Concepto de
ATP

Te explicamos qué es el ATP, cuándo fue descubierto y las funciones de esta molécula. Además, sus características principales e importancia.

ATP
La molécula ATP fue descubierta en 1929 por el bioquímico alemán Karl Lohmann.

¿Qué es el ATP?

En la bioquímica, se llama con las siglas ATP a una molécula orgánica del tipo de los nucleótidos, fundamental para la obtención de energía celular, conocida como Adenosín Trifosfato o Trifosfato de adenosina.

Se trata de la fuente de energía principal para la mayoría de los procesos y funciones celulares conocidas.

El nombre del ATP proviene de su composición molecular: una base nitrogenada (adenina) enlazada con el átomo de carbono de una molécula de azúcar de tipo pentosa (ribosa), a su vez con tres iones fosfatos enlazados en otro átomo de carbono.

Su fórmula molecular es C10H16N5O13P3 y se lo produce tanto en la fotorespiración vegetal, como en la respiración celular de los animales.

El ATP es muy soluble en agua (por hidrólisis) y estable en rangos de pH entre 6.8 y 7.4. Al disolverse libera una gran cantidad de energía.

Como posee diversos grupos moleculares que le otorgan una carga negativa (ionizado a un nivel 4-), suele hallarse en las células como parte de un complejo con magnesio (Mg2+) u otros metales con los que presenta afinidad.

Esta molécula fue descubierta en 1929 por el bioquímico alemán Karl Lohmann, y su funcionamiento como la principal molécula de transferencia energética de la célula fue descubierta en 1941 por Fritz Albert Lipmann.

  1. Importancia del ATP

El ATP es una molécula fundamental para diversos procesos vitales, en primera instancia como fuente de energía para la síntesis de macromoléculas complejas, como el ADN, ARN o las proteínas.

Es decir, el ATP brinda el excedente de energía necesario para posibilitar determinadas reacciones químicas en el organismo.

Esto se debe a que presenta enlaces ricos en energía, que pueden disolverse en el agua según la siguiente reacción:

ATP + H2O = ADP (Adenosín Difosfato) + P + Energía

Por otro lado, el ATP es clave en el transporte de las macromoléculas a través de la membrana celular (exocitosis y endocitosis), permite la comunicación sináptica entre neuronas, por lo que se requiere su síntesis continua a partir de la glucosa obtenida de los alimentos, y su consumo continuo por los diversos sistemas celulares del cuerpo.

La ingesta de ciertos elementos tóxicos (gases, venenos) que inhiben los procesos propios del ATP, suelen ocasionar la muerte muy rápidamente, como el arsénico o el cianuro.

Por último, el ATP no puede almacenarse en su estado natural, sino como parte de compuestos mayores, como el glucógeno (que puede convertirse en glucosa y de su oxidación obtener el ATP) en los animales y el almidón en las plantas.

Del mismo modo, puede almacenarse en forma de grasa animal, mediante la síntesis de ácidos grasos.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "ATP". Recuperado de: https://concepto.de/atp/


Citar

Citado APA: (A. 2018,10. Concepto de ATP. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,11, de https://concepto.de/atp/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,10. Concepto de ATP. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.