Diagrama de flujo

Te explicamos qué es un diagrama de flujo, sus características, tipos y para qué sirve. Entiende también cómo hacer uno y ejemplos.

Un diagrama de flujo representa cada paso puntual de un proceso.

¿Qué es un diagrama de flujo?

El diagrama de flujo, también llamado diagrama de actividades o flujograma, es un esquema que representa un proceso o un procedimiento, indicando todos sus pasos, tareas o etapas de forma secuencial.

Para representar gráficamente el orden de los pasos, las actividades o las acciones de un evento o un procedimiento, los diagramas de flujo constan de dos elementos fundamentales:

  • Símbolos. Son figuras geométricas que representan cada paso o decisión. Por ejemplo, hay un símbolo específico para el inicio y otro para el fin del proceso.
  • Flechas o líneas. Son aquellas que conectan los símbolos de cada paso o decisión para indicar el recorrido del proceso.

Los diagramas de flujo sirven para organizar, evaluar o replantear secuencias de actividades y procesos de distinta índole, como proyectos, actividades, capacitaciones, planificaciones o procedimientos empresariales o institucionales. Por lo tanto, son empleados a menudo en disciplinas como la programación, la informática, la economía, las finanzas, los procesos industriales e, incluso, la psicología cognitiva.

Ver también: Organizadores gráficos

Características de un diagrama de flujo

Un diagrama de flujo es:

  • Sintético. Al emplear símbolos y flechas, muestra de forma resumida todas las tareas de un procedimiento o un proceso, que en un texto estarían explicadas con muchos pasos.
  • Simple. Se puede elaborar rápidamente y es fácil de comprender, porque brinda mucha información con pocos elementos.
  • Versátil. Puede representar muchísimos procesos de diversas áreas, como fabricaciones de productos, toma de decisiones, instrucciones o contenidos educativos.

Sigue con: Diagrama

¿Para qué sirve un diagrama de flujo?

Los diagramas de flujo se pueden utilizar en distintos campos para:

  • Informar cómo se lleva a cabo un proceso. Se utilizan para describir y explicar cómo funcionan los algoritmos, los programas informáticos, las aplicaciones, los sitios web, la fabricación o la distribución de un producto, las campañas publicitarias, la organización de una institución, entre otros.
  • Diseñar distintos tipos de procesos. Se emplean en la etapa de planificación, para diagramar cómo será un proceso que se quiere implementar en el futuro. Por lo tanto, se pueden utilizar en empresas, instituciones, campañas de marketing, investigaciones científicas, proyectos informáticos, entre otros.
  • Analizar distintos tipos de procesos. Sirven para examinar procesos que ya se están llevando a cabo con el objetivo de solucionar problemas, mejorar procedimientos y cumplir con distintas tareas de forma más eficiente.
  • Explicar procesos teóricos. Se utilizan en distintas asignaturas para explicar procesos matemáticos, lógicos, biológicos, históricos, literarios, entre otros. Por ejemplo, se pueden usar como soporte en una clase de biología para describir el funcionamiento del aparato digestivo.
  • Organizar las tareas de un equipo de trabajo o de investigación. Se emplean para determinar qué actividades se deben hacer, cuándo y en qué orden. Además, se puede indicar quién debe realizar cada paso.
  • Corroborar que se estén cumpliendo las tareas. Pueden ser utilizados por la persona encargada de un proceso, para verificar que las actividades se estén cumpliendo de manera secuencial.

Diagramas de flujo para representar algoritmos
En informática y programación, los diagramas de flujo se utilizan para representar algoritmos, es decir, procesos que tienen varios pasos y que se emplean para diseñar el funcionamiento de programas, sitios web y aplicaciones.

Ver además: Esquema

Simbología de un diagrama de flujo

Los principales símbolos convencionales que se emplean en los diagramas de flujo son:

Tipos de diagrama de flujo

Hay cuatro tipos de diagrama de flujo según su modo de su representación:

1. Diagrama de flujo horizontal

El diagrama de flujo horizontal se utiliza para representar las etapas de un proceso de izquierda a derecha. Las tareas y las decisiones se anotan en distintas figuras geométricas y se conectan mediante flechas.

2. Diagrama de flujo vertical

El diagrama de flujo vertical se utiliza para representar todas las etapas de un proceso, desde arriba hacia abajo. Tiene forma de cuadro.

Las actividades se colocan en la primera columna, cada una en una fila. En la primera fila se colocan símbolos que indican de qué naturaleza es cada actividad. Luego se traza una línea que une las actividades para mostrar el flujo del proceso.

3. Diagrama de flujo panorámico o por bloques

El diagrama de flujo panorámico se utiliza para representar todas las actividades de un proceso, pero agrupándolas en bloques. Cada bloque se encuentra dentro de una columna y el proceso se representa de forma similar al diagrama de flujo horizontal, aunque se pueden emplear otros símbolos.

