Concepto de
Satélites Naturales

Te explicamos qué son los satélites naturales, sus tipos y características. Además, la Luna y otros satélites naturales del Sistema Solar.

satelites naturales
Lo satélites naturales de los planetas son llamados lunas.
  1. ¿Qué son los satélites naturales?

Un satélite natural es un cuerpo celeste que orbita alrededor de otro cuerpo más grande y que lo acompaña en el movimiento de traslación. Los satélites naturales que orbitan los planetas son llamados “lunas” (algunos planetas tienen varias lunas en su órbita). Los únicos que no tienen satélites naturales son Mercurio y Venus.

Muchos científicos sostienen que los planetas y otros cuerpos de gran tamaño pueden haber adquirido sus satélites naturales al capturarlos por la atracción gravitacional. Es decir, que algunas lunas solían moverse a través del espacio, de manera independiente y, cuando pasaron cerca de un cuerpo de mayor densidad y tamaño, comenzaron a formar parte de su órbita.

En otros casos, como en el de la Luna terrestre, fue originada a partir de un gran impacto entre un asteroide y el planeta Tierra. Las rocas y el polvo resultantes de la explosión del choque se esparcieron por el espacio y luego se agruparon y formaron la Luna, ubicada lo suficientemente cerca de a Tierra como para quedar atrapada en su órbita.

Puede servirte: Cuerpos celestes

  1. Características de los satélites naturales

satelites naturales luna mareas
Los satélites naturales también ejercen fuerza de gravedad sobre el planeta que orbitan.

Los satélites naturales pueden variar en cuanto a su composición, tamaño, forma, etc. Sin embargo, tienen ciertas características en común:

  • Se mueven en la órbita de un cuerpo celeste mayor, debido a la fuerza de gravedad proveniente de él.
  • Suelen ser cuerpos sólidos y, por lo general, no tienen una atmósfera notoria.
  • Sus órbitas pueden ser regulares o irregulares.
  • Su fuerza de gravedad afecta al planeta que orbitan (en el caso de la Tierra, la gravedad de la Luna provoca la suba de las mareas).

Tanto los planetas como los satélites naturales, tienen su propia fuerza de gravedad. Si bien la de los planetas es mayor (lo que hace que mantengan al satélite en su órbita), el satélite también ejerce cierta influencia sobre el planeta.

  1. Tipos de satélites naturales

Los satélites naturales se clasifican en:

  • Satélites pastores. Aquellos que se ubican en los anillos de un planeta, en especial, de los planetas “gigantes” o “exteriores” del Sistema Solar.
  • Satélites coorbitales. Aquellos que conforman dos o más satélites en la misma órbita de un planeta.
  • Satélites asteroidales. Aquellos, en general pequeños, que giran alrededor de asteroides.

Los satélites naturales también se clasifican por su tipo de órbita, que puede ser:

  • Regular. Aquellos satélites que mantienen una órbita constante alrededor de otro cuerpo celeste, es decir, en un mismo sentido que el planeta.
  • Irregular. Aquellos que mantienen órbitas muy alejadas respecto del planeta que orbitan y que suelen ser elípticas e inclinadas.
  1. Satélites naturales en el Sistema Solar

satelites naturales saturno
Además de sus anillos, Saturno tiene 61 lunas confirmadas.

En el Sistema Solar hay alrededor de 160 satélites naturales confirmados y otro centenar aún en estudio.

El primero en detectar que otros planetas también tenían lunas fue Galileo Galilei, quien en 1610 pudo reconocer las cuatro lunas más grandes de Júpiter, planeta que cuenta con la mayor cantidad de satélites naturales (al menos 69, detectados hasta ahora). En segundo lugar, se encuentra Saturno con 61 lunas confirmadas.

Los planetas, los asteroides y los cometas que orbitan alrededor de diferentes estrellas, como el Sol, también pueden ser considerados satélites naturales.

El Sistema Solar tiene ocho planetas confirmados y millones de planetas menores, asteroides, cometas y otros cuerpos celestes que orbitan alrededor del astro luminoso. Todos ellos pueden ser considerados, de alguna manera, satélites naturales.

  1. La Luna

La Luna es el único satélite natural de la Tierra, tiene un diámetro de 3.476 kilómetros (una cuarta parte del de la Tierra) y es el quinto satélite más grande del Sistema Solar. Se mueve a una velocidad de 3.700 km por hora y tarda 27,3 días en orbitar el planeta, período denominado “orbital” o “sideral” que significa “de las estrellas” o “relacionado a los astros”.

Sin embargo, el tiempo que transcurre entre una luna llena y la siguiente es de 29,5 días. Ese tiempo extra se debe al cambio de ángulo a medida que la Tierra gira alrededor del Sol.

La Luna tiene su propia fuerza de gravedad. Si bien es mucho menor a la atracción gravitatoria de la Tierra, ejerce influencia sobre el planeta ya que provoca la suba de las mareas, es decir, las masas líquidas terrestres son atraídas por la fuerza de gravedad de la Luna.

La suba de la marea no se produce siempre a la misma hora cada día, sino que varía con las fases lunares que aparecen en diferentes horarios. Según la instancia de la fase lunar, varía la intensidad de la marea, por ejemplo:

  • Mareas muertas. Ocurren durante las fases lunares creciente y menguante, y se caracterizan por los cambios pequeños o leves en las mares.
  • Mareas vivas. Ocurren durante las fases de la luna llena y nueva, cuando el satélite se alinea con el Sol y la Tierra, lo que provoca que las mareas altas resulten aún mayores, porque se suman las atracciones gravitacionales del astro luminoso y del planeta.

Más en: La Luna

  1. Satélites artificiales

satelites naturales artificiales
Los satélites artificiales pueden estudiar la superficie del planeta.

Los satélites artificiales son máquinas de alta complejidad creadas por el humano y lanzadas al espacio a través de cohetes, para que orbiten alrededor de un determinado cuerpo celeste, por ejemplo, la Tierra. Su objetivo es recopilar datos, pruebas y demás información para preparar mapas y para estudiar las diferentes partes de la superficie del cuerpo.

A finales de 1950, la ex Unión Soviética lanzó el primer satélite artificial del mundo, que tenía el tamaño de una pelota de baloncesto y que logró transmitir una sencilla señal en código Morse.

En la actualidad, los satélites artificiales son capaces de recibir y retransmitir, de manera simultánea, miles de señales que van desde datos digitales hasta la programación de los sistemas de televisión.

Más en: Satélites artificiales

Referencias:

  • «What is a satellite?» en NASA
  • «Natural satellites» en Science learn
  • «Natural satellite lesson for kids» en Study
  • «¿Qué es un satélite?» en OSR

Última edición: 12 de mayo de 2020. Cómo citar: "Satélites Naturales". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/satelites-naturales/. Consultado: 28 de mayo de 2020.

Publicidad