Inicio >Cultura> Ecléctico

Concepto de Ecléctico


A menudo las grandes ideas, teorías y visiones respecto a determinados temas trascendentales resultan tan interesantes, coherentes y con sentido que es difícil no tomarlas en cuenta, así éstas provengan de autores totalmente opuestos, puede existir el punto de encuentro, esto tiene relación con el eclectisismo, que revisaremos a continuación.

¿Qué es ecléctico?

Se entiende por ecléctico a aquella persona que practica una forma de vida, donde cuyos pensamientos y acciones derivan de una corriente filosófica llamada eclecticismo.

El eclecticismo, por su parte, es una palabra que proviene del griego eklegein, que quiere decir escoger o elegir. Esto explica en gran medida en lo que se basa la postura filosófica que lleva este nombre -que nace en la antigua Grecia, S II a.C-  la cual buscaba los aspectos importantes de las diversas corrientes filosóficas desde los inicios de la misma, sin premisas ni ideas preconcebidas, tampoco un límite o un margen, es decir, sin paradigma. Éstos podían tener orígenes tan diferentes como interesantes, pero no por ello excluyentes.

Algo que destacaba de sobremanera a los eclécticos era que, en vez de continuar creando dogmas opuestos, como era habitual durante este tiempo, encontraban el enlace congruente entre ideas tanto de Platón como de Aristóteles, algo impensable para algunos, ya que el estoicismo y la metafísica son antagónicos en su concepción de la realidad, es decir, desde la raíz.

Surge en el Siglo II antes de Cristo, mediante la elaboración de síntesis de las principales ideas proporcionadas por la filosofía clásica previa a los presocráticos Platón y Aristóteles. En este tiempo se destacaron dos personajes: uno de ellos fue Panecio de Rodas, quien creó sus ideas en base al platonismo y estoicismo y el otro fue Antíoco de Ascalón, quien a partir del estoicismo y escepticismo realizó su propia unión.

Historia del eclectismo

Ecléctico

(Cicerón, un ecléctico)

Los pensadores tanto del Siglo II como del Siglo I antes de Cristo, específicamente en Roma y Grecia, abandonaban el interés en lo teórico del hombre, centrándose en el saber práctico del mismo.

En Grecia se centran en el estoicismo antiguo y la escuela de Platón se vuelve hacia la actitud escéptica enfrentando al pensamiento estoico. Y los estoicos, por su parte, encuentran su camino hacia nuevas ideas enfocado a nuevas problemáticas. En este movimiento de intelectualidades asoman nombres como Panecio, Arcelisao, Carnéades y Posidonio, entre otros.

Avanzados al Siglo I a.C. es invadido por el sincretismo, dando un acento distinto y característico a la Nueva Academia de Varrón y Cicerón, quienes abordan lo verosímil para encontrar bases probables del saber práctico.

De Atenas a Roma pasa la enseñanza de Filón de Larisa a principios del Siglo I a.C., quien sale del escepticismo para avanzar al estoicismo, también motivado por el saber práctico. Antíoco sigue en el modo ecléctico, hallando elementos tanto estoicos como del escepticismo para tener los cimientos de lo que consiste la virtud y la felicidad.

En Roma, a partir de mediados del Siglo II a.C. se halla una escuela epicúrea romana y se recibe la visita de Panecio. Durante el Siglo I a.C., aquellos pertenecientes a la escuela platónica, hallan un espacio para la transmisión de sus saberes en la capital, éstos fueron Antíoco y Filón.

Durante este tiempo surgen importantes pensadores como Marco Terencio Varrón y Marco Tulio Cicerón, formados por Antíoco de Ascalón y por Filón. Cicerón mantenía una postura especial respecto a los dogmas, básicamente porque huía de ellos y tenía afinidad hacia las ideas de Filón y Antíoco, puesto que eran las más congruentes y carecían de la arrogancia muy propia de las principales escuelas filosóficas, ya que éstas eran extremas y bastante rígidas, no aceptaban otra forma de pensar, algo que sí existe en el eclecticismo.

Esta percepción del mundo, alejada de la rigidez, se acerca a la parte más humana, de hecho, su interés era el sumo bien y no creían en la objetividad de la realidad. Tampoco está de acuerdo con que solo el sabio se pueda acercar a la virtuosidad o al bien, como sostenían los estoicos. Más bien, busca una filosofía para todos, no para quienes se posicionen por sobre los “mortales”, aunque la sabiduría que éstos llegan a alcanzar no la ha poseído aún un ser humano común.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.