Lenguaje publicitario

Te explicamos qué es el lenguaje publicitario y cuáles son sus características. Además, te contamos cómo se usa y te mostramos ejemplos.

El lenguaje publicitario siempre tiene fines persuasivos.

¿Qué es el lenguaje publicitario?

El lenguaje publicitario es el conjunto de estrategias lingüísticas que se utilizan en el mundo de la publicidad y el marketing para captar la atención del público consumidor con fines comerciales. Dicho de otro modo, el lenguaje publicitario es el uso del lenguaje para la promoción y difusión de bienes y servicios de distinta naturaleza.

A diferencia de otros usos del lenguaje verbal, el lenguaje publicitario siempre tiene fines persuasivos, es decir, se rige por la función conativa o apelativa del lenguaje. Su cometido es convencer al público de consumir un producto o un servicio, en lugar del de sus competidores. Sin embargo, este fin no implica que el lenguaje publicitario carezca de creatividad, ingenio e incluso sentido estético. 

Para captar la atención del público, el lenguaje publicitario dispone de estrategias y mecanismos de tipo lingüístico, retórico e incluso simbólico y psicológico. Dichas estrategias han sido resumidas en cuatro ejes fundamentales, a los que se suele referir con las siglas AIDA (Atención, Interés, Deseo y Acción), esto es:

  • Conseguir la atención del público en medio de la cotidianidad.
  • Despertar su interés para que preste atención al mensaje completo.
  • Despertar su deseo a través de elementos persuasivos y provocativos.
  • Invitarlo a una acción concreta para consumir el bien o servicio promocionado.

Para lograr estos objetivos, el lenguaje publicitario acude a distintas estrategias, como la argumentación (ofrecer al receptor argumentos en defensa de un punto de vista), la seducción (apelar a los sentidos y los sentimientos del receptor) o la narración (contarle al receptor un relato con el que se identifique).

El ámbito publicitario es uno de los grandes productores de textos y discursos en el mundo contemporáneo, dado que se encuentra en continua competencia y reinvención de sus mensajes. En ese sentido, el lenguaje publicitario es también objeto de estudio por parte de lingüistas, semiólogos, psicólogos, sociólogos y especialistas en marketing, entre otras especialidades.

Ver además: Lenguaje visual

Características del lenguaje publicitario

A grandes rasgos, el lenguaje publicitario presenta las siguientes características:

  • Es llamativo, esto es, emplea diferentes estrategias para captar la atención del receptor.
  • Es persuasivo, o sea, emplea estrategias argumentativas, emocionales, narrativas e incluso estéticas para captar la atención del público y suscitar su interés.
  • Es incoativo, es decir, invita al público a actuar de una manera específica, como comprar un bien o contratar un servicio.
  • No es deseado, es decir, ningún receptor accede de antemano a ser increpado por la publicidad, sino que la recibe de manera involuntaria.
  • Tiene un público objetivo, el cual es considerado en la producción del mensaje publicitario.
  • Tiene una finalidad específica, que es incentivar el consumo de un bien o servicio, o sea, darlo a conocer y despertar el interés de la audiencia.
  • Emplea diferentes formatos y soportes, como el texto impreso, la secuencia audiovisual, el hipervínculo, la animación o la emisión radiofónica.
  • Emplea diferentes registros en sus mensajes, tanto cultos y educados, como coloquiales y vulgares.
  • Responde a una cultura, esto es, utiliza en su mensaje símbolos, nociones, asociaciones, arquetipos y otros elementos culturales propios de la sociedad que los produce.

Funciones del lenguaje publicitario

El lenguaje publicitario también se usa para lograr un impacto sin propósitos comerciales.

Los propósitos y funciones del lenguaje publicitario giran normalmente en torno al fomento del consumo, es decir, a la promoción de un bien o un servicio dentro de su nicho comercial. Para ello se dirige a un público objetivo o target, que se considera susceptible de sus argumentaciones y estrategias de convencimiento.

Sin embargo, es posible que otras disciplinas hagan uso del lenguaje publicitario o, en todo caso, de sus estrategias y mecanismos usuales, para lograr un impacto en la audiencia que no tiene propósitos comerciales, sino cívicos, culturales e incluso educativos. Por ejemplo, la propaganda electoral y las campañas educativas y acciones sociales pueden acudir a estrategias publicitarias para difundir su mensaje.

Ejemplos de lenguaje publicitario

Algunos ejemplos de lenguaje publicitario son:

  • Anuncio publicitario de Pepsi
  • Anuncio publicitario de Apple
  • Anuncio publicitario de Adidas
  • Anuncio publicitario de Gatorade

Referencias

  • Benavides, J. (1997). Lenguaje publicitario: hacia un estudio del lenguaje en los medios de comunicación. Síntesis.
  • Caro, A. (1999). “Para una fundamentación científica del concepto de lenguaje publicitario”. Área 5. Revista de Comunicación Audiovisual y Universitaria, n. 6. pp. 151-164.
  • Ferraz Martínez, A. (1993). El lenguaje de la publicidad. Arco Libros.

¿Cómo citar?

"Lenguaje publicitario". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/lenguaje-publicitario/. Última edición: 3 de marzo de 2024. Consultado: 18 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 3 marzo, 2024
Revisado por Gilberto Farías
Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)