Colonización española

Te explicamos qué fue la colonización española y cuáles fueron sus características. Además, sus causas y consecuencias.

colonizacion española
La colonización de América comenzó con la llegada de los españoles al continente.

¿Qué fue la colonización española?

La colonización española fue el proceso por el que el Imperio español se apropió de territorios en diferentes partes de América, África y Asia. Se dio en el contexto político del colonialismo europeo, en el que los diferentes reinos compitieron entre sí por su crecimiento territorial y el control de recursos por fuera de Europa.

En su momento de mayor expansión, en el siglo XVIII, el Imperio español llegó a ser uno de los más grandes del mundo, con una superficie que alcanzaba los 20 millones de kilómetros cuadrados.

Durante el reinado de los Reyes Católicos (1475-1516), España conquistó las islas Canarias, ocupó territorios en el norte de África, promovió la exploración marítima que llevó a los primeros navegantes europeos hacia América e inició su conquista de este continente. Luego, colonizó gran parte de los territorios americanos, junto a las islas Filipinas, sus inmediaciones y algunas regiones puntuales de África.

Durante el siglo XVI, la Corona española llevó a cabo un intenso proceso de colonización. Los españoles fundaron cientos de ciudades, instalaron población permanente en ellas y formaron un sistema complejo de gobierno que le permitía a la Corona mantener su autoridad y control desde la distancia.

Además, organizaron un sistema de castas que conservaba la jerarquización social y el privilegio de la población española y criolla por sobre la indígena. Este sistema estaba reforzado por la organización económica, que se basaba en la extracción de recursos naturales (especialmente minerales como el oro y la plata) y su exportación hacia España.

Ver además: Colonialismo

Puntos clave

  • La colonización española fue el proceso mediante el cual el Imperio español expandió su dominio en América y sometió a las poblaciones locales para ejercer control político, económico y cultural sobre los territorios conquistados.
  • Se caracterizó por la dominación política absolutista, el sometimiento de las poblaciones americanas, la fundación de ciudades coloniales, el apoyo de la Iglesia católica, la economía mercantilista y la creación de una sociedad de castas raciales.
  • Las causas de la colonización española incluyeron el auge del absolutismo y el expansionismo europeo, la búsqueda de territorio y riquezas, y la influencia de las teorías económicas del mercantilismo que promovían la acumulación de metales preciosos.
  • Sus consecuencias más importantes incluyeron la caída demográfica de las poblaciones americanas, el enriquecimiento de España a costa de los recursos americanos, el desarrollo de la trata de esclavos africanos y la expansión del cristianismo y del poder de la Iglesia católica.

Características de la colonización española

Para mantener la autoridad, se enviaban virreyes desde España que representaban al rey.

La colonización española se caracterizó por una dominación política absolutista (con el rey de España a la cabeza), la creación de un sistema jerárquico de autoridades coloniales, el apoyo de la Iglesia católica, el orden social colonial de castas y una organización económica extractivista basada en las ideas del mercantilismo.

En síntesis, las principales características de la colonización española fueron:

Sistema de dominación colonial

Los territorios conquistados fueron incorporados en un sistema de dominación colonial que integraba diferentes instituciones. El objetivo de este sistema era mantener la autoridad y el control de la Corona española a la distancia y evitar el crecimiento de núcleos de poder locales.

Fundación de ciudades y centros de poder español en las colonias

Los españoles fundaron cientos de centros urbanos en los territorios conquistados y establecieron población española de manera permanente. Con la creación de una red de ciudades, los dominios americanos quedaron conectados. Esto permitió consolidar el dominio español en América, frente a las amenazas de otros reinos europeos y la resistencia de las sociedades nativas americanas.

Apoyo de la Iglesia católica

Desde la llegada de los españoles a América, la Iglesia católica apoyó las empresas de conquista y colonización. Los diferentes papas católicos de la época acordaron con los reyes de España la evangelización de la población nativa americana a cambio del apoyo político y espiritual de la Iglesia a la iniciativa colonialista. Así, junto a las instituciones políticas que se fundaron en América, se crearon centros religiosos destinados a la cristianización de la población.

Sociedad de castas raciales

La colonización española de América creó una sociedad dividida entre los blancos de origen europeo, los indígenas y los negros africanos. Esta división otorgaba el privilegio político, económico y social a los blancos españoles y relegaba el trabajo, la producción de bienes y la explotación de recursos en los indígenas y los africanos. El mestizaje entre estos grupos llevó a la creación de un sistema de castas estratificado y jerárquico basado en las diferencias étnicas.

Economía colonial mercantilista

El sistema económico establecido en las colonias españolas se basó en los principios del mercantilismo, que establecían que la riqueza de un Estado se medía en la cantidad de minerales preciosos que podía acumular. En ese contexto, la Corona española instauró un sistema comercial monopólico en sus colonias que le aseguraba la extracción de oro y plata, y su exportación directa hacia España.

