Epílogo

Te explicamos qué es un epílogo, sus características, funciones y diversos ejemplos. Además, su relación con un prólogo.

epilogo
Un epílogo puede formar parte de un libro, una película o un videojuego.

¿Qué es un epílogo?

El epílogo es el apartado final de una obra, discurso o relato, en el que se ofrece una conclusión acerca de su contenido. Se lo considera lo contrario al prólogo, que es la parte que antecede a una obra, en la que se expone su propósito o contenido y se realiza un comentario acerca de ella.

La palabra epílogo proviene del griego epílogos, ‘conclusión’, y esta, a su vez, de epi, ‘sobre’, ‘además’, y lógos, ‘palabra’, ‘discurso’. En la retórica clásica, el epílogo era la conclusión del discurso, en el que se hacía una recapitulación o resumen argumentativo de lo dicho, y una invocación a las emociones. Los antiguos romanos llamaban a esto peroratio.

A diferencia de los prólogos, los epílogos suelen formar parte de la obra y estar escritos por su autor. Sin embargo, también pueden ser escritos por otra persona, quien complementa lo dicho en el texto.

En el caso de las narraciones, el epílogo refiere hechos posteriores al desenlace. Por ejemplo, puede contar qué ocurrió con los personajes luego del final de la historia. Este recurso es común en cierto tipo de cine biográfico; usualmente consiste en texto escrito que aparece en pantalla antes de los créditos del filme.

Puede servirte: Texto literario

El epílogo en la literatura

En las novelas, el epílogo a menudo es el apéndice final de una historia, en el que se narra el destino de los personajes. A veces, incluye hechos que guardan una relación tangencial con la historia principal. En otras ocasiones, sirven para adelantar una secuela o cerrar los cabos sueltos.

En las obras de teatro, el epílogo –por lo general, a cargo de un personaje– tradicionalmente tenía la función de extraer la lección moral que se podía aprender de los hechos representados. De manera adicional, se buscaba que el público volviera al teatro. En las tragedias griegas el epílogo estaba a cargo del coro. Por su parte, en las obras de teatro de la Antigua Roma se reducía a la petición de un aplauso.

El epílogo en el cine

En el cine, el epílogo consiste a veces en un montaje de imágenes o secuencias, acompañadas de una breve explicación acerca de lo que les sucede a los personajes luego de finalizada la historia. En los documentales y películas biográficas, el epílogo se basa en un texto escrito que explica lo que les ocurrió a los protagonistas después de los hechos narrados.

Ejemplos de epílogos

Algunos ejemplos de epílogos en obras literarias son los siguientes:

  • Epílogo de Edipo Rey, de Sófocles:

    “¡Oh, habitantes de mi patria, Tebas, miren: he aquí a Edipo, el que solucionó los famosos enigmas y fue hombre poderosísimo; aquel al que los ciudadanos miraban con envidia por su destino! ¡En qué cúmulos de terribles desgracias ha venido a parar! De modo que ningún mortal puede considerar a nadie feliz con la mira puesta en el último día, hasta que llegue al término de su vida sin haber sufrido nada doloroso.”

  • Epílogo de Romeo y Julieta, de William Shakespeare:

    «Una paz sombría trae esta mañana; El sol por la pena no mostrará su cabeza. Vete a hablar más de estas cosas tristes, Algunos serán perdonados, y otros castigados, Porque nunca hubo una historia más dolorosa que la de Julieta y su Romeo.”

