordene.

2. Será imprescindible que el individuo presente voluntad y predisposición de incorporar esa información, sin voluntad será absolutamente imposible.

3. Será también importante que quien aprende cuente con ideas inclusoras. Se entiende por estas a los esquemas previos, o conocimientos previamente adquiridos, que permitirán principalmente la comprensión del material nuevo. Por ejemplo, si uno no sabe escribir cada letra del abecedario por separado, será imposible que aprenda a escribir palabras o frases completas en forma correcta.

(Aprendizaje. Ilustración)

(Aprendizaje. Ilustración)

Por otro lado, el aprendizaje memorístico (también nombrado por el autor como repetitivo), será aquel que no tenga sentido ni significado psicológico para el sujeto, por lo que la técnica de aprendizaje consiste en repetir incansablemente, hasta que el material sea retenido en la memoria.

Su principal desventaja consiste justamente en su breve duración, ya que se guarda a nivel superficial, y no ofrece resistencia alguna al olvido propio del tiempo.

Por ejemplo, en el caso de tener que estudiar los nombres de las células que se encuentran en el corazón, y que esto no sea relevante para nosotros porque no sea nuestra área de estudio, lo repetiremos reiteradas veces y probablemente alcancemos a saberlo para el examen, pero al cabo de unas semanas no podremos recordarlo.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.