Confidencial

Te explicamos qué es algo confidencial y cómo se protege en informática. Además, el secreto profesional y los contratos de confidencialidad.

Dos amigas hablan en privado de un asunto confidencial.
Todo lo que una persona u organización prefiere discutir en privado es considerado confidencial.

¿Qué es algo confidencial?

Algo confidencial es algo que no debe divulgarse libremente, sino que amerita ser discutido en secreto, entre personas autorizadas o de confianza. Este término deriva de las voces latinas con- (“junto a”) y fidere (“confiar”), de modo que si algo es confidencial, es porque debe tratarse en un estricto círculo de confianza, es decir, que amerita confidencialidad.

Los asuntos confidenciales pueden ser de muy variada naturaleza, desde asuntos de la intimidad personal o del entorno familiar privado, hasta secretos de Estado y datos financieros empresariales. Todo aquello que una persona u organización preferiría discutir en privado puede ser considerado como un asunto confidencial.

La divulgación de información confidencial, normalmente, suele ser motivo de escándalos, problemas personales y desavenencias. Especialmente cuando dicha información se refiere a asuntos particularmente sensibles, como secretos o datos incriminatorios, o información personal que exponga al peligro o al escarnio público a alguien. Es por eso que en los tiempos de la información digital e internet, la confidencialidad y la protección de los datos sensibles se han convertido en un asunto de vital importancia para la sociedad.

Ver además: Privacidad digital

¿Qué es la información confidencial?

La información confidencial consiste, en un sentido amplio, en todos aquellos datos que ameriten ser tratados con confidencialidad, o sea, que deben ser discutidos en un estricto entorno de confianza. Este tipo de información puede ser muy diversa, dependiendo del contexto del cual se trate, y puede consistir en información como la siguiente:

  • Datos de identificación personal, como números de documento, números telefónicos, direcciones personales o números de seguro social.
  • Información financiera o bancaria, como números de cuenta, números de tarjeta de crédito, saldos disponibles en cuenta o documentos probatorios de transacciones realizadas.
  • Asuntos familiares y/o amorosos, como nombres de antiguas parejas, estado civil, información sobre la relación de pareja o preferencias sexuales.
  • Datos informáticos personales, como el expediente de navegación del explorador de internet, contraseñas de cuentas de redes sociales o mensajes enviados por mensajería instantánea.

La información confidencial se distingue de la información reservada, la cual tiene un carácter sensible y confidencial, pero por un tiempo determinado y preestablecido, o sea, que con el paso del tiempo pierde su confidencialidad.

El secreto profesional

Los médicos que atienden a pacientes manejan información confidencial.
Los médicos deben mantener la confidencialidad sobre cualquier dato sensible de sus pacientes.

Muchos oficios y profesiones implican el manejo de información confidencial, cuya divulgación prohíbe el secreto profesional. Esto significa que el profesional debe brindar a su cliente un espacio de confidencialidad y sinceridad para acceder a información fidedigna y así poder hacer su trabajo.

Por ejemplo, un abogado defensor le debe brindar a su defendido confianza y confidencialidad, para poder escuchar su versión del relato y planificar una mejor defensa ante el tribunal. El abogado no puede, entonces, divulgar las cosas que su defendido le ha confesado, ya que se encuentran amparadas por el secreto profesional, y no sería ético traicionar esa confianza, a pesar de que esto pueda ir en favor de la justicia.

Algo similar ocurre con los sacerdotes y curas, que no deben divulgar lo dicho bajo secreto de confesión, o también con los médicos, quienes no deben divulgar la información sensible de sus pacientes, o al menos no sin su permiso explícitamente concedido.

Confidencialidad en informática

En el campo de la computación y la informática, se habla de confidencialidad para hacer alusión a la protección de los datos intercambiados entre un emisor y su o sus receptores a través de una red computarizada. Esto significa impedir el acceso a la información de terceros, tales como piratas informáticos, software malintencionado, u otros usuarios.

Para garantizar la confidencialidad, entonces, los informáticos emplean diferentes sistemas y mecanismos de defensa, como dinámicas de cifrado y encriptado (lo cual puede entenderse como camuflaje informático), programas de vigilancia (como los antivirus y antimalware) y programas de bloque de conexiones ilegales (cortafuegos o firewalls), entre otras medidas de ciberseguridad. Aun así, no existe ningún sistema informático que sea 100 % seguro, por lo que se suele recomendar a los internautas manejar con precaución sus datos confidenciales.

Acuerdos y contratos de confidencialidad

Los acuerdos o contratos de confidencialidad, también llamados acuerdos de no divulgación, son un tipo de convenio legal que limita la capacidad de una persona o una entidad para divulgar cierta información considerada sensible o confidencial. Este tipo de acuerdos crean una relación de confidencialidad entre las partes que se comprometen ante la ley a su cumplimiento y, en el caso de no hacerlo, pueden sufrir consecuencias legales.

La firma de un acuerdo de confidencialidad es común entre empresas o individuos involucrados en una relación política, comercial, industrial o tecnológica. Además, pueden ser:

  • Recíprocos: ambas partes quedan obligadas al silencio.
  • Unidireccionales: una sola de las partes es obligada al silencio.

Sigue con: Compromiso

Referencias

¿Cómo citar?

"Confidencial". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/confidencial/. Última edición: 18 de enero de 2023. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 18 enero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)