Valoración

Te explicamos qué es una valoración en un sentido general y su significado según el contexto: económica, crítica, personal, artística y más.

Un conjunto de jueces establece su valoración sobre los competidores de un evento deportivo.
La valoración puede referirse al precio, la importancia, el mérito o la relevancia.

¿Qué es una valoración?

Una valoración, en general, consiste en evaluar o medir el valor o la valía de una cosa o una persona. Por “valor”, sin embargo, pueden entenderse cosas muy diferentes: el precio, la importancia, el mérito o la relevancia dentro de un contexto determinado. Así, por ejemplo, un departamento puede estar valorado en cien mil dólares, esto es, que comprarlo cuesta dicha cifra; pero a la vez una persona puede tener una valoración negativa entre sus pares, esto es, una mala reputación o estima entre sus amigos o compañeros.

La palabra “valoración”, así como “valorar” y “valor”, provienen de la raíz latina valere, traducible como “tener fuerza” o “tener salud”. De allí proviene, por ejemplo, el adjetivo valioso (“que tiene mucho valor”, o sea, que es fuerte, aguerrido, valiente). Es posible pensar que, con el paso de los siglos, lo que era apreciado en los héroes y soldados de la Antigüedad engendró la palabra para nombrar aquello que se estima en general, o sea, aquello que resulta valioso.

En la actualidad, es posible hablar de valoración en contextos muy diferentes, pero siempre en referencia a la asignación del valor de algo o alguien, esto es, a su evaluación o tasación.

Ver también: Tipos de valores

Valoración económica

Dicho en términos sencillos, la valoración económica de las cosas se refiere a su precio. Es decir, su valor dentro de un sistema económico determinado. Por ejemplo, el valor de un producto en venta en una tienda es la cantidad de dinero que se debe pagar para poseerlo.

Similarmente, el valor de alquiler de un departamento es la cantidad de dinero que debe pagarse mensualmente para habitarlo, y el valor de una acción empresarial es el precio de la acción en el mercado bursátil, el cual puede variar de acuerdo al desempeño de la empresa. Todos estos son ejemplos de valores económicos, y el proceso de asignarlos o determinarlos a través de una evaluación objetiva se conoce como tasación, valuación o valoración.

Valoración artística

Un crítico explica su valoración ante una obra de arte.
La valoración artística depende del criterio de un estudioso o un entendido en la materia.

En el campo artístico, las obras también cuentan con un valor, determinado a partir de un criterio especializado, o sea, del criterio de un estudioso o un entendido en la materia. Esta operación se realiza con dos objetivos principales:

  • Determinar la relevancia artística de la obra, o sea, su importancia dentro del campo estético y su posible valía para las generaciones venideras, es decir, determinar si se trata de una obra que encarna en algún sentido aspectos fundamentales, inamovibles y profundos de la existencia humana.
  • Determinar el precio o costo económico de la obra, a menudo basándose en los criterios especializados de la relevancia artística, la rareza, el valor documental, la oferta y la demanda de obras de arte, entre otros.

Valoración crítica

Una valoración crítica es un juicio o evaluación especializada de un objeto, un producto o una idea. El término “crítico” remite al hecho de que se hace de manera sistemática, organizada, apelando a criterios objetivos y a una metodología demostrable. Así pues, una valoración crítica es una valoración técnica o relacionada a un área específica del saber.

Por ejemplo, una monografía de tesis es sometida al juicio crítico del jurado que la evalúa y que, apelando a sus conocimientos especializados, determina críticamente su valor, o sea, su aporte al campo de estudios o a la academia en general. Lo mismo puede decirse de la opinión de un crítico de cine respecto de una película, o de una reseña literaria hecha por un lector especializado, esto es, un crítico literario.

Valoración personal

Una valoración personal es, a grandes rasgos, una evaluación individual o subjetiva que alguien realiza respecto de algo. No se debe considerar un sinónimo de opinión o postura, ya que la valoración necesariamente implica, como su nombre lo indica, un juicio de valor, que debe estar sustentado necesariamente en algún tipo de argumento.

En cambio, una opinión personal o postura personal es una aproximación subjetiva que no amerita mayor debate o explicación, y que tiende a ser rápida, superficial. Por ejemplo, una opinión puede expresarse en términos de “me gusta” o “no me gusta”, mientras que una valoración personal exige ciertos argumentos y cierto análisis.

Así, en general, para realizar una valoración personal sobre un tema, se lo debe abordar a través de argumentos y explicaciones que justifiquen la postura personal, evitando incurrir en apreciaciones superficiales (como “me gusta” o “no me gusta”). En vez de esto se pueden sopesar los pros y contras del asunto, detallar el contexto desde el cual se lo aborda y, en general, demostrar capacidad de análisis personal.

Sigue con: Estatus

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Valoración". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/valoracion/. Última edición: 7 de febrero de 2023. Consultado: 24 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 7 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)