Explotación de la población nativa

Para poder llevar a cabo el proceso de colonización y la explotación de los recursos de los territorios coloniales, la Corona española impuso un sistema de trabajo basado en el sistema de castas. La población indígena americana sometida debió prestar trabajo forzoso (a través de diferentes sistemas como el yanaconazgo, la mita, la encomienda y el porteo) destinado especialmente a la extracción de minerales preciosos.

Trata de esclavos africanos

Ante la caída demográfica de la población indígena producto de la conquista, la Corona española estableció la trata transatlántica de esclavos desde África. Entre principios del siglo XVI y mediados del XIX, alrededor de 10 millones de africanos fueron esclavizados y trasladados por la fuerza hacia América.

Causas de la colonización española

La colonización española se dio en un contexto de auge del absolutismo y el expansionismo de los reinos europeos. Las monarquías de Europa buscaban aumentar el territorio bajo su control, ya que esto incrementaba la cantidad de súbditos y, por lo tanto, de ingresos que recibía la Corona por el cobro de impuestos.

Además, estos reinos basaban su organización económica en las ideas del mercantilismo, que establecían que la riqueza de un reino se medía por la acumulación de metales preciosos.

En ese contexto, tanto España como los otros reinos europeos veían en la conquista de territorios una posibilidad de apropiarse de recursos valiosos y, de esta manera, aumentar su poder.

En el caso español, hubo una serie de sucesos entre los siglos XV y XVI que posibilitaron la conquista y la posterior colonización de territorios extranjeros. Entre los más importantes, se encuentran:

  • Reconquista española. Fernando de Aragón e Isabel de Castilla (conocidos como los “Reyes Católicos”) lograron terminar la reconquista española, que consistió en la expulsión de los musulmanes de la península ibérica. De esa manera, centralizaron la monarquía española bajo una misma dinastía.
  • Expediciones ultramarinas. Los Reyes Católicos continuaron con la expansión del reino por fuera de la península ibérica: conquistaron territorios del norte de África y financiaron expediciones ultramarinas con el objetivo de encontrar nuevas rutas comerciales.
  • Apoyo de la Iglesia católica. Cuando llegaron las primeras noticias de la existencia de América, los reyes financiaron las expediciones de conquista con el apoyo de la Iglesia católica.

Conquistas del Imperio español

colonizacion española mapa
La colonización española se extendió a una superficie total de 20 millones de kilómetros.

La colonización española, en su punto máximo, comprendió los siguientes territorios:

En África:

  • El protectorado de Marruecos. Estaba conformado por dos regiones: la zona del Rif, que ocupaba las costas marroquíes mediterráneas de Melilla al Tánger; y la zona de Cabo Juby, que lindaba con el Sahara español y con Argelia.
  • La colonia del Ifni. Estaba ubicada al sur de Marruecos. Fue ocupada por España en 1476 y volvió a manos marroquíes en el siglo XX, tras la Guerra del Ifni.
  • La colonia del Sahara Español. Inicialmente conocida como “Río de Oro”, estaba ubicada al noroeste del África Occidental Francesa, frente a las Islas Canarias.
  • La Guinea Española. Estaba ubicada en el golfo de Guinea, actual Guinea Ecuatorial. Sus límites, trazados en el Tratado de París de 1901, se extendían por las islas de Fernando Poo, Annobón, Elobey y Corisco.
  • Las Islas Canarias. Es la única colonia española en África que aún conserva la nación europea. Está compuesta por ocho islas: El Hierro, La Gomera, La Palma, Tenerife, Lanzarote, Fuerteventura y La Graciosa, así como por cinco islotes: Alegranza, Isla de Lobos, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste. Originalmente, estos territorios estaban poblados por el pueblo de los guanches. La conquista culminó en 1496.
  • Ceuta. Era una ciudad española ubicada en la península Tingitana, en la orilla africana del estrecho de Gibraltar. Fundada por los fenicios en el siglo VIII a. C., pasó a ser parte de la Corona española en 1580.

En Asia y Oceanía:

  • El archipiélago filipino. Fue conquistado por España en 1565, cuando se estableció la Capitanía General de las Filipinas, de la que formaban parte también el archipiélago de Palaos, las islas Carolinas, las islas Marshall, las islas Marianas y las islas Gilbert. Todo pasó a formar parte de las Indias Occidentales Españolas, pero la evangelización y la población española comenzaron a darse realmente a mediados del siglo XVII.
  • La isla de Nueva Guinea. Estaba ubicada en la península de Doberai, actual Papúa Nueva Guinea.
  • El protectorado de Camboya. Cedido a España por los portugueses en 1597, fue brevemente manejado por el Imperio español. Acabó devuelto a Portugal en 1599.
  • Otros asentamientos en la región. Algunos territorios como Indochina, Macao, Malaca, Goa, Indonesia y Nagasaki fueron heredados del Imperio portugués y perdidos posteriormente, cuando se disolvió la unión ibérica.

