Concepto de misión

La palabra misión proviene del término missĭo, de origen latino. El concepto de misión es entendido como la facultad o el poder que se le es dado a una o varias personas para realizar cierto deber o encargo. Otras veces es definido como la razón de ser de algo o alguien. Por otro lado esta palabra se relaciona con la acción de enviar.

En el ámbito empresarial se hace hincapié en la segunda acepción mencionada. Ya que hace referencia a los objetivos de una empresa, sus actividades y la manera en que funciona la misma. En  las misiones empresariales  quedan establecidos las planificaciones, las funciones, los medios y los fines perseguidos.

Cuando se habla de misiones religiosas se hace referencia a la peregrinación de los fieles en distintas comunidades e incluso países, con el objetivo de predicar. Normalmente se distinguen dos tipos de misiones, aquellas que se relacionan con la transmisión de la Iglesia como institución  y otras con la misión de Dios en concreto y su palabra. Esta segunda se relaciona con el envío de Jesús y el Espíritu Santo. Una de las bases de las misiones religiosas  es el diálogo. No solo con otras personas, sino que también un diálogo ligado al interior de los misioneros. Hay quienes consideran a las misiones como un proceso en el que se trasmite la palabra de Dios y las enseñanzas de su hijo, pero hay quienes lo interpretan como un medio en el cual las diversas culturas se relacionan y enriquecen mutuamente.

Durante las épocas coloniales las misiones religiosas se asentaron en distintos lugares de América, sobre todo en América Latina, para enseñar acerca de su religión y  dar cuenta de su fe a los pueblos originarios. Muchas veces se establecían en lugares que era muy difícil acceder en aquellas épocas, por ejemplo las selvas misioneras en Argentina y cumplían la misión de evangelizar a los nativos.

Hay autores que hablan de las misiones personales. Este concepto hace referencia al recorrido que desea realizar cada persona a lo largo de su vida. Dentro de este plano se incluye las actividades que se realizan a diario y el motivo de las mismas y cuáles son las metas u objetivos principales de cada uno. La misión personal es un término vinculado a los valores. A partir de los mismos se definirá cuales son las metas a seguir. Hay autores que también ponen énfasis sobre las virtudes de cada persona. Afirman que resulta elemental conocer las pasiones y los dones para poder hacer uso de los mismos en este recorrido de la vida. Se considera que las misiones personales no son cuestiones estáticas, s no más bien elecciones personales de todos los días, que admiten modificaciones y adhesiones, para poder mejorarlas y adaptarlas a la situaciones determinadas. Esta orientación acerca de los deseos y voluntades son los medios para acceder al éxito.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: