Concepto de
Conclusión de un Proyecto

Te explicamos qué son las conclusiones de un proyecto, cómo se hacen, qué errores deben evitarse y diversos ejemplos.

conclusiones de un proyecto
Las conclusiones de un proyecto son las reflexiones finales a partir de sus hallazgos.

¿Qué es la conclusión de un proyecto?

Las conclusiones de un texto son el apartado en el que se ofrece al lector un cierre, o sea, en el que el proyecto finaliza. Esto significa que no hay más contenido en adelante. Además, allí se encuentran los hallazgos definitivos del proyecto, la interpretación de los resultados del proyecto, a la luz del contexto especializado al que el mismo pertenece.

Dicho en términos más sencillos, las conclusiones le ofrecen al lector la perspectiva que tiene ahora el autor del proyecto, luego de haberlo realizado y de haber comprendido lo que salió bien, lo que salió mal y lo que todo ello significa.

Por lo tanto, las conclusiones constituyen una reflexión final sobre el proyecto, más que un resumen de resultados. En este apartado el autor o los autores especifican en qué contribuyeron al saber general de la humanidad (o al menos de su área técnica específica) luego de haber realizado el proyecto.

Las conclusiones y la introducción, idealmente, deben tener algún tipo de diálogo, como apertura y cierre del proyecto.

Puede servirte: ¿Cómo hacer un proyecto?

¿Cómo se hacen las conclusiones?

Las conclusiones deben empezar a hacerse cuando el cuerpo del trabajo está listo y desarrollado. Una vez alcanzado el punto tal de conocimiento sobre el proyecto, las conclusiones permiten mirarlo todo en retrospectiva señalar lo que salió bien, lo que salió mal y el porqué de ambas cosas. Así, para redactar unas buenas conclusiones debemos seguir los siguientes puntos:

A. Al igual que en el caso de la introducción del proyecto, lo ideal es que las conclusiones partan de un conjunto de preguntas o premisas que el propio proyecto saque a la luz, y para ello es posible interrogarlo, o sea, hacerle preguntas como:

  • ¿Qué aprendimos una vez realizado el proyecto? ¿En qué ha cambiado nuestra comprensión del tema del que se ocupa?
  • ¿Se confirmaron nuestras sospechas respecto al resultado? ¿Son valiosos, reveladores o sugerentes los resultados obtenidos?
  • ¿Qué cosas haríamos diferente si tuviéramos que repetir el proyecto y por qué? ¿Qué aspectos del mismo tuvieron debilidades y cómo podrían subsanarse a futuro?
  • Una vez observado el resultado del proyecto, ¿qué nuevos proyectos podríamos emprender? ¿Hacia dónde tendría que marchar una continuación y por qué?

B. Una vez obtenidas las preguntas pertinentes, deberemos organizarlas de acuerdo a su importancia, para obtener un orden textual que luego iremos llenando de información, hasta obtener un texto.

C. Es posible estructurarlas en base a subtítulos, abordando en cada apartado un aspecto diferente de lo mismo.

Errores comunes a evitar en las conclusiones

Algunos de los errores comunes a la hora de redactar unas conclusiones son:

  • Hablar de cualquier cosa. Las conclusiones sin duda deben ofrecer información más general, contextualizada y puesta en perspectiva que un mero apartado de resultados, pero eso no quiere decir que podamos irnos por las ramas. Es vital tener algo que decir a modo de cierre, tal y como lo es a modo de introducción. No podemos abandonar la materia del todo, si bien podemos volver a una perspectiva más amplia, menos apegada a la realización del proyecto.
  • No añadir nada nuevo. Las conclusiones no son un espacio para repetir lo ya dicho, ni para decir obviedades, sino para añadir información suplementaria que no podría ser comprendida sin haber leído ya el proyecto. En ese sentido, forma la contrapartida de la introducción: si aquella brindaba lo necesario para empezar a leer el trabajo, las conclusiones brindan lo necesario para entender en perspectiva lo leído.
  • Limitarnos a un esquema. Las conclusiones no son necesariamente un conjunto de premisas que podamos resumir en un esquema. Bien pueden ser varias páginas de explicaciones, que giren en torno a un hallazgo central del proyecto. Así que no hace falta llenar una página de ítems en un esquema, cuando podemos perfectamente redactar un texto legible.

Ejemplos de conclusiones de un proyecto

A continuación ofreceremos algunas posibilidades de conclusión, que podrían ser desarrolladas y adecuadas a la naturaleza de diversos proyectos:

  • Se resalta un rasgo común de todos los resultados del proyecto, y se lo explica poniéndolo en relación con otras investigaciones, otros textos teóricos y algunos antecedentes, para ofrecerlo como el hallazgo central de la investigación, que justifica todo lo leído.
  • Partiendo del hecho de que los resultados no fueron en su totalidad los esperados, se ofrece al lector una explicación de qué aspectos salieron “mal” y si es posible que, a pesar de no ser los que se buscaban, estos resultados sean mucho más interesantes y más revolucionarios por lo que significan en la materia.
  • Se ponen en relación los resultados del proyecto con los tradicionales o los que han obtenido investigadores previos, y se intenta dar con el elemento diferenciador, para ofrecer a futuros investigadores una manera de preverlos, o un nuevo camino a seguir.
  • A partir de la experiencia del proyecto, se cuestiona parcial o totalmente el método empleado, para tratar de proponer uno nuevo y mejor, o bien para desecharlo como inválido, al menos en el tema específico del proyecto.
  • Se ofrece un resumen explicativo de los resultados hallados, que establezca las semejanzas y diferencias entre ellos, para así finalmente ofrecer una lectura o una visión más profunda o más creativa del tema del proyecto, que sirva de base para una nueva investigación por venir.

Introducción de un proyecto

A diferencia de las conclusiones, la introducción tiene como cometido ofrecer al lector todos los  conceptos, datos contextuales, aclaratorias o marco general de la cuestión. Es decir, proporciona toda la información necesaria para ingresar con buen pie en el tema del proyecto.

O sea, así como las conclusiones son el cierre, la introducción es la apertura. Sin embargo, ésta conviene redactarla incluso luego de haber obtenido las conclusiones.

Más en: Introducción de un proyecto

Alcance y limitaciones de un proyecto

El alcance del proyecto indica hasta dónde queremos llegar con él, o sea, hasta dónde iremos en un tema que sabemos más vasto y complicado de lo que planeamos abordarlo. Si el proyecto es sobre la enorme tarea de la eliminación de combustibles fósiles es lógico explicar que sólo se explorarán algunas de las alternativas.

El alcance del proyecto depende también de sus limitaciones: presupuestarias, de tiempo, de complejidad, etc. Es decir que las limitaciones son los factores que impiden un mayor avance. Teniéndolas en cuenta, se podrá explicar qué nos proponemos hacer y dentro de qué límites.

Sigue en: Alcance y limitaciones de un proyecto

Referencias:

  • “Conclusión” en Wikipedia.
  • “¿Cómo hacer la conclusión de un proyecto?” en Sinnaps.
  • “Cómo redactar las conclusiones de la tesis” en el blog de PUCP (España).

Última edición: 2 de septiembre de 2020. Cómo citar: "Conclusión de un Proyecto". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/conclusion-de-un-proyecto/. Consultado: 21 de octubre de 2020.