Inicio >Ciencia> Resiliencia

Concepto de Resiliencia


La resiliencia es un concepto que se utiliza tanto en la psicología como la ecología, e incluso la sociología o la mecánica. En todos los casos, hace referencia a una cierta flexibilidad y adaptación; sin embargo, es necesario una definición más detallada al respecto.

Desde la psicología, se entiende por resiliencia a la capacidad de un individuo, o incluso de un grupo, de sobreponerse a situaciones negativas obteniendo resultados positivos tanto en la situación particular como en el aspecto motivacional.

Características de la Resiliencia

Una de las características principales de la resiliencia es la posibilidad de poder seguir teniendo planes a futuro, asumiendo las experiencias vividas y sobreponiéndose a ellas. Muchos autores cercanos a las neurociencias (rama de la medicina que tiene gran influencia sobre la psicología actual) postulan que ciertos individuos poseen estructuras psicológicas particulares que les permiten superponerse a los eventos que les aparecen, pudiendo manejar el estrés.

  • Situaciones tales como el fallecimiento de algún familiar cercano, la pérdida de empleo o rupturas amorosas son situaciones que pueden poner a prueba el grado de resiliencia existente en los individuos. Es importante aclarar que ésta no se define de manera genética o hereditaria de algún modo, sino que se construye sobre las bases de las experiencias vividas de los individuos.

Puede considerarse a la resiliencia como un paso más allá de la resistencia. Mientras que la resistencia implica tan sólo poder soportar la situación a la cual nos enfrentamos, la resiliencia es poder superarla con entereza. De hecho, muchos psicólogos asocian el concepto de entera como una pieza clave de la resiliencia.

Otra proceso importante de la resiliencia es la adaptación. Un claro ejemplo de esto se ve en los niños y en su capacidad de adaptarse a nuevos contextos, como puede ser el colegio.

Categorización de la resiliencia

Algunos psicólogos y especialistas en neurociencias establecieron una clasificación, consistente en personas no-resilientes y pro-resilientes como extremos de la escala, con distintos niveles intermedios. Esta clasificación no es absoluta e inamovible, sino que varía con la vida del individuo. Uno de los factores que puede influir para lograr una mayor resiliencia es el nivel intelectual y cognitivo con el que cuente la persona, permitiendo así una mayor asimilación de los hechos. No es un factor determinante, pero sí uno potencial.

Existen catástrofes naturales que permiten hablar de comunidades resilientes, ya que generar un golpe de inmensa proporción sobre la psiquis de todos los individuos. Lo mismo sucede con hechos particulares como las guerras, que llevan al extremo esta capacidad de los individuos. Las expectativas de resiliencia en ex combatientes es casi nula, o con expectativas muy pobres, debido a que es una de las situaciones más estresantes y que más afectan a la totalidad del individuo.

Resiliencia para la ecología

El significado de resiliencia para la ecología tiene un significado similar a lo anteriormente dicho, pero con la diferencia de que en este caso nos referimos a la capacidad de los ecosistemas o distintas comunidades bióticas para adaptarse a los distintos cambios y perturbaciones que pueda sufrir, ya sea por consecuencias estrictamente naturales o por modificaciones resultado del accionar del hombre.



No todas las comunidades o ecosistemas poseen la misma capacidad de resiliencia, sino que es el resultado de su constitución a lo largo del tiempo. Las distintas investigaciones demostraron que cuanto mayor sea la complejidad, mayor será la capacidad de resiliencia. Esto se debe principalmente a que en su desarrollo fueron desarrollando mecanismos que permiten una mayor autoregulación.

Se considera hoy en día que el sistema productivo y la contaminación afectan de manera casi absoluta a todos los ecosistemas y comunidades. Desde la acumulación de residuos hasta la emisión constante de gases o la extracción de recursos de manera indiscriminada, son factores que atentan contra la resiliencia de los ecosistemas.

Resiliencia para la ingeniería

Al aplicar fuerza sobre un determinado objeto con el fin de obtener una deformación del mismo, se debe aplicar una cantidad de fuerza determinada. El resultante de esa energía de deformación que se puede recuperar, es lo que se denomina resiliencia, es decir, la capacidad que tiene un determinado material para recuperarse de una deformación o de haber sido forzado a su límite elástico.

Aunque posee características similares a la tenacidad, se diferencia de esta principalmente porque la tenacidad hace referencia a la resistencia de un determinado material antes de romperse, mientras que la resiliencia sólo es la energía acumulada durante el proceso de deformación. Se considera que un determinado objeto cuanto más tenacidad posee, también posee más resiliencia.

Para probar la resiliencia en un material, existe una prueba denominada Péndulo de Charpy.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.