Inicio >Cultura> Vanidad

Concepto de Vanidad


La vanidad es una característica histórica de la humanidad, ha estado presente desde tiempos inmemoriales y aunque parezca que hoy en día ha ido aumentando esto en la sociedad, puede que esto solo corresponda a un cambio en la forma de manifestarlo.

¿Qué es entonces la vanidad?

Corresponde al sentimiento de desear verse bien de manera superficial, lo que funciona como una forma de desviar la atención hacia los propios malestares internos. Es una forma de compensación.

Vanidad

(Vanidad. Ejemplo.)

Una definición clásica de la vanidad hace mención a una manera de arrogancia, de exacerbación de las propias cualidades con el fin de atraer a otros y ser admirado por éstos. Esto se acompaña de soberbia y engreimiento. Es una visión más bien negativa e, incluso, religiosa de esta palabra, ya que conecta al ser humano con lo más mundano.

La vanidad y el catolicismo

La biblia es uno de los textos sagrados donde más aparece la palabra “vanidad”, pero no es un halago, más bien representa la superficialidad, el vacío, los sin sentidos, la cobardía, siendo el indicativo de la ausencia del sentido de la vida. Para apagar esta aflicción del hombre, aparece la vanidad.

También se indica en ella que quienes no se hayan conectado a lo vano, los puros y limpios de corazón, serán bendecidos e, incluso, es señalado en los mandamientos, específicamente en el que dice:  “No tomarás el nombre de Dios en vano”.

Por su parte, el anticristo es el modelo de vanidad, el ángel superficial, ambicioso de poder, deseoso de ambición, de idolatría.

La visión psicológica de la vanidad

Una cuestión social y de género

En las distintas sociedades que existen, hay diferentes formas de interpretar lo deseado estéticamente, pero en todas existe el culto al cuerpo, a lo perfecto. Pero si hay un punto donde predomine la vanidad ese es el género femenino, si bien en la actualidad los hombres han ido mostrando más su lado vanidoso, es la mujer quien lleva la delantera en este sentido y no es menor, ya que a nivel mundial el culto al cuerpo perfecto de la mujer ha sido un tema que, en la actualidad, ha comenzado a abrir grandes debates acerca de los estereotipos, las presiones y la subjetividad de la belleza.

Vanidad como proceso del desarrollo humano

Si hay una etapa en la que las personas se centran en su cuerpo de forma egocéntrica, con la necesidad de conocerse y exaltar su belleza, es la adolescencia. En este punto los jóvenes viven la inmediatez, su imagen es su cuerpo, lo que conciben de ellos parte de la imagen que ven reflejada en ellos. Algo que evoluciona con el pasar del tiempo, sin embargo, antes de comprenderse como un ser con ideales, pasan por este estado de enamoramiento de si mismos.



Pero esto no ocurre sólo a nivel físico o corporal, sino que también a se vive hacia el “ser”, donde se ven motivados por una profunda introspección, para establecer y fortalecer los propios ideales. Por es habitual el silencio, el mostrarse analíticos, cuestionadores, inconformistas, entre otros.

La deseabilidad social en la adolescencia

Tener reconocimiento entre los pares es uno de los aspectos que mantiene ocupados a la mayoría de los adolescentes y existen ciertas aristas para conseguir dicha popularidad. Como por ejemplo:

  • Atractivo físico.
  • Sentido del humor.
  • Simpatía.
  • Facilitador de interacciones y creador de las mismas.
  • Activos y crean actividades para divertirse.
  • Seguridad y confianza en si mismo.
  • Talentos o habilidades especiales como ser inteligente, cantar muy bien, tocar en un grupo musical, destacarse en el deporte, entre otros.

La madurez temprana

Los adolescentes que se ven en este proceso son mucho más populares que los que no, eso fomenta la vanidad y el egocentrismo, pero debido al proceso por el cual atraviesan es más probable que tengan una visión más evolucionada de este concepto. Como por ejemplo, tener más seguridad y una autoestima más fortalecida hace que canalicen mejor la energía que trae consigo el ser atractivo para otros.

Por su parte, quienes tardan más en desarrollar su cuerpo, tienden a pasar más desapercibidos o ser vistos aún como niños. En cambio las mujeres que se desarrollan tempranamente son menos populares que las que aún conservan un halo de ingenuidad o que aún no se han desarrollado por completo.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.