4. Diagrama de flujo arquitectónico o geográfico

El diagrama de flujo arquictectónico se utiliza para representar las actividades de un proceso indicando los lugares en los que ocurre cada una, puesto que se dibuja sobre un plano simplificado.

Diagramas de flujo según su temática

Además, en relación con su temática, existen distintos tipos de diagramas de flujo. Algunos de ellos son:

  • Diagrama de flujo de procesos. Se utiliza para representar las actividades o tareas de un proceso. Suele dibujarse como el diagrama de flujo vertical.
  • Diagrama de flujo de decisiones. Se utiliza para representar todas las actividades de un proceso, pero se incluyen pasos que representan decisiones, porque hay que elegir entre dos opciones. Suele dibujarse como el diagrama de flujo horizontal.
  • Diagrama de flujo de productos. Se utiliza para indicar todas las actividades necesarias para fabricar un producto. Suele dibujarse como el diagrama de flujo horizontal, pero brinda más información.

¿Cómo hacer un diagrama de flujo?

Para hacer un diagrama de flujo, se puede seguir una serie de pasos:

  1. Determinar un objetivo o el proceso que se quiere representar. En el caso de que se esté diseñando un proyecto, se debe determinar cuál es el objetivo general o la meta final. Si se quiere representar otro tipo de proceso, se debe contar con la información suficiente.
  2. Establecer cuáles son las tareas. Se debe realizar una lista que indique cuáles son las actividades para alcanzar un objetivo, o todas las acciones o pasos del proceso.
  3. Indicar el orden de las tareas. Se deben organizar las tareas según su secuencia.
  4. Clasificar las tareas. Se debe indicar qué tipo de tarea es cada una: si es el inicio, el fin, un proceso, una decisión, una entrada o una salida.
  5. Hacer el diagrama. Se debe representar el diagrama dibujado a mano o en un dispositivo electrónico. Para ello, se deben escribir todas las tareas según su orden, asignarles un símbolo y unirlas con flechas, que indiquen la secuencia.
  6. Revisar el diagrama. Se debe verificar que todos los pasos y su secuencia sean correctos.

Ejemplos de diagrama de flujo

  • Diagrama de flujo para la compra de unos zapatos:
  • Diagrama de flujo para utilizar una impresora:

Ver también:

Ventajas del diagrama de flujo

Los diagramas de flujo presentan una serie de ventajas:

  • Permiten simplificar la representación de procesos muy complejos, porque los muestran gráficamente con pocos elementos.
  • Facilitan la comunicación en exposiciones y explicaciones, porque se puede ver la secuencia completa de un proceso.
  • Se pueden aplicar para representar cualquier proceso que tenga pasos secuenciales.
  • Se adaptan a distintos niveles, porque se pueden usar más o menos símbolos para hacerlos más o menos complejos.
  • Se realizan en pocos pasos y en poco tiempo.

Historia del diagrama de flujo

El diagrama de flujo fue inventado en 1921 por Frank Gilbreth, un ingeniero estadounidense, con el objetivo de emplearlo en procesos de la ingeniería. A partir de 1930, este diagrama se comenzó a utilizar en empresas y negocios, con la finalidad de mejorar la producción y lograr que la organización de las compañías fuera más eficiente.

Con el tiempo, los diagramas de flujo comenzaron a emplearse en otras disciplinas. En primer lugar, en la informática, para diseñar programas y sistemas operativos. Luego, en otras áreas, como la administración, el marketing y la educación.

Además, comenzaron a surgir variantes de los primeros modelos y de la simbología empleada. También se desarrollaron programas informáticos que permiten realizar este tipo de diagramas de forma sencilla y versátil.

Sigue con:

Referencias

  • Calderón Umaña, S. y Ortega Vindas, J. (2009). Guía para la elaboración de diagramas de flujo. Área de Modernización del Estado.
  • La curiosa historia de los diagramas de flujo. (25 de abril de 2022). Diario de Yucatán. https://www.yucatan.com.mx/
  • Patiño Martínez, F. Y.; Torres Londoño, C. I. y Chica Sosa, P. (2023). Elaboración de diagramas de flujo básicos (Generación de contenidos impresos N.° 17). Ediciones Universidad Cooperativa de Colombia. http://dx.doi.org/
  • Sáenz Fuentes, B. E. y Martínez Hernández, L. M. (2014). Diagramas de flujo. En L. M. Martínez Hernández, P. E. Ceceñas Torrero y V. C. Ontiveros Hernández (Coords.), Mapas mentales, mapas conceptuales, diagramas de flujo y esquemas. Red Durango de Investigadores Educativos.

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Diagrama de flujo". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/diagrama-de-flujo/. Última edición: 9 de abril de 2024. Consultado: 19 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 9 abril, 2024
Revisado por Carla Giani
Profesora en Letras (Universidad de Buenos Aires).

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)