Concepto de
Tiempo Libre

Te explicamos qué es el tiempo libre, su relación con la productividad y con el ocio. Además, qué hacer durante nuestro tiempo libre.

tiempo libre
Cada persona puede elegir cómo emplear su tiempo libre.

¿Qué es el tiempo libre?

Cuando hablamos de tiempo libre, en general, nos referimos a la cantidad de tiempo que nos queda luego de haber satisfecho nuestros deberes y necesidades (personales, profesionales, domésticas, etc.), es decir, el tiempo del cual podemos disponer libremente. Es común emplear este término como sinónimo de ocio o de recreación, pero no se trata de lo mismo.

La manera de entender el tiempo libre en la sociedad puede ser muy distinta, y a menudo puede ser problemática. Su nombre mismo ya revela que bajo cierta idea de la producción, el tiempo libre vendría a ser tiempo improductivo, o sea, tiempo desperdiciado, en el que “no se está haciendo nada”. Pero todos sabemos que eso dista de ser cierto: el tiempo libre puede estar lleno de actividades de distinta índole.

Sin embargo, la administración del tiempo libre es un asunto enteramente personal e individual. Uno puede elegir invertirlo en el ocio y la recreación, o en el desarrollo de talentos no vinculados con nuestra actividad profesional, o incluso en el estudio; de modo que, en el fondo, la frontera entre lo que es el tiempo libre y lo que no, viene a menudo a ser arbitraria, convencional, cuando no subjetiva.

En nuestras sociedades modernas, el tiempo libre es a la vez una necesidad, vital para poder descansar y despejarnos de las labores productivas, y una oportunidad, ya que al dedicarnos a actividades recreativas o de otra naturaleza, consumimos bienes y servicios que también movilizan la economía de la sociedad. Así, mientras disponemos de nuestro tiempo libre, otros están inmersos en el tiempo productivo, y viceversa.

Ver también: Calidad de vida

Tiempo libre y ocio

Como decíamos antes, tiempo libre y ocio no son exactamente lo mismo. El ocio es el tiempo dedicado a las actividades recreativas, libres y voluntarias, cuyo propósito es el esparcimiento, el descanso y la distracción. El ocio se lleva a cabo en el tiempo libre de cada quien, es decir, en el tiempo disponible tras la satisfacción de los deberes y necesidades, pero no toda actividad llevada a cabo en nuestro tiempo libre es una actividad de ocio.

Por otro lado, el ocio se caracteriza por una cierta actitud de la persona respecto a la actividad que se realiza. Generalmente, el tiempo de ocio se experimenta de manera voluntaria y desinteresada, o sea, sin esperar nada a cambio y sin tener mayor compromiso que el esparcimiento y el encuentro con uno mismo, o bien la socialización y el contacto con los seres queridos.

Pueden darse actividades improductivas, recreativas y en tiempo libre, que no son ociosas. Por ejemplo, extender actividades lúdicas mucho más allá del tiempo saludable, como pasar un día entero enganchado a un videojuego; o actividades competitivas que suponen una recompensa final, como participar en un torneo deportivo, no son exactamente formas del ocio, si bien deben llevarse a cabo siempre en el tiempo libre de cada quién.

En cambio, ver un programa de televisión, ir al cine con los amigos, practicar un deporte o dedicarse a un hobby son formas de ocio, cuya única satisfacción es la actividad en sí misma y la distracción que brindan. En conclusión: la diferencia entre el tiempo libre y el tiempo de ocio es cómo dispongamos de él.

¿Qué hacer con nuestro tiempo libre?

tiempo libre estudio
En el tiempo libre se puede aprender algo nuevo, como un idioma o a tocar un instrumento.

Del tiempo libre puede disponerse a través de una verdadera multitud de actividades, tales como:

  • Realizar deportes y actividades físicas, en solitario o como parte de un grupo.
  • Visitar museos, teatros y salas de cine, para consumir exposiciones, obras y espectáculos.
  • Leer libros de un tópico de nuestro interés o apasionamiento: literatura, historia, divulgación, etc.
  • Entretenerse mediante videojuegos en distintas plataformas, o simplemente mirar la televisión.
  • Inscribirse en clases de algún idioma nuevo, o aprender a tocar un instrumento musical.
  • Adquirir y ejercitar un hobby: modelos para armar, pintura sobre lienzo, observación de aves, etc.
  • Practicar la meditación o algún tipo de ritos místico-religiosos.
  • Visitar a nuestras amistades o a nuestros familiares.
  • Salir a pasear, a comer fuera, o ir a bailar a una discoteca.
  • Hacer voluntariado en actividades ecológicas, sociales o comunitarias.
  • Viajar.

Sigue con: Estilo de vida

Referencias:

Última edición: 20 de noviembre de 2020. Cómo citar: "Tiempo Libre". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/tiempo-libre/. Consultado: 01 de diciembre de 2020.