Colaboración

Te explicamos qué es la colaboración, por qué es importante para el ser humano y qué tipos existen. Además, cómo fomentar la colaboración.

Un equipo trabaja en colaboración para navegar con un velero.
Mientras mayor sea el margen de colaboración de un grupo, mayores serán los beneficios logrados.

¿Qué es la colaboración?

La colaboración es la acción conjunta, coordinada y cooperativa de dos o más personas o entidades, cuyos esfuerzos se suman para lograr una meta en común. A quienes actúan de esta manera conjunta se les conoce como colaboradores, y al trabajo que realizan como colaboración.

La palabra “colaboración” deriva del verbo colaborar, cuyos orígenes son las voces latinas con (“junto a”) y laborare (“trabajar”), para formar el verbo collaborare (“trabajar junto a alguien en un mismo proyecto”). Por lo tanto, los colaboradores son literalmente quienes laboran juntos, esto es, quienes trabajan juntos en un mismo asunto.

La colaboración, sin embargo, puede darse en términos muy distintos. Por ejemplo, en el ámbito editorial y periodístico, se suele llamar “colaboradores” a los autores de las piezas que componen el volumen (artículos, relatos, poemas), ya sea que firmen o no sus correspondientes colaboraciones. De manera similar, en ciertas obras de arte, especialmente en la cinematografía, se llama colaboradores a quienes realizan un aporte en la producción de la obra: asistentes de dirección, operadores de cámara, entre otros.

Además, en algunos contextos se entiende que una “colaboración” es un trabajo que no acarrea pago o retribución económica, es decir, que se realiza pro bono, por el puro ánimo de ayudar o colaborar.

Puede servirte: Trabajo colaborativo

Tipos de colaboración

Existen diferentes contextos en los que se puede hablar de colaboración, como son:

  • Colaboración grupal, se refiere al trabajo conjunto llevado a cabo por un grupo de personas mayor a dos.
  • Colaboración sincrónica, se refiere a las labores conjuntas que se realizan al mismo tiempo, ya sea presencialmente o virtualmente.
  • Colaboración asincrónica, se refiere a las labores conjuntas que no se realizan al mismo tiempo, sino en instantes diferentes y sucesivos.
  • Colaboración ciudadana, se refiere a la participación de la ciudadanía de un país en los asuntos de interés público, como la administración de los recursos estatales o la organización popular, por ejemplo.
  • Colaboración comunitaria, se refiere a las labores llevadas a cabo de manera conjunta por un grupo de individuos pertenecientes a una misma comunidad (los vecinos de un edificio o un barrio, por ejemplo).
  • Colaboración virtual, se refiere generalmente al trabajo realizado entre colegas mediante diferentes tecnologías de información y comunicación, como internet o videoconferencias.
  • Aprendizaje colaborativo, se refiere al conjunto de estrategias pedagógicas que comprenden el hecho educativo en términos comunitarios, es decir, que el alumno no juegue un rol aislado y pasivo, sino que aprenda en conjunto con el resto a través del intercambio, la colaboración y la participación.

Importancia de la colaboración

La colaboración es un concepto clave en la historia humana. Aprender a colaborar fue un rasgo crucial de la especie para su supervivencia, ya que los seres humanos por separado son débiles y frágiles, pero en conjunto son capaces de llevar adelante grandes acciones, de manera organizada, precisa e inteligente.

De hecho, mientras mayor sea el margen de colaboración de un grupo, mayores serán los beneficios logrados y mejores serán las condiciones que tenga, dado que se logra un alto grado de sinergia y de distribución del esfuerzo, es decir, se hace la labor más sencilla para todos.

¿Cómo fomentar la colaboración?

El fomento de un espíritu colaborativo y cooperativo, ya sea en la escuela, el trabajo o la comunidad, puede lograrse a través de diferentes estrategias, entre las cuales podemos enumerar:

  • Establecer dinámicas de diálogo. La colaboración es producto de la capacidad humana para el lenguaje, y por eso el diálogo es fundamental para el entendimiento y la sinergia. A un grupo que no se comunique o lo haga pobremente le resultará mucho más arduo colaborar que a otro que se comunique de manera eficaz.
  • Definir una estructura de liderazgo. La colaboración no está enemistada con la jerarquía y el liderazgo, sino que suele beneficiarse de un liderazgo claro y una estructura estable. Si el grupo está continuamente peleando por ver quién manda, se le hará difícil organizarse para enfrentar sus cometidos.
  • Atender las necesidades individuales. La colaboración no puede fundamentarse en el sacrificio de las necesidades individuales, pues el compromiso de los miembros de un grupo con las necesidades de la colectividad dependerá en buena medida de que el grupo se interese por las suyas. Es decir, la colaboración debe servir tanto para ayudar a un individuo por separado, como para que él ayude al resto del grupo.
  • Alimentar el espíritu de pertenencia. La colaboración normalmente se sustenta en un alto nivel de compromiso de parte de los individuos, para lo cual es indispensable contar con el espíritu o la atmósfera adecuada, esto es, un ambiente en el que todos los involucrados muestran un nivel similar de compromiso y preocupación, de beneficio y de esfuerzo, en el que cada quien haga su aporte y se considere parte importante de un equipo.

Sigue con: Trabajo en equipo

Referencias

¿Cómo citar?

"Colaboración". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/colaboracion/. Última edición: 15 de febrero de 2023. Consultado: 24 de febrero de 2024

Sobre el autor

Última edición: 15 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)