  • Fragmento del epílogo de Harry Potter y las reliquias de la muerte, de J. K. Rowling. (La acción transcurre veinte años después de la batalla de Hogharts, cuando Harry y Ginny ya están casados y con hijos):

    “Las puertas del tren escarlata se estaban cerrando, y las borrosas siluetas de los padres se acercaban a los vagones para darles los últimos besos y las últimas recomendaciones a sus hijos. […] El tren se puso en marcha y Harry caminó unos metros a su lado por el andén, contemplando el delgado rostro de su hijo, encendido ya de emoción. Harry siguió sonriendo y diciendo adiós con la mano, aunque le producía cierto pesar ver alejarse a su hijo…”

  • Fragmento del epílogo de Otras inquisiciones, colección de ensayos de Jorge Luis Borges:“Dos tendencias he descubierto, al corregir las pruebas, en los misceláneos trabajos de este volumen.Una, a estimar las ideas religiosas o filosóficas por su valor estético y aun por lo que encierran de singular y de maravilloso. Esto es, quizá, indicio de un escepticismo esencial.

    Otra, a presuponer (y a verificar) que el número de fábulas o de metáforas de que es capaz la imaginación de los hombres es limitado, pero que esas contadas invenciones pueden ser todo para todos, como el Apóstol.”

Algunos ejemplos de epílogos en obras de investigación son los siguientes:

  • Fragmento del epílogo de Los átomos a los quarks, de James Trefil:

    “A lo largo de este libro nos hemos adentrado en zonas más y más profundas de la realidad del mundo físico. […] Hemos modificado tantas veces nuestra visión de la realidad que es muy posible que tengamos que hacerlo de nuevo en el futuro. ¿Revelarán los próximos años nuevas zonas por ahora insospechadas […]? El tiempo lo dirá.”

  • Fragmento del epílogo de Gorilas en la niebla, de Dian Fossey:

    “Los conservacionistas, economistas, sociólogos y periodistas tienden a enfocar los complejos problemas de los países del Tercer Mundo de una manera cada vez más realista […]. Este cambio de orientación se está abriendo en África, donde, hasta hace poco, las políticas de conservación […] poco menos que ignoraban […] las necesidades básicas humanas y la corrupción […] de los funcionarios locales.”

  • Fragmento del epílogo de Panorama general de la ciencia moderna, de Peter J. Bowler e Iwan Rhys Morus:

    “Si alguien ha leído los capítulos de este libro de manera consecutiva, a estas alturas ya debería saber que hay pocas posibilidades de sacar del conjunto una conclusión clara. No es nuestra intención presentar el ascenso de la ciencia moderna como el triunfo de una cosmovisión y una metodología coherentes con consecuencias bien definidas para el modo como pensamos y vivimos nuestra existencia.”

Algunos ejemplos de epílogos en el cine son los siguientes:

  • Los textos finales que relatan los eventos posteriores al fin de la película en biopics y filmes históricos como La teoría del todo (2014) o Bohemian Rhapsody (2018).
  • El epílogo de Psicosis (1960), en el que el personaje de un psiquiatra explica el trastorno de personalidad del protagonista.
  • El epílogo de La la land (2016), narrado en la misma clave musical del resto de la película.

Epílogo y prólogo

El epílogo es un texto de carácter conclusivo, en el que se presenta una recapitulación o reflexión acerca de lo expuesto, o, en el caso de textos narrativos, se narran hechos sucedidos luego del desenlace. Aunque no forma parte del desarrollo de la obra, se la considera parte de esta.

El prólogo (del griego prólogos, de pro-, “antes”, y lógos, “palabra” o “discurso”) es un texto que tiene el propósito de introducir al lector en la obra. Por lo general, contiene un resumen de la obra, la mención de las razones por las que fue escrita y un comentario general sobre ella. Puede ser elaborado por el autor de la obra o por otra persona. En el caso de que haya dos textos de este tipo, se llama prefacio al escrito por el autor del libro y prólogo al que ha sido escrito por la otra persona.

A diferencia del epílogo, que se encuentra al final de la obra, el prólogo se halla al comienzo, y no se considera parte de la obra.

Más en: Prólogo

Referencias

¿Cómo citar?

"Epílogo". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/epilogo/. Última edición: 29 de julio de 2022. Consultado: 25 de noviembre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 29 julio, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)