Proceso de escritura

Te explicamos qué es el proceso de escritura, por qué es importante y qué pasos abarca. Además, te damos consejos para realizarlo.

En una biblioteca, cada persona se enfrenta con una actitud distinta el proceso de escritura.
Sin un mínimo ordenamiento y preparación, resulta siempre más difícil la escritura.

¿Qué es el proceso de escritura?

El proceso de escritura es el procedimiento o metodología que un individuo pone en marcha a la hora de producir un texto escrito, o sea, de escribir. Se trata de un término de uso común en la educación, especialmente en la enseñanza de la escritura creativa y el estudio literario.

En general, todo proceso de escritura comprende ciertos elementos fundamentales, pero al mismo tiempo ocurre de modos enteramente personales. Es decir, se puede replicar el procedimiento que sigue un escritor famoso al escribir, sin que esto garantice que se obtengan obras de la misma calidad. Sin embargo, sin un mínimo ordenamiento y preparación, resulta siempre más difícil la escritura, ya sea de una pieza literaria, periodística, académica o de cualquier tipo.

La idea del proceso de escritura, esto es, de que la escritura implica un proceso observable y estudiable, proviene en buena medida de la década de 1970, cuando Donald M. Murray, entre otros académicos, iniciaron un cambio de paradigma en cuanto a la enseñanza de la escritura, siempre partiendo del principio de considerarla un proceso en lugar de un producto final.

De esta manera, se comprendió que los pasos del proceso de escritura son cinco: la escritura previa, la redacción, la revisión, la edición y la publicación, pero no tienen lugar de manera necesariamente secuencial, sino que pueden perfectamente darse de manera más o menos simultánea. Además, una “etapa” no finaliza totalmente antes de pasar a la próxima, sino que se puede volver a ella de manera continua a lo largo de la escritura.

Ver además: Aspectos formales de la escritura

Pasos del proceso de escritura

Los pasos del proceso de escritura, que no deben ser entendidos necesariamente como etapas lineales y ordenadas, son cinco:

  • La escritura previa. Son aquellos procesos lingüísticos y mentales previos a la escritura de la primera palabra, tales como la lectura, la reflexión y el ordenamiento mental de lo que luego se escribirá. Este paso previo es considerado por muchos escritores como parte propiamente dicha de la escritura.
  • La redacción. Es la etapa que da inicio a la escritura en sí misma, o sea, a la elección de las palabras. Esta primera escritura, sin embargo, es una escritura tentativa, menos controlada, libre de correcciones, es decir, produce un borrador, un texto preliminar que luego será sujeto a revisiones.
  • La revisión y corrección. Consiste en la lectura y relectura de lo ya escrito, para someterlo al cuestionamiento personal y la duda. Un buen proceso de corrección reconsidera las elecciones tomadas y evalúa alternativas, además de identificar y corregir los errores que salten a la vista.
  • La edición. Se desprende directamente de la etapa previa de revisión, pues consiste en la reescritura del texto. En esta reescritura se solucionan los problemas hallados, se fortalecen las buenas decisiones y se obtiene de esta manera una versión definitiva.
  • La publicación. Consiste en la presentación o difusión del texto, una vez que se han agotado las instancias de revisión y corrección.

Consejos para el proceso de escritura

La escritura, especialmente la escritura con fines artísticos, es un proceso íntimo, irrepetible y difícil de sistematizar. Sin embargo, algunos consejos útiles para enfrentar esta labor son:

  • Buscar ayuda profesional. Así como en otras áreas del saber, existen profesionales en la enseñanza de la escritura (creativa o no), que puede convenir contactar para comenzar un taller, clases personalizadas o cualquier otra dinámica de guiatura, especialmente si nunca antes se ha intentado escribir.
  • Siempre saber qué es lo que se quiere escribir. Es mucho más difícil producir una obra sin tener, al menos, un norte hacia el cual avanzar, un cierto marco de referencia, algo que sirva de base.
  • Atenuar el perfeccionismo. Bien dice el refrán que “lo perfecto es enemigo de lo bueno”, queriendo decir que el empeño en producir una obra maestra será la mayor barrera que impida la escritura, pues la autoexigencia inalcanzable conduce a la frustración y al abandono.
  • Escribir es reescribir. Aunque pueda resultar muy atractiva una primera versión de un texto, es poco probable que sea la definitiva, por lo que conviene siempre dejarla un rato aparte y volver a ella con ojos frescos, ya sea días o semanas después, para así percibir los detalles mejorables y las ideas interesantes que en la primera lectura no saltaron a la vista.

¿Por qué es importante?

La consideración de la escritura como un proceso en lugar de como un producto terminado es, por un lado, mucho más terrenal y pragmática, debido a que entiende la escritura como una actividad planificable y no como un rapto de inspiración divina. Por otro lado, permite el diseño de estrategias clave para la enseñanza y el perfeccionamiento de la escritura, ya que pueden discutirse o probarse métodos distintos para enfrentar el difícil reto de producir un texto original.

Sigue con: Lenguaje escrito

Referencias

¿Cómo citar?

"Proceso de escritura". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/proceso-de-escritura/. Última edición: 18 de enero de 2023. Consultado: 28 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 18 enero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)