Plagio

Te explicamos qué es el plagio, sus consecuencias y cómo puede evitarse. Además, te contamos qué son los derechos de propiedad intelectual.

plagio propiedad intelectual
El plagio es una infracción y un delito que violenta los derechos de autoría intelectual.

¿Qué es el plagio?

El plagio es la acción de plagiar, es decir, de tomar un fragmento de una obra artística o intelectual ajena (o la obra entera) y hacerlo pasar por propio, sin dar crédito en ningún momento al autor verdadero. El plagio es una infracción y un delito que violenta los derechos de autoría intelectual (los derechos morales), por lo que resulta más o menos equivalente al robo. A quienes lo practican se les conoce como plagiarios o plagiadores.

Una persona comete plagio cuando copia o imita algo que no es de su autoría y para lo cual no cuenta con autorización expresa del autor verdadero, de modo tal que este último podría emprender acciones legales o de denuncia contra el plagiador. Por ejemplo, si en un libro se copia un fragmento de otro haciéndolo pasar por contenido original, o si en una película se desarrolla una trama idéntica a otra previa, o si un invento es esencialmente el mismo que otro ya patentado, se puede en todos estos casos hablar de plagio.

Así, se comete plagio cuando se copia o apropia cualquier cosa que esté protegida por el derecho de autor, como textos, logotipos, obras de arte, frases, formas, fotografías e incluso traducciones de otros textos. El plagio está normalmente penado por la ley y dependiendo del caso, el plagiario puede verse obligado a sufrir penalidades, pagar una indemnización o incluso a ir a la cárcel.

Puede servirte: Tipos de texto

¿Qué cosas se consideran plagio?

En general, se considera plagio:

  • Copiar, reproducir o tomar por propia una obra intelectual o artística, o un fragmento cualquiera de ella.
  • Parafrasear de manera inaceptable un texto o una idea, sin citar a su autor original.
  • Entregar un trabajo propio ya presentado como si fuera nuevo (a menudo referido como “autoplagio”).
  • Copiar o reproducir obras visuales o multimedia sin permiso del autor o haciéndolas pasar por propias.
  • Apropiarse de una traducción ajena de una obra literaria, pues la traducción, en sí misma, está amparada por el derecho de autor.

En cambio, no se considera plagio:

  • Citar o referenciar adecuadamente una obra ajena o parte de ella.
  • Parafrasear las ideas ajenas, siempre y cuando se detalle de dónde provienen.
  • Presentar compilaciones de documentos ajenos como parte de una investigación propia.
  • Traducir una obra ajena escrita en lengua extranjera.
  • Emplear ideas de conocimiento público o que no pertenecen a ningún autor en específico, como los refranes.

El plagio en la academia

En los ámbitos académicos y escolares, el plagio constituye una de las mayores faltas posibles, dado que se trata de instituciones dedicadas a cultivar el intelecto y el conocimiento de manera responsable. Quienes incurren en plagio en tareas escolares, ensayos académicos o monografías y tesis, normalmente son reprobados automáticamente y castigados con severidad, por ejemplo, con la expulsión de la academia. Esto se debe a que plagiar es, fundamentalmente, robar ideas o robar palabras.

Las herramientas de la cita y la paráfrasis son, en este sentido, útiles para no incurrir en el plagio a la hora de redactar algún trabajo investigación o ensayo de cualquier tipo. La cita consiste en la trascripción textual del texto original, encerrado en comillas (“ ”) para que el lector sepa que esa frase o párrafo no le pertenece al investigador; mientras que la paráfrasis consiste en expresar con propias palabras lo dicho por un autor, pero dejándole saber al lector que las ideas no le pertenecen al investigador.

Los derechos de propiedad intelectual

La propiedad intelectual es un conjunto de normas y órdenes jurídicas cuyo propósito es defender la autoría de las ideas e impedir la copia y el plagio. Esto no solo abarca los textos académicos o literarios (artísticos), sino también otras formas de labor creativa e intelectual como la música, el diseño gráfico, la cinematografía, el diseño de modas, el diseño industrial y todas aquellas ideas que se encuentren bajo el amparo de una patente.

La violación de estos derechos constituye, por ende, un delito, y puede ser perseguida y castigada por la justicia, lo que acarrea normalmente sanciones reparatorias e indemnizaciones, cuando no sanciones mucho peores.

Dentro de estos derechos autorales se encuentran también los derechos morales, es decir, aquellos derechos que le otorgan al autor el reconocimiento exclusivo de su obra y el derecho a preservar la integridad de su obra, esto es, de negarse a que la obra sufra modificaciones o dé lugar a obras derivadas que la contradigan o la arruinen.

Consecuencias del plagio

Las consecuencias del plagio dependen, en gran medida, del ámbito en el que se produzca. Por ejemplo, dentro de la academia, descubrir un plagio es motivo suficiente para reprobar a un alumno, y dependiendo de la severidad del caso, para expulsarlo.

No es lo mismo dar con un plagio menor en un ensayo para una asignatura, que dar con párrafos enteros robados de otro autor dentro de una tesis de grado. En todo caso, las normativas académicas locales contemplan los castigos posibles para el plagio en estas situaciones.

En otros casos, de mayor envergadura, un plagiario puede verse obligado a compensar económicamente al autor (o a quien detente los derechos autorales), lo cual además puede repercutir negativamente en la imagen y la respetabilidad del plagiario. En ocasiones más graves todavía, el plagiario puede ir a la cárcel.

Herramientas para detectar plagios

Hoy en día existen distintas piezas de software online que permiten detectar plagios mediante un rápido escaneo. Algunos de estos programas son:

  • NET. Una herramienta digital que emplea diversos buscadores online (como Google o Bing) para dar con el texto seleccionado en caso de que se trate de un plagio.
  • ArticleChecker. Diseñado específicamente para operar en línea, esta herramienta gratuita permite copiar un texto y buscarlo en internet para ver si existe una versión previa patentada.
  • Copyleaks. Inspirado en la famosa plataforma de información gubernamental desclasificada wikileaks, este portal es capaz de pescar plagios independientemente del idioma o el formato del texto. Además, cuenta con una práctica aplicación para smartphones.
  • Docode. Es una herramienta anti-plagio que, además, cuenta con la capacidad para buscar e identificar traducciones a la lengua inglesa.
  • The Plagiarism Checker. Un portal de detección de plagios diseñado por la Universidad de Maryland, que opera en base al formato Word, de un modo sencillo y práctico.

Sigue con: Escritura

Referencias

¿Cómo citar?

"Plagio". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/plagio/. Última edición: 12 de agosto de 2022. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 12 agosto, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)