En América:

  • El Virreinato de Nueva España. Fue fundado en 1519, tras la derrota y conquista de los aztecas y de las demás culturas de Mesoamérica. Abarcaba los territorios actuales de México y las provincias estadounidenses de California, Nuevo México, Arizona, Texas, Utah, Florida, Nevada, y parte de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma.
  • La Capitanía General de Guatemala. Comprendía los territorios de los actuales países de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica y el estado mexicano de Chiapas.
  • La Luisiana española. Fue cedida a España por Francia en 1762 y conservada hasta 1801. Abarcaba los actuales territorios estadounidenses de Luisiana, Arkansas, Oklahoma, Kansas, Nebraska, Dakota del Sur, Dakota del Norte, Wyoming, Idaho, Montana, Minnesota, Misuri y Iowa.
  • La Capitanía General de Venezuela. Abarcaba los territorios de los actuales países de Venezuela, Guyana, Trinidad y Tobago, y parte de Colombia.
  • El Virreinato de Nueva Granada. Fue uno de los últimos virreinatos en crearse. Abarcaba los territorios actuales de Colombia, Panamá y Ecuador.
  • El Virreinato del Perú. Fue fundado tras la derrota del Tahuantinsuyo incaico (Imperio incaico) en 1542. Abarcaba los territorios de los actuales estados de Perú, Bolivia, Chile y parte de Brasil. Antes de la creación del Virreinato de Nueva Granada en 1717, también formaban parte de él Colombia, Panamá y Ecuador.
  • El Virreinato del Río de la Plata. Limitaba con la Patagonia aborigen, que jamás fue controlada por España. Este virreinato fue el último en crearse, en 1777. Abarcaba los territorios actuales de Argentina, Paraguay, Uruguay y parte de Bolivia.
  • La Capitanía General de Chile. Originalmente, era llamada “Nueva Extremadura”. Abarcaba el núcleo del actual territorio chileno, pues la mitad sur del país estuvo en manos de los pueblos mapuches hasta el siglo XIX.
  • Territorios insulares caribeños. Se trataba de algunas islas como las actuales Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Bahamas (hasta 1670), Antigua y Barbuda (hasta 1632), Granada (hasta 1674), Jamaica (hasta 1655), San Cristóbal y Nieves, Dominica (hasta 1783), Barbados (hasta 1624) y Santa Lucía (hasta 1654).

Consecuencias de la colonización española

Entre las principales consecuencias de la colonización española, se encuentran la caída demográfica de la población nativa americana, el enriquecimiento de España a costa de la expropiación y explotación de recursos naturales americanos, la emigración de población europea hacia América, la expansión del cristianismo, el crecimiento del poder de la Iglesia católica y el desarrollo de la trata trasatlántica de esclavos africanos.

En síntesis, estas consecuencias fueron:

Caída demográfica de la población americana

Luego de las guerras de conquista, la colonización española impuso de manera violenta nuevas formas de vida y de trabajo para las poblaciones nativas americanas. Esto generó una fuerte caída demográfica. Los especialistas calculan que durante el siglo XVI murieron cerca de 70 millones de indígenas.

Crecimiento de la Iglesia católica

La colonización española implicó un proceso de aculturación y evangelización de las sociedades indígenas. Estas tareas fueron en principio responsabilidad de los encomenderos, pero luego diferentes órdenes católicas se asentaron en el continente para cristianizar a la población local.

Enriquecimiento de España

La expropiación y explotación de recursos americanos por parte de los españoles generó un rápido enriquecimiento de la Corona española, especialmente a partir de la extracción de minerales preciosos como el oro y la plata.

Trata trasatlántica de esclavos

La colonización americana estableció la inserción de mano de obra esclava proveniente de África. Entre los siglos XVI y XIX, se estima que cerca de 10 millones de africanos fueron sometidos y enviados a América como esclavos.

Expulsión de los españoles

colonizacion española guerra de independencia cuba
España perdió sus colonias americanas con las guerras de independencia del siglo XIX.

Los españoles fueron expulsados militarmente de sus territorios coloniales durante las guerras americanas de independencia del siglo XIX. Entre 1809 y 1829, diferentes movimientos de criollos revolucionarios (llamados “patrióticos”) se levantaron en contra del dominio español y lograron la independencia.

Por otro lado, en África, las autoridades españolas fueron enfrentadas por las fuerzas marroquíes en varios conflictos durante los siglos XIX y XX: la Guerra de África (1859-1860), la Primera Guerra del Rif (1893-1894) y la Guerra del Rif (1911-1926).

Sigue con:

Referencias

  • Ackermann, M. E., Schroeder, M. J. y otros. (2008). 1450 to 1750; Africa and the slave trade. Encyclopedia of World History. Vol II. Facts on File.
  • Leonard, T. M. y Francis, J. M. (2010). The Atlantic World in the Age of Conquest, 1492-1560; The Spanish Atlantic in the Age of Conquest; Economy; Conquest; Native Americans. Encyclopedia of Latin America. Facts On File.
  • Magdoff, H. , Nowell, C. E. y Webster, R. A. (2023). Western colonialism. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/

¿Cómo citar?

"Colonización española". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/colonizacion-espanola/. Última edición: 14 de mayo de 2024. Consultado: 25 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 14 mayo, 2024
Revisado por Teresa Kiss
Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)