Inicio >Sociedad> Actitud

Concepto de
Actitud

¿Qué es actitud?

El término de actitud provine del latín actitūdo. En primer lugar este término puede ser definido como la manifestación de un estado de ánimo o bien como una tendencia a actuar de un modo determinado.

El concepto de actitud es muy utilizado en ámbito de la psicología, sin embargo resulta muy difícil encontrar una definición unificada. Algunos aspectos en común que pueden ser detectadas en muchas concepciones de actitud son:

1. Las actitudes no pueden ser considerados como cuestiones particulares, sino que más bien deben ser entendidos dentro de un contexto social y temporal.

2. Pueden ser detectados tres componentes en cuanto se refiere a la actitud. En primer lugar el elementos conductual, es decir el modo en que son expresados las emociones o pensamientos.

El segundo elemento es el emocional, que hace referencia a los sentimientos que cada persona tiene y por último el elemento cognitivo, que hace referencia a lo que el individuo piensa.

3. Las actitudes son adquiridas y aprendidas a  lo largo de la vida y adquieren una dirección hacia un determinado fin. Esto lo diferencia de caracteres biológicos, como el sueño o el hambre.

Tipos de actitudes

Las actitudes que adquieren los individuos son influidos por diversas causas, como relaciones, creencias y experiencias que hayan sido vividas a lo lago de la existencia de cada persona. Estas variantes impulsan a los individuos a actuar de distintas formas ante situaciones muy similares.

Es por ello que es corriente oír términos como una actitud positiva o negativa, lo cual puede determinar el éxito o fracaso de lo que se intente realizar. Por otro lado especialistas han realizado ciertas clasificaciones determinando los tipos de actitudes en:

1. Actitud egoísta: la personas que actúan con este tipo de actitudes se caracterizan por interesarse en conseguir satisfacer sus propias necesidades sin interesarse en las necesidades ajenas. En este caso se utiliza cualquier medio, incluso las otras personas pueden resultar un medio para alcanzar lo deseado.

2. Actitud de manipulador: los individuos que poseen estas actitudes suelen tener características en común al caso anterior, a diferencia que realmente utilizan a los demás como el instrumento para alcanzar satisfacer sus propias necesidades, es decir que efectivamente utilizan a otras personas como herramientas.

3. Actitud altruista: las personas que adoptan este tipo de actitudes resultan completamente opuestas a los dos casos mencionados anteriormente ya que no se interesan por el beneficio propio, si no en el de los demás.

Las otras personas no son utilizadas como un medio o herramienta si no que son entendidas como fines en sí mismos. Las personas con actitud altruista suelen ser comprensivas y atentas.

4. Actitud emocional: las personas que adquieren actitudes de este tipo suelen interesarse en los sentimientos y estado emocional de las otras personas.

Al igual que el caso anterior no buscan satisfacer de manera exclusiva sus necesidades si no que son considerados con los demás. Muchas veces estas personas son afectivas y sensibles para con los demás.

La actitud y el entorno

La actitud que exponen los individuos ante su entorno y el medio social en el que se encuentran integrados, en más de una ocasión, pueden reflejar diferentes funciones, cuya finalidad reside en el resultado que se quiera alcanzar.

De esta manera, un sujeto que adopta una actitud cautelosa tiene como objetivo cumplir con sus tareas de manera segura y procurando disminuir el margen de error lo menos posible. Las diferentes actitudes que un sujeto exponga determinarán el sentido de predisposición con el que éste querrá actuar.

Muchos especialistas afirman que la actitud adopta un grado de importancia considerablemente elevado dentro de un grupo o incluso una sociedad. No obstante, el rol que cumple la actitud de un individuo puede diferenciarse en positiva o negativa.

Mientras que exista una actitud positiva en la mayoría de los integrantes de un grupo, el mismo podrá decirse que posee tendencias de evolución y adaptación efectivas, puesto a que la predisposición de cada individuo es positiva. Cuando un grupo se encuentra con integrantes que emanan actitudes de índole negativo, el rumbo del grupo se consolidará como involutivo y el fracaso será algo próximo.

La obtención de las actitudes de ninguna manera son innata, sino que contrariamente el ser humana es quien las adquiere en función de un hecho o un objeto.


En este sentido, es correcto decir que una actitud es adquirida por la experiencia activa con algo en específico, tal como lo puede ser un objeto, un suceso, una persona, etcétera. También el resultado provocado como respuesta a un estímulo, generado por agentes externos, es un medio por el cual se obtienen las actitudes.

Propiedades de la actitud

Las actitudes están sometidas a diversas características completamente reconocibles:

1. Las actitudes están predispuestas al cambio espontáneo y a una flexibilidad innata. En este sentido se entiende que poseen una dinámica resaltante.

2. Las actitudes son el principal motor de influencia en relación a las respuestas frente a estímulos y a las conductas adoptadas.

3. Las actitudes pueden responder a múltiples situaciones, por lo tanto se dice que son transferibles.

4. Las actitudes se adquieren con la experiencia y la obtención de conocimientos en cada suceso que compone la vida de un individuo. De esta manera, las actitudes influyen en las distintas conductas que el sujeto adopte.

Elementos de la actitud

El psicólogo social, Rodríguez Aroldo, remarca que la actitud se encuentra compuesta por diferentes elementos esenciales:

1. Elemento cognitivo: la propia existencia de una actitud se encuentra complementada conjuntamente con la existencia de un esquema cognoscitivo que el propio sujeta recrea.

Dicho esquema se encuentra conformado por la percepción que puede captarse sobre el objeto en cuestión, junto con las creencias y datos que se tienen previamente del mismo.

(Actitud positiva)

(Actitud positiva)

Este elemento puede ser entendido también como modelo actitudinal de expectativa por valor. Los estudios realizados por Fishbein y Ajzen afirman en base a esto que cualquier objeto del cual no se posee ningún tipo de dato o información, nunca podrá entonces generar una actitud en el individuo.

2. Elemento conductual: según Rodríguez Aroldo, el elemento conductual es aquel que en todo momento se encuentra activo. Además, lo define como la corriente actitudinal que se produce al reaccionar frente a un objeto de una forma específica.

3. Elemento afectivo: a diferencia del conductual, el elemento afectivo se compone por los sentimientos expuestos, sean positivos o negativos, frente a un objeto social. También representa el punto de comparación existente entre las creencias y las opiniones, caracterizadas siempre por su lado cognoscitivo.

Algunas definiciones de “actitud”

Diferentes celebridades artísticas y personajes sobresalientes dentro de la historia de la humanidad han expuesto su propia definición de actitud, según sus puntos de vista y concepciones de la realidad. Ejemplo de ello son las siguientes citas textuales:

1. C. M. Judd: “Las actitudes son evaluaciones duraderas de diversos aspectos del mundo social, evaluaciones que se almacenan en la memoria”.

2. R. Jeffress: “La actitud es nuestra respuesta emocional y mental a las circunstancias de la vida”.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.