Concepto de
Cubismo

Te explicamos qué es el cubismo, las características y artistas de este movimiento. Además, el cubismo analítico, sintético y algunas obras.

Cubismo
El estilo característico del cubismo explora una nueva perspectiva geométrica de la realidad.
  1. ¿Qué es el cubismo?

Se conoce con el nombre de cubismo a un movimiento artístico del siglo XX que irrumpió en la escena artística europea en 1907, marcando un fuerte distanciamiento respecto a la pintura tradicional y sentando un precedente vital para el surgimiento de las vanguardias artísticas.

Su estilo característico explora una nueva perspectiva geométrica de la realidad, mirando los objetos desde todos los puntos de vista posibles, lo cual fue una ruptura con modelos pictóricos vigentes desde el Renacimiento.

El término “cubismo” no obstante no fue propuesto por los propios pintores, sino por el crítico Louis Vauxcelles, el mismo que en su momento puso nombre al fauvismo, quien luego de acudir a una exposición de Georges Braque (francés, 1882-1963) afirmó que sus obras “reducían el paisaje y el cuerpo humano a insípidos cubos”, y procedió entonces a hablar del cubismo. Al respecto afirmaría luego el pintor español Pablo Picasso, considerado máximo exponente del movimiento, que “Cuando hacíamos cubismo, no teníamos ninguna intención de hacer cubismo, sino únicamente de expresar lo que teníamos dentro”.

Ver además: Arte abstracto.

  1. Características del cubismo

Cubismo
Las pinturas cubistas suprimen la mayoría de los detalles de los objetos que representan.

A pesar de lo que su nombre pueda sugerir, el cubismo no consiste en pintar a través de cubos. Por el contrario, el cubismo reconoce y abraza la naturaleza bidimensional del lienzo y renuncia a la tridimensionalidad, tratando más bien de representar en sus pinturas todos los puntos de vista posibles de un objeto, de manera simultánea. Al hacerlo, revolucionaba los preceptos vigentes en la pintura desde la antigüedad, razón por la cual se considera al cubismo como la primera de las vanguardias artísticas.

Las pinturas cubistas, así, carecen de profundidad, ofrecen múltiples puntos de vista (en lugar de uno único), y suprimen la mayoría de los detalles de los objetos que representan, a menudo reduciéndolos a un mismo rasgo: los violines, por ejemplo, se reconocen únicamente por sus colas.

Al mismo tiempo, el género de pinturas del cubismo no podría ser más convencional: bodegones, paisajes, retratos. Pero a diferencia del impresionismo y del fauvismo, se los pinta con colores apagados: grises, verdes y marrones, sobre todo en su primera época.

La dificultad que suponía interpretar ciertos cuadros cubistas, dada su ruptura con toda forma de naturalidad, ocasionó que fuera necesario acompañar la obra con un texto explicativo o de naturaleza crítica, gesto que luego se haría común en las obras de arte de las vanguardias.

  1. Artistas del cubismo

El máximo exponente del cubismo fue el español Pablo Picasso (1881-1973), a quien se le asume como fundador de la estética y primer cultor de su estilo. Sin embargo, otros artistas reconocidos por su obra cubista fueron los franceses Georges Braque (1882-1963), Jean Metzinger (1883-1956), Albert Gleizes (1881-1953) y Robert Delanay (1885-1945), y los españoles Juan Gris (1887-1927) y María Blanchard (1881-1932).

  1. Cubismo analítico (1909-1912)

cubismo analítico
Muchas obras del cubismo analítico se volvían prácticamente abstractas.

El cubismo analítico o cubismo hermético fue la etapa inicial del movimiento, cuyas pinturas eran casi todas monocromas y grises, enfocadas en el punto de vista y no en la cromaticidad. Este enfoque era tal, que en muchos casos las obras se volvían prácticamente abstractas, ya que los planos se hacían irreconocibles e independientes del volumen del objeto pintado. Esto ocasionó que el nuevo estilo recibiera mucho rechazo de los sectores tradicionalistas de la pintura, al mismo tiempo que el entusiasmo de los artistas de vanguardia y de personalidades de la cultura como Guillaume Apollinaire y Gertrude Stein, quienes escribieron piezas críticas sobre la importancia del cubismo naciente.

Hacia 1911, sin embargo, el pintor madrileño Juan Gris empezó a interesarse por la luz, incorporándola a sus obras cubistas de manera naturalista. Pero al año siguiente se había sumado a la tendencia hacia el collage de Picasso y Braque, incorporando a sus cuadros materiales diversos como madera y tapicería.

  1. Cubismo sintético (1912-1914)

Cubismo sintético
El cubismo sintético añade color a la tendencia cubista hasta entonces monocroma.

El segundo período del cubismo nace a raíz de la tendencia de Braque a incorporar, a partir de 1912, números y palabras en sus cuadros, así como la utilización de maderas, papeles decolorados y otros materiales.

Ese mismo año Picasso realiza su primer collage, y esta incorporación de otros elementos añade color a la tendencia cubista hasta entonces monocroma. Los cuadros cubistas se vuelven entonces más figurativos y por ende más sencillos de interpretar, más dóciles, y en ellos los objetos son reducidos a sus características elementales, en vez de a volúmenes y planos superpuestos.

Ésta es considerada la etapa más imaginativa del cubismo, especialmente en la obra de Juan Gris, quien se otorgó mayores cuotas de libertad y color. Sin embargo, la Primera Guerra Mundial puso fin al movimiento, ya que muchos pintores fueron llamados al frente, y en la posguerra solamente Juan Gris permaneció fiel al cubismo, aunque en un estilo mucho más simple y austero.

  1. Obras del cubismo

Algunos de los cuadros más representativos del cubismo son:

  • Guernica (1937) de Pablo Picasso.
  • Las señoritas de Avignon (1907) de Pablo Picasso.
  • Violín y paleta (1909) de Georges Braque.
  • La botella de anís (1914) de Juan Gris.
  • Mujer leyendo en la playa (1937) de Pablo Picasso.
  1. Cubismo literario

El cubismo literario es una adaptación fruto del ingenio del francés Guillaume Apollinaire (1880-1918), reconocido poeta y ensayista. En esta tendencia procuraba mezclar imágenes y conceptos de manera más o menos azarosa, incursionando así en los caligramas: poemas que formaban sobre la página una imagen determinada, debido a su distribución sobre el papel en blanco.

Esta tendencia es llevada al máximo por Apollinaire en sus Caligramas. Poemas de paz y de la guerra (1918), en donde rompía la estructura sintáctica y lógica del poema, prefigurando lo que posteriormente harían los surrealistas.

  1. Pablo Picasso

Pablo Picasso - Cubismo
Pablo Picasso fue un pacifista y militante comunista.

Picasso no sólo fue la figura central del cubismo, sino un pintor y escultor de renombre internacional, considerado uno de los artistas más influyentes de numerosos movimientos artísticos, además de un cultor de otras formas de arte como el dibujo, el grabado, la ilustración de libros, el diseño de escenografías y de vestuario para montajes teatrales, e incluso tuvo una brevísima obra literaria.

Picasso fue además un pacifista y militante comunista, miembro de tanto el Partido Comunista de España como del francés, hasta el día su muerte en 1973. Lo indiscutible de su obra contrasta, además, con su vida personal y amorosa, de una notoria promiscuidad y misoginia, a punto tal de llegar a considerar las mujeres como “máquinas de sufrir”.

Referencias:

Última edición: 3 de septiembre de 2019. Cómo citar: "Cubismo". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/cubismo/. Consultado: 16 de octubre de